La UE que soñó un continente sin fronteras se llena de vallas y cercas de púas

Publicado: 20.3.2016             steigan.no/noruego.today

Muro y vallas

                                              En Berlin Occidental antes de 1989 
En las primeras horas del viernes 18 de marzo de 2016, los líderes de la UE acordaron sobre la oferta de la UE a Turquía en las negociaciones sobre los refugiados, escribe el periódico El Mundo.
Pero muy de acuerdo no estuvieron, porque no hubo consenso sobre el texto del documento. “Algunos de los puntos del texto simplemente no son aceptables para todos”, como se afirmó.
Vallas
                                                    Hoy emigrantes africanos a Europa
Ésto significa que aquellos estados que se niegan a aceptar refugiados seguirán negándose a aceptar refugiados. Principalmente los países llamados del ‘Višegrad‘. Y también incluye a Francia, que no recibirá a más de 30.000, cosa que ya han recibido. Y se trata de Suecia, Dinamarca, Reino Unido y otros.
En realidad, esto significa que la mayoría de los refugiados van a terminar en Alemania según Deutsche Wirtschaft Nachrichten.
El que ha sido asesor de Angela Merkel en temas de refugiados en los últimos meses, según BBC Mundo es el austriaco Gerald Knaus. Él es la cabeza del grupo de reflexión ‘Iniciativa de Estabilidad Europea’ (ESI), que está financiado por George Soros y su Fundación Open Society. Fué Knaus que escribió el documento que se llama ‘el plan de Merkel’.
 
La idea es sustituir un refugiado por otro refugiado como él ha propuesto. Y en una entrevista con el periódico austriaco Die Presse, habla de la creación de una “coalición de países voluntarios” para aceptar unos cientos de miles de refugiados.
Un problema, por supuesto, es que esto es una violación del derecho individual de asilo como lo establece la Convención de Ginebra, cosa que los defensores de derechos humanos han señalado.
alambres
EE.UU. está muy interesado en evitar una división en Europa en la cuestión de los refugiados. Victoria “Fuck la UE” Nuland estado en Atenas y discutió esto con Alexis Tsipras. Asimismo, visitó el campo de refugiados en Idomeni en la frontera con Macedonia. No dice nada si ella había traído galletas, como lo había hecho en el Maidan antes del golpe en Kiev en 2014.
Turquía ha exigido al menos 6 millones de euros para aceptar un acuerdo. El país también ha exigido el visado a la UE de todo turco que lo desee  y la reanudación de las negociaciones de adhesión a la comunidad europea. Esto es algo que Alemania podría imaginar, pero no los otros países de la UE. Y cuando decimos Alemania hay que añadir inmediatamente que se trata de Merkel y su gobierno. La gente allí opina completamente diferente.
El 71% de los alemanes no creen en este acuerdo con Turquía, escribe Die Welt. De hecho, es sólo el 21% de los propios votantes de Merkel que tienen fe en el acuerdo.

Quizás Merkel deba considerar la antigua propuesta de Bertolt Brecht “disolver al pueblo y elegir a otro”?

Deja un comentario