Los coletazos clasistas del coronavirus.

Videos y sucesos destacados.

Los súper ricos en sus “comunidades particulares” han tenido una buena crisis de la corona.


Por steigan.no -7. Julio 2020 – Traducción: noruego.todayAlgunos enlaces en otros idiomas.

El investigador y autor sueco Göran Therborn ha escrito un gran artículo sobre cómo la pandemia está cambiando el mundo. Se publica bajo el título: Opus Magnum: Se trata de cómo la pandemia está cambiando el mundo. El artículo merece ser leído en su totalidad, pero aquí solo entraremos en el análisis de Therborn de la estructura de clase internacional de la pandemia.

Göran Therborn.

Therborn les divide en seis clases según cómo se hayan visto afectados o beneficiados por la pandemia:

1. Los altos directivos de las empresas multinacionales.

En la parte superior, por supuesto, están los propietarios y altos ejecutivos del gran capital, sin preocupaciones, ni por su salud ni por su prosperidad financiera, protegidos del virus, planificando su próximo enriquecimiento y escapando del encierro de viviendas segundas, terceras o cuartas, si es necesario se va en helicóptero, como fue en Santiago de Chile en abril del año pasado.

Dentro de esta clase, la pandemia ha acelerado las tendencias vigentes en la diferenciación de capital. Si bien la mayoría sufre, se obtienen grandes ganancias en comercio electrónico, tecnología digital, comunicaciones, logística y productos farmacéuticos.

El juego del mercado de valores también ha seguido siendo lucrativo, hasta que estalla la burbuja. Después de un colapso inicial, los mercados bursátiles mundiales volvieron a aparecer. El comercio de acciones de EE. UU. en la primavera de 2020 fue cuatro veces mayor que en 2019, según los corredores locales, lo que a su vez ilustra la desconexión de las finanzas capitalistas de la economía humana.

2. Las clases medias altas y los líderes y profesionales.

Generalmente han tenido una buena crisis. Mantienen sus salarios y trabajan de forma segura desde casa. En algunos países representan un gran número. En los Estados Unidos, el 39 por ciento de los trabajos se consideran “viables a distancia”. A los líderes y profesionales de los Estados Unidos les ha ido mejor en la crisis de la corona que durante la crisis financiera de 2008, al menos en el mercado laboral. Sin embargo, no se han librado del aislamiento en este momento.

3. La clase media baja en las industrias productivas.

Por debajo del nivel superior protegido por el gran capital, las pequeñas y medianas empresas productivas que participan en la entrega de bienes o servicios tienen una pandemia completamente diferente. Sobre todo, han estado llenos de preocupaciones, a menudo por la disminución drástica de los ingresos, incluidos los inciertos futuros personales, y el miedo a la bancarrota. La medida en que los gobiernos los ayudarán es muy incierta.

4. Servicio y trabajadores de la salud.

En cuarto lugar, están los trabajadores de servicios, en salud, cuidado de ancianos y en una serie de sectores de trabajo público importante, que cuidan, alimentan, protegen y de otro modo sirven a las clases más privilegiadas, así como a sus familias, y en un grado variable a nivel nacional también a los no privilegiados. Sus ganancias están aseguradas, pero su trabajo los coloca a la vanguardia de los ataques de virus, a veces con resultados letales.

5. Dos clases en el fondo.

Luego hay dos clases de desempleados. En el segundo trimestre de 2020, el empleo global se redujo en más del 10 por ciento, medido por las horas de trabajo, de manera bastante uniforme en todo el mundo. Los desempleados también tienen una pandemia muy diferente, y debemos separarlos en dos clases:

Los despedidos de algún trabajo estable.

Un poco más arriba están los ex trabajadores que alguna vez tuvieron empleos estables en la economía formal. Sus colegas menos desfavorecidos son los trabajadores cesados, pero no despedidos del trabajo y que reciben algo del gobierno como salario subsidiado por trabajo a tiempo parcial o no. Se trata principalmente de una práctica europea, pero a veces también del Asia oriental, que comprende una cuarta parte de la fuerza laboral de la UE de alrededor de 50 millones de trabajadores. Han experimentado bloqueos y recortes de ingresos y tienen un futuro incierto en el mercado laboral, ya que es probable que muchos trabajos desaparezcan después de la crisis, pero algunos todavía tienen medios de vida y vivienda, con un trabajo que esperar.

En los Estados Unidos y en la mayoría del resto del mundo, la situación de los ex titulares de un empleo en la economía formal es más precaria. Están excluidos del mercado laboral. Sin embargo, pueden recibir alguna compensación por desempleo, y para algunos incluso puede haber un seguro de desempleo a la vista.

6. Los pobres en el fondo del barril.

En la parte inferior de la estructura de clase pandémica están los trabajadores despedidos de la economía informal, como los jornaleros, trabajadores por hora en países ricos y los vendedores callejeros. La respuesta del gobierno a la pandemia ha sido negarles a estas personas el sustento mediante cierres permanentes y, por lo tanto, a menudo su vivienda. Por lo general, hay una red de seguridad mínima y retrasada, a la que muchos caen fuera.

Algún tiempo después de anunciar un cierre total con cuatro horas de anticipación, el gobierno federal de la India, por ejemplo, ofreció 5 kg de grano y un kilo de lentejas al mes a las familias afectadas.

La Organización Internacional del Trabajo OIT, ha estimado que en el primer mes de la crisis, los ingresos de los trabajadores informales disminuyeron en un 60 por ciento a nivel mundial y en un 80 por ciento en África y América Latina. Muchos de estos trabajadores son migrantes, ya sea de país a ciudad, nacionales o internacionales. Cuando llegó la hora del cierre, tuvieron que tratar desesperadamente de regresar a su tierra natal o ciudad natal, a través de puntos de control armados y fronteras cerradas.

Comentario:

El análisis de Therborn es muy preciso e, irónicamente, podemos decir que este virus ha sido muy consciente de la clase donde se aloja. O también podemos decir que la política para abordar la pandemia ha sido muy consciente de la clase, y ha favorecido enormemente a los ultra ricos y ha puesto en grave peligro la vida de los pobres, ya sea a corto plazo a través de un sistema de salud deficiente o a largo plazo porque tendrán dificultades de mantener la vida bajo las nuevas condiciones.

Maquiavelo dijo que para el príncipe “es mejor ser temido que ser amado”. Le hubiera impresionado haber visto cómo los gobernantes de hoy han logrado ser amados al mismo tiempo que han hecho que los sujetos se teman entre sí.

La clase dominante también ha introducido una dictadura salubre que ha violado en gran medida los derechos democráticos fundamentales, como la libertad de reunión y congregarse, el derecho de huelga y la libertad sindical.

Y hasta ahora las cosas han ido sorprendentemente suaves. La mayor transferencia de valor de las clases bajas a los súper ricos en los tiempos modernos ha sido prácticamente sin resistencia por parte de las víctimas, ya que han quedado paralizadas por el miedo a la epidemia que los medios les dicen en la mañana, al mediodía y en la noche.

Los partidos de izquierda, supuestamente para representar a la clase trabajadora y la clase baja, lo han aceptado y, por lo demás, se han preocupado más por el simbolismo y las políticas de identidad que participar en la lucha de clases. Desde el lado súper rico, hay que decir que la pandemia ha sido un brillante éxito hasta ahora. La clase media alta también lo ha hecho bien.

Para el resto de la sociedad, y especialmente para aquellos que estuvieron más expuestos ya desde antes, ha sido un desastre.


Artículo recomendado: Ver “Como fluirá el capital después de la pandemia”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s