Los rusos advierten

Publicado: 8.6.2016             Anders Romelsjö/steigan.no/noruego.today

 

tsar-blast-8x6.jpg

 

The Saker es un blog muy conocido por su calidad en los Estados Unidos. Detrás del seudónimo se esconde un hombre de origen ruso que trabajó en los EE.UU. desde el año 2002. En los datos personales del blog se puede notar parte de su formación y experiencia en Rusia. Él  junto con dos colegas publica un importante blog dirigido principalmente a los ciudadanos de Estados Unidos. Traducido por Pål Steigan (al noruego) y Claudio Milton (al español)
andersromelsjö
Anders Romelsjö (Suecia)
”UNA ADVERTENCIA DE RUSIA AL MUNDO” 
Escribe además Eugenia V Gurevich, http://thesaker.ru/ PhD, Dmitri Orlov http://cluborlov.blogspot.com/ y The Saker (A. Raevsky) http://thesaker.is/
 
“Nosotros, los abajo firmantes, somos rusos que viven y trabajan en los Estados Unidos. Hemos visto con creciente preocupación cómo la actual política de Estados Unidos y de la OTAN nos ha puesto en un rumbo de choque extremadamente peligroso con Rusia y también con China. Muchos respetados patriotas americanos, como Paul Craig Roberts, Stephen Cohen, Philip Giraldi, Ray McGovern y muchos otros han emitido advertencias acerca de una inminente tercera guerra mundial. Pero sus voces se pierden en el rugido de los medios de comunicación llenos de historias engañosas e inexactas sobre la economía rusa y la debilidad del ejército ruso, sin base ni prueba alguna. Pero nosotros que sabemos la historia de Rusia y el estado actual de la sociedad rusa y los militares rusos, no podemos tragarnos estas mentiras. Ahora sabemos que es nuestro deber, como rusos que viven en los Estados Unidos, de advertir al pueblo estadounidense del engaño y decirles la verdad. Y la verdad es simplemente esto:
Si va a haber una guerra con Rusia, los EE.UU. seguramente será demolido y la mayoría de nosotros moriremos.
Demos una mirada atrás y pongamos lo que está sucediendo en un contexto histórico. Rusia ha sido muy afectada por las invasiones extranjeras y la pérdida de unos 22 millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial. La mayoría de los muertos eran civiles cuando el país fue invadido, y los rusos han jurado no dejar nunca más que un desastre así ocurra de nuevo. Cada vez que Rusia ha sido sido invadida se ha ganado. En 1812 Napoleón invadió Rusia, luego en 1814 la caballería rusa entró en París. El 22 de junio de 1941 la aviación (Luftwaffe) de Hitler bombardeó Kiev y el 8 de mayo de 1945 las tropas soviéticas entraron en Berlín.
Pero los tiempos han cambiado. Si Hitler atacara a Rusia hoy, estaría muerto 20 o 30 minutos más tarde, su búnker quedaría reducido a escombros en llamas por un misil Kalibr de crucero supersónico disparado de un pequeño buque de guerra ruso en alguna parte en el Mar Báltico. La capacidad operativa del nuevo ejército ruso ha demostrado de manera convincente durante la lucha contra el ISIS, Al Nusra y otros grupos terroristas apoyados por capital extranjero en Siria. Hace mucho tiempo Rusia se veía obligada a responder a los ataques y luchar en su propio territorio, para luego lanzar un contraataque; pero esto ya no es necesario. Las nuevas armas rusas hacen que la venganza ocurra al momento, ocultamente, imparable y mortal.
kalibir
 
Armas nucleares
Si mañana llegara a estallar una guerra entre los EE.UU. y Rusia, se garantiza que los Estados Unidos serían demolidos. Por lo menos ya no habría una red de electricidad, no Internet, no tuberías de combustible, ningún sistema de carreteras, no transporte aéreo o de navegación basado en GPS y los centros financieros quedarían en ruinas. El gobierno y su gobernabilidad en todos los niveles dejaría de funcionar. Las fuerzas armadas de Estados Unidos en todo el mundo ya no tendrían suministros. Como máximo toda la masa de tierra de Estados Unidos quedaría cubierta por una capa de ceniza radiactiva. Les decimos esto no para alarmar, pero en base a todo lo que sabemos y que estamos muy preocupados. Si Rusia ataca el país no daría marcha atrás. Ella tomará represalias y ella va a destruir por completo a los Estados Unidos.
El liderazgo de Estados Unidos ha hecho todo lo posible por empujar la situación al borde del desastre. En primer lugar, la política anti-rusa de EE.UU. convenció a la dirección rusa que no tiene sentido hacer concesiones o negociar con Occidente. Se ha hecho evidente que Occidente siempre apoyará todo individuo,  empresa o gobierno que sea anti-ruso, tratese de oligarcas rusos tramposos que no pagan impuestos, criminales de guerra sentenciados de Ucrania, terroristas respaldados por Arabia Saudita en Chechenia o punks en Moscú que profanan una iglesia (esto es delito en todas partes).
nato2
 
Ahora que la OTAN, contrariamente a las promesas anteriores, se ha extendido hasta el final de la frontera con Rusia, con las fuerzas estadounidenses desplegadas en el Báltico y la segunda ciudad rusa de San Petersburgo dentro del alcance de su artillería, ya los rusos no tienen donde poder retirarse. No van a atacar, ni van a desplomarse o renunciar. El gobierno ruso tiene más del 80% del apoyo popular. Sin embargo Rusia tomará represalias; y una provocación o un simple error puede desencadenar una secuencia de eventos que terminarán con millones de estadounidenses muertos y los EE.UU. en ruinas.
Cerco de EE.UU.
A diferencia de muchos estadounidenses, que ven la guerra como una emocionante victoria extranjera llena de aventuras, los rusos odian y temen a la guerra. Pero también están preparados y se han estado preparando para la guerra desde hace años. Sus preparaciones han sido eficaces. A diferencia de los EE.UU. que están perdiendo incontables miles de millones en programas de armas costosas y cuestionables como el avión F-35. Los rusos son extremadamente tacaños en sus gastos de defensa. Si bien es cierto que la economía rusa se ha visto afectada por los bajos precios de la energía está lejos de estar desbaratada, y se espera un retorno al crecimiento tan pronto como el próximo año.
El senador John McCain llamó una vez a Rusia “una gasolinera disfrazada de país”. Sí, mintió. Sí, porque Rusia es el mayor productor de petróleo del mundo y el segundo mayor exportador de petróleo, pero también es el mayor exportador mundial de grano y de tecnología nuclear. Es una sociedad igualmente avanzada y sofisticada como los Estados Unidos. Las fuerzas armadas de Rusia tienen armas convencionales y nucleares y está lista para luchar, y están más que a la altura de los EE.UU. y la OTAN, sobre todo si estalla una guerra en algún lugar cerca de la frontera con Rusia.
Pero esta lucha sería un suicidio para todos. Creemos firmemente que una guerra convencional en Europa plantea un gran riesgo de convertirse en una guerra nuclear muy rápidamente, y que cualquier ataque nuclear por parte de los EE.UU. o la OTAN contra las fuerzas en territorio ruso se disparará en represalia y automáticamente un ataque nuclear ruso en el territorio continental de Estados Unidos. En contraste con las declaraciones irresponsables de algunos propagandistas del sistema de defensa antimisiles de Estados Unidos éstos son incapaces de proteger a la población de Estados Unidos de un ataque nuclear ruso. Pues Rusia tiene capacidad de alcanzar objetivos en los Estados Unidos con armas nucleares y convencionales.
La única razón por la que los EE.UU. y Rusia están en un rumbo de colisión, en lugar de reducir las tensiones y cooperar a través de un amplio espectro de problemas internacionales, es la obstinada negativa del gobierno americano de aceptar a Rusia como un socio igual. Washington tiene la intención de ser el “líder mundial” y la “nación indispensable”, aún así, su influencia es cada vez menor a raíz de una serie de desastres políticos y militares, tales como Irak, Afganistán, Libia, Siria, Yemen y Ucrania. De seguir la ambición estadounidense en el mundo de liderar es algo que ni Rusia ni China ni la mayoría de otros países están dispuestos a aceptar. Esta pérdida gradual pero evidente de poder e influencia ha significado que el liderazgo de Estados Unidos se ha convertido en histeria y hay sólo un pequeño paso de la histeria a convertirse en suicida.
Entonces la dirección política de Estados Unidos debería ser internada en observación por el riesgo de suicidio.
Anders Romelsjö comenta
En una nueva doctrina de seguridad, la Estrategia de Seguridad Nacional (NSS)  en los EE.UU. se da el derecho de llevar a cabo una “guerra preventiva” para eliminar las amenazas potenciales en cualquier parte del mundo contra la seguridad del país, incluso con armas nucleares.
La doctrina de seguridad en 2015 es que “cualquier estrategia que sirva para garantizar la seguridad del pueblo estadounidense y hacer avanzar sus intereses de seguridad nacional debe comenzar con una innegable verdad: EE.UU debe liderar.
Un fuerte y sostenido liderazgo estadounidense es esencial para un orden internacional basado en sus normas.
La cuestión no es si Estados Unidos debería liderar sino de qué forma lo va a hacer. “El mundo entonces tiene ya un policía auto-proclamado. Los Estados Unidos, que es dirigido por un número muy limitado de personas, puede pasar por alto a las Naciones Unidas, o por medio de las Naciones Unidas dar legitimidad a sus actos. (por ej. la guerra de Libia).
Esto es un extracto del documento titulado “Estados Unidos como policía del mundo” (en inglés), que se puede comprar por un precio moderado en la página de mi blog).
En primer lugar, hacemos un llamamiento al comandante de las fuerzas armadas de Estados Unidos a seguir el ejemplo del almirante William Fallon, que cuando la cuestión de una guerra con Irán se presentó respondió “no en mi reloj” (bajo mi mando), según los informes. Sabemos que usted no es suicida y que no quiere morir por una ola de arrogancia imperial. Si es posible, informe a su personal, sus colegas y en especial a sus colaboradores civiles que una guerra con Rusia no va a suceder durante su permanencia. Al menos, darse una promesa de no ejecutar un ataque nuclear sobre la base de que es criminal. Recordar que en el marco del tribunal de Nuremberg después de la Segunda Guerra Mundial “que iniciar una guerra de agresión… no es sólo un crimen internacional; es el más grave crimen internacional y sólo difiere de otros crímenes de guerra por el mal acumulado. “Después de que el Tribunal de Nuremberg trató la expresión “Sólo sigo órdenes” ya no es esto un argumento válido. Por favor no se convierta en un criminal de guerra.
También hacemos un llamamiento al pueblo estadounidense a tomar medidas pacíficas pero contundentes para oponerse a cualquier político o partido  irresponsable, provocador y demonisante que tolere y apoye una política de confrontación innecesaria con una superpotencia nuclear, capaz de destruir a los Estados Unidos en aproximadamente una hora. Hablar, romper la barrera de la propaganda de los medios, y hacer a otros estadounidenses conscientes de los enormes riesgos de una confrontación entre Rusia y los Estados Unidos.
No hay ninguna razón objetiva por la que Estados Unidos y Rusia deban considerarse como adversarios. La confrontación actual es enteramente el resultado de puntos de vista extremos en el movimiento neoconservador, cuyos miembros se han infiltrado en el gobierno federal de Estados Unidos, que considera que todos los países que se niegan a obedecer los dictados de EEUU como un enemigo y deben ser aplastados. Debido a sus incansables esfuerzos más de un millón de personas inocentes han muerto ya en la antigua Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria, Pakistán, Ucrania, Yemen, Somalia y muchos otros países. Todo esto debido a sus demandas maníacas de que Estados Unidos debe ser un imperio y no sólo un país normal y que todo líder nacional debe doblegarse o ser derrocado. En Rusia, el movimiento neoconservador, finalmente, se encontró con una pared inamovible. Debió ser obligado a retroceder antes de que nos destruyera a todos.
Estamos completa y categóricamente convencidos de que Rusia nunca va a atacar a los Estados Unidos o cualquier país de Europa. Rusia no está interesada en la recreación de la Unión Soviética y que no hay una “amenaza rusa” o “agresión rusa.” Una gran parte del éxito económico de Rusia en los últimos años tiene mucho que ver con el hecho de que terminamos la dependencia con la ex Unión soviética y ahora seguimos una política de “Rusia primero”. Sin embargo, estamos igualmente seguros de que si Rusia es atacada o incluso amenazada de ataque, ella no va a ceder, y los líderes de Rusia no van a parpadear. Con gran tristeza y un corazón fuerte harán su deber jurado y ejecutarán un bombardeo nuclear del cual los Estados Unidos nunca se recuperarán. Aunque todo el gobierno ruso muera en el primer ataque, su sistema de “Perimetr” enviará automáticamente suficientes cargas nucleares para borrar a los Estados Unidos del mapa político. Creemos que es nuestro deber hacer todo lo posible para evitar un desastre así.

Deja un comentario