Elección en EE.UU.: la peste o la cólera

Publicado: 4.3.2016              noruego.today

hillary

El historiador británico Mark Curtis expresa que se puede elegir entre dos enfoques para entender la política exterior en el mundo. 1. Uno puede verlo como básicamente bueno, pensando en que se trabaja para difundir la paz, la democracia y los derechos humanos. Como nos lo cuentan la gran mayoría de los medios de comunicación.
2. O bien, puede centrarse en los hechos que son en el mundo real.
Además Curtis nos dice:

“Los Estados Unidos tiene hoy en día un sistema político tan corrupto y comprado por el complejo militar-industrial y otros poderes corporativos que controlan casi todo el sistema político. Investigadores de Princeton demostraron en 2014 que Estados Unidos no es una democracia, sino más bien una oligarquía.  Los políticos en EE.UU. ahora pueden comprar a los políticos legalmente por grandes cantidades de dinero, así para crear una gran via a las grandes multinacionales, por ejemplo en el mundo financiero donde los ejecutivos que las dirigen incluso están excentos de castigo”.

El trabajo del presidente, republicano o demócrata, es beneficiar al sistema corporativo, que pagó por él y la gran mayoría de sus colegas. La tarea consiste en recortes de impuestos para los ricos y las corporaciones y evitar las regulaciones sobre el medio ambiente y otras áreas. Además evitar el pago a iniciativas progresistas que puedan beneficiar a los niños, las familias, los trabajadores, el medio ambiente y la educación, etc. Por ejemplo impedir la reforma al sistema de salubridad pública.
Por último, los políticos estadounidenses utilizan la fuerza militar para el beneficio de las mega empresas y el complejo militar-industrial en cualquier parte del mundo. Ya sabemos, crear conflictos, negociar y promover la venta de armas, apoderándose cada vez más de los recursos naturales de otras naciones y explotar las poblaciones como mano de obra barata, etc.
 
“En el año fiscal  2015 se proyectó el gasto militar en el 54% de todo el gasto federal, un total de 598,5 mil millones de dólares. El gasto militar incluye: todas las actividades ordinarias del Departamento de Defensa, los gastos de guerra, el gasto de armas nucleares, la asistencia militar internacional y gastos varios del Pentágono”.
Graf
 
Hillary, Sanders y Trump
Trump es el candidato más notorio. Sin embargo, no es él quién quien debiera preocuparnos más. Los generales han dicho que lo detendrán si es necesario. Trump de hecho, razona relativamente bién sobre la situación de Estados Unidos en Medio Oriente.
Sanders se perfila mejor como un presidente que quiere cambiar las cosas en una dirección pacífica y justa. Especialmente dió esperanzas cuando recientemente mantuvo una vieja crítica de la CIA de ser una herramienta de la política exterior de los intereses corporativos multinacionales.
Hillary sí es el candidato presidencial más peligroso. Ella es mentirosa y corrupta que ha surgido como una ministro exterior agresiva, incompetente y cínica. Ella no va a crear más paz en el mundo. Y los generales no la detendrán. Por el contrario, ella probablemente va a practicar una política exterior sumamente agresiva como la de su antecesor H. Kissinger o peor.

Como la que ha comenzado hoy donde los EE.UU. provocan en las aguas de China y anuncian una escalada militar con misiles en Europa del Este cerca de Rusia. La sra. Clinton puede incluso llegar fácilmente a ser mucho más peligrosa que el premio Nobel de la Paz, B. Obama ha sido. Y esto sí que debería ser de gran preocupación para nosotros los europeos, ya que la guerra se nos puede venir muy de repente encima.

Deja un comentario