Trump moviliza al ejército para inyectar vacuna NO (a)probada.

Videos y sucesos destacados.

Trad.: “Solo en un par de días están obteniendo la secuencia genética de este ‘virus de China’, los científicos de los Institutos Nacionales de Salud realmente inventaron una vacuna y luego, dentro de un tiempo récord de 8 semanas, esa vacuna se puso en ensayos clínicos en humanos y esos ensayos están progresando”.


Por steigan.no -15. Mayo 2020. Trad.: C. Milton – noruego.today. Algunos enlaces en otros idiomas.

El presidente Donald Trump ha establecido lo que se conoce como “Operación Warp Speed”, un proyecto que tiene como objetivo producir cientos de millones de dosis de vacunas contra covid-19 y para distribuirse en un tiempo récord.

Para liderar el proyecto ha contratado al ex presidente ejecutivo de GlaxoSmithKline (GSK), Moncef Slaoui. GSK es la compañía de vacunas más grande del mundo. El presidente también dijo que desplegará al ejército para “distribuir la vacuna”.

En 2012 GSK se declaró culpable de promover medicamentos no aprobados, no informó datos de seguridad y pagó sobornos a médicos en los Estados Unidos. Aceptaron una multa de U$D 3 mil millones en lo que hasta entonces era la mayor causa de fraude contra cualquier compañía de atención médica en los Estados Unidos, y la multa más grande que hubiese pagado cualquier compañía establecida con visión de futuro.

La Operación Warp Speed, que tomó su nombre de Star Trek, enfatiza la alta velocidad, la movilización extrema del capital farmacéutico y la implementación militar.

Obviamente, esto podría poner en peligro la seguridad, por poner un poco de precaución. Se necesita tiempo para desarrollar una vacuna que sea lo suficientemente segura como para ser utilizada para la masivamente. Se estima que oscila entre 18 meses y varios años. Pero aquí, según la directiva del Presidente, los resultados se lograrán este año. Estamos hablando de un tercio de tiempo de las veces normales. Esto podría significar comenzar una vacunación masiva con vacunas peligrosas. Pero igual las compañías de vacunas y sus propietarios obtendrán grandes ganancias.

El presidente ha prometido al proyecto “lo que se necesita” en términos de recursos financieros y de otro tipo. Eso significa pura “nochebuena” para Big Pharma. Ya que pueden obtener fondos del gobierno para el trabajo de desarrollo y recaudar las ganancias cuando se vendan cientos de millones de dosis de vacunas. Y todas las personas en los Estados Unidos se convierten en conejillos de prueba. Y esto debe hacerse con la ayuda de las fuerzas militares. Trump le dijo así a CBS News:

“Movilizaremos a nuestros militares y otras fuerzas, pero movilizaremos a los militares sobre la base de que tenemos una vacuna”. Proporcionar esta vacuna es un trabajo enorme. Nuestro ejército ahora está movilizado, por lo que a fin de año podremos administrar la vacuna a mucha gente, muy, muy rápidamente “.

No hay razón para suponer que la campaña de vacunación del ejército será voluntaria. Se convierte en “o si o si”. La Operación Warp Speed trata de saltarse los controles de seguridad y los ensayos clínicos que requieren de mucho tiempo y luego llevar a cabo una vacunación masiva bajo el liderazgo militar.

La campaña está bajo el mando del Pentágono, quien dijo en un comunicado de prensa que habían firmado un contrato con la empresa ApiJect por un valor de $ 138 millones para comprar su sistema de vacuna en una cantidad de 500 millones de jeringas precargadas. Y no esta no es ninguna jeringa cualquiera. ApiJect escribe en su sitio web:

Con una etiqueta RFID / NFC opcional en cada jeringa precargada de BFS, ApiJect lo hará posible. Antes de administrar una inyección, el trabajador de la salud podrá lanzar una aplicación móvil gratuita y “tocar” la jeringa precargada en su teléfono, capturando el número de serie único de la etiqueta NFC, la ubicación GPS y la fecha / hora. Luego, la aplicación carga los datos en una base de datos en la nube seleccionada por el gobierno. Los datos de inyección agregados proporcionan a los administradores de salud un mapa de inyección actual en tiempo real.

Por lo tanto, cada jeringa y cada vacuna se registrarán con el número de serie, la posición en el GPS, la hora y el lugar y, por supuesto, la identificación del paciente.

¡Si claro! El Pentágono quiere una visión general y el completo control. ¿Qué mejor y qué puede salir mal, eh?


Nuestro próximo artículo:
¿Quién controla el mercado mundial de vacunas?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s