Temer no teme, porque ‘corrupto no ataca a corrupto’

Publicado: 11.7.2017           noruego.today

temer

 

La Policía Federal de Brasil anunció el cierre de una unidad especial anticorrupción, una medida que fue criticada por los procuradores porque eso podría afectar las investigaciones que han expuesto la corrupción sistémica entre las élites políticas y empresariales del país.

La decisión fue anunciada en momentos en que el presidente Michel Temer, acusado recientemente por el procurador general de corrupción tras las indagatorias de esa unidad, busca obtener el apoyo de los diputados para evitar ser imputado.
Si tres cuartos de los 513 integrantes de la Cámara de Representantes de Brasil vota a favor de aceptar los cargos contra Temer, este sería removido de la presidencia y enjuiciado por el Supremo Tribunal Federal.

En declaraciones a la prensa brasileña que cubrió la cumbre del G20 en Hamburgo (Alemania), en la que participó Temer, el presidente respondió que estaba “tranquilísimo”, y que continuaría “trabajando” para que “todos se queden tranquilos”, según el portal G1.

“Continuaré trabajando por el país, haciendo que la economía crezca, como está creciendo, sin ningún problema, y haciendo que todos se queden tranquilos”, agregó Temer antes de emprender el viaje de vuelta a Brasil.

El mandatario fue denunciado la semana pasada por el fiscal general, Rodrigo Janot, tras la delación de Joesley Batista, dueño de la multinacional cárnica JBS, quien aseguró que pagó sobornos al actual mandatario desde 2010.

La denuncia está ahora en manos de la Cámara de Diputados, que debe decidir si la acepta o no. En caso de aceptarla, Temer sería apartado del cargo durante los próximos 180 días, mientras es investigado. Para evitarlo, el mandatario busca reunir un tercio de los diputados a su favor, que sería suficiente para evitar que continúe el proceso.

La ecuación es simple: para continuar en el gobierno, Michel Temer necesita del respaldo de 172 de los 513 integrantes de la Cámara de Diputados, y si 214 están envueltos en actos de corrupción ¿van a entregar su propia cabeza?

Así, de forma tan sencilla, el analista político Francisco das Chagas Leite Filho anticipó lo que sucederá con el proceso iniciado en la Cámara baja, donde se decidirá si la denuncia por corrupción pasiva presentada por el procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, será o no juzgada por el Supremo Tribunal Federal (STF).

Hay en curso un juego de apariencias para instalar la percepción de que la Cámara va a entregar la cabeza de Temer; pero nada es más falso, más irreal, valoró Leite Filho, para quien salvo que ocurra una hecatombe, un terremoto político hasta la decisión final del caso, en unos 10 ó 15 dias, no habrá ninguna novedad. “Corrupto no decapita corrupto”.

El gobierno golpista va a continuar, aunque mal de las piernas, porque el país está frustrado, desencantado y nadie quiere ya salir a las calles a reclamar por la moralización pública, sentenció.

Michel Temer se convirtió el 26 de junio último en el primer presidente brasileño en pleno ejercicio de sus funciones en ser denunciado por corrupción.

 

 

Deja un comentario