Vandalismo en la Muralla China causa indignación en el país

Publicado: 25.9.2016

Chinese.jpg

Símbolo de orgullo nacional y de la grandeza imperial de tiempos pasados, la kilométrica Gran Muralla de China, aquella que inspiró el mito de ser la única obra del hombre visible desde la Luna, ha sido objeto de una burda reparación que ha desatado la indignación de conservacionistas y usuarios de las redes sociales por todo el país. El impacto estético “no es ideal”, reconoció al portal ‘The Beijing News’ (en español).

“Sacrilegio”, “tremenda chapuza” o “la peor restauración del mundo” son algunos de los epítetos que se han ganado las imágenes que muestran el arreglo de un tramo de 8 kilómetros del monumento en el noreste del país, que ha sido pavimentado con cemento blanco y se asemeja más a un vulgar muro de lindes que a la colosal obra que se supone que es.

Las fotos, tomadas por turistas que han visitado la zona, aparecieron recientemente en el portal Sina.com, uno de los más populares del país. En ellas se aprecia como este fragmento de muralla con más de 700 años de antigüedad a sus espaldas ha sido remendado con cemento y arena, lo que le da un aspecto de pista para bicicletas abandonada en medio de la naturaleza.

Tras la sorpresa inicial, la Administración Estatal de Patrimonio Cultural china advirtió de que examinará la veracidad de estas imágenes y anunció la apertura de una investigación para aclarar lo sucedido, determinar los posibles daños causados y depurar responsabilidades.

El fragmento en cuestión, situado entre las provincias de Liaoning y Hebei, fue erigido durante la dinastía Ming (1368-1644) y, debido a los problemas de preservación que presentaba, se sometió a una restauración entre 2013 y 2014. La Administración de Patrimonio reconoció que en su momento aprobó estos planes de trabajo, pero añadió que ha enviado a inspectores a la zona para evaluar los resultados de las obras, así como su gestión y supervisión.

23chinawall-master768

 

El impacto estético “no es ideal”, reconoció al portal ‘The Beijing News’ (en español) el responsable de la oficina provincial de reliquias culturales, Ding Hui. “Las reparaciones realmente no parecen buenas”, añadió.Por su parte, Liu Fusheng, oficial del parque del condado que fue de los primeros en mostrar su rechazo a los trabajos en el diario local The Huashang Morning News, aseguró que la obra es “vandalismo hecho en nombre de la preservación”.

De acuerdo con sus palabras, los encargados de la reparación iniciaron los trabajos preocupados por la posibilidad de que el muro pudiera colapsar víctima de la erosión y de los turistas que caminan sobre él. Sin embargo, señala que con las prisas acabaron con los rasgos característicos del monumento, incluyendo las almenas y torres adjuntas.

“No restauraron los elementos caídos en el lugar que les pertenecía, solo los dejaron de lado. Utilizaron ladrillos nuevos para rellenar los huecos originales y así evitaron una gran cantidad de gastos”, señaló este hombre que lleva 15 años estudiando esta sección del muro, construida en su momento para defenderse de las incursiones de los nómadas de las estepas. “Hasta un niño pequeño se da cuenta de que esta reparación es una chapuza”.

No han tardado en surgir comentarios que comparan los resultados de este trabajo con otras pifias de la preservación mundiales, como cuando empleados del Museo Egipcio de El Cairo pegaron la barba postiza de la máscara mortuoria de Tutankamón con pegamento industrial o la anciana Cecilia Giménez restauró el fresco del Ecce Homo de una iglesia de Borja, en España, que desde 2012 ha atraído a cientos de curiosos atraidos por la notoriedad del caso.

En el caso de China, el propio director de la Sociedad de la Gran Muralla de China, Dong Yaohui, declaró que las tareas de restauración se han hecho “muy mal, dañando el aspecto original del monumento y llevándose la historia del pueblo”.

Según subrayó, su institución lleva tiempo investigando los daños que presenta la Gran Muralla a lo largo de todo su recorrido con la esperanza de estimular más acciones y normas más estrictas para preservarlo, por lo que es muy importante que el Gobierno regule y racionalice los esfuerzos de restauración del monumento. “A pesar de que el gobierno local actuó de manera bien intencionada y quería restaurar el muro, el resultado fue todo lo contrario”, añadió.

El mal estado de conservación de este símbolo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987 ha despertado una gran preocupación popular en los últimos años. Tan solo un 8,2% de la muralla se mantiene en buen estado, según alertó un estudio de junio de 2015, algo provocado principalmente por la erosión, el vandalismo y la falta de mantenimiento.

Deja un comentario