Quiénes ganan con los vehículos eléctricos y el impacto del derroche noruego.

Videos y sucesos destacados.

¿Por qué merece la pena tirar un coche eléctrico?

El desarmador de autos Tom Grønvold piensa que es malo, pero da el visto bueno y un Tesla casi nuevo, de solo tres años, es triturado en segundos.

El ruido es impresionante, casi doloroso. La carrocería de aluminio grita y cruje como quejándose. Lo que alguna vez fue el auto de los sueños de alguien ahora queda plano como un panqueque.

No debería haber terminado así.

– Creo que es una locura. Desperdicio innecesario, lo es. Muchos de estos coches eléctricos deberían ser reparados, dice Tom, quien es el dueño y gerente de Grønvolds Bil-Demontering (GBD) Trad.: Desarmaduría de carros de Grønvold). A su taller le envían docenas de autos eléctricos cada semana en un último viaje a la prensa trituradora.

Algunos de los coches eléctricos tienen menos de cinco años. Otros solo tienen daños leves, como una abolladura o un farol roto. No se necesita mucho daño en estos vehículos para terminar en las fauses hidráulicas de la desarmaduría de coches de Tom en el sector de Brumunddal al norte de Oslo.

– Reparaciones ocurren con todo tipo de coches que están amparados por la garantía. Pero los propietarios de los coches eléctricos obtienen coches nuevos. Probablemente no sepan lo que sabe el del camión grúa de auxilio: Que habría sido posible repararlos.

¡Qué? ¿van a aplastar ese coche nuevo?

Tom Grønvold ha estado en el negocio desde que comenzó a barrer el piso de la desarmaduría de coches de su padre cuando tenía 11 años. En casa, en la habitación del niño había carros de juguete como ocurre con la mayoría de los niños, solo que los suyos estaban aplastados. Esto venía de familia por supuesto.

Ahora el niño del que hablamos, Tom, critica un sistema que cree debe cambiarse. Porque es chocante y provoca. – No son los coches eléctricos el problema, explica Tom. Les doy la bienvenida.
Porque son estos autos los que son el futuro: los Tesla Model X e Y, e-tron, e-UP, Leaf, e-Soul y todos los demás. En cinco años el objetivo es que todos los automóviles nuevos vendidos en Noruega sean coches de cero emisiones.

El problema es que muchos coches eléctricos tienen una vida demasiado corta.

– Hay quienes ganan mucho dinero desechando autos eléctricos relativamente nuevos, piensa Tom. – Porque cuando algo se rompe, a menudo compramos algo nuevo.

Y luego está esto del IVA: Si compras un coche eléctrico nuevo en Noruega, no pagas el IVA. Aproximadamente un 20 por ciento de descuento en el precio ha tentado a muchos a comprar el automóvil del futuro. Pero si chocas el automóvil eléctrico el precio es completo tanto para las piezas como para la reparación. Esto ayuda a que sea menos rentable reparar un automóvil eléctrico en comparación con un automóvil ‘fósil’.

No es solo Tom quien está reaccionando. Casi a diario escucha a los mecánicos del taller hablar de ello:

¿Eh? ¿Va ir ESTO a la prensa? ¡Si casi no hay daños en el coche!

Tom y los mecánicos suelen hablar de los coches eléctricos casi nuevos que tienen que apachurrar.

No es de extrañar que los empleados deseen que fuera posible llevarse los coches a casa y repararlos ellos mismos.

Pero una vez que la compañía de seguros y el taller de reparaciones han decidido que un automóvil debe ser condenado, no hay vuelta atrás. Ahora Tom quiere demostrar que vale la pena repararlo. Tanto para la billetera como para el medio ambiente.

En la nueva serie en la televisión noruega, NRK, titulada «Sløsesjokket» Trad.: “El Impacto del derroche” se desafían los malos hábitos: “Debemos dejar de botar tanto”.

-¿Cómo podemos hacer que una chaqueta, un escritorio, un reloj o un coche eléctrico dure más?

Tom tiene respuestas para esto último. En colaboración con NRK acordó salvar un automóvil eléctrico del montón de chatarra. Pero, ¿valdrá la pena reparar un automóvil condenado a reaparecer como tapa de alcantarilla reciclada?

Lágrimas por un automóvil moribundo.

Los bolsones de aire (airbags) flojos revolotean con el viento. Un camión grúa levanta al “desahuciado” para ponerlo en la pila de metal retorcido y aplastado. Grønvolds Bil-Demontering es uno de los desarmadores de coches más grandes del país. -Aquí se reciclan unos 2600 coches cada año y cada vez son más los coches eléctricos. Muchos han sufrido una colisión.

En 2019, un total de 1.400 autos eléctricos e híbridos fueron deshuesados en este país. La mayoría de los ellos tenían menos de cinco años y 670 de los coches eran eléctricos, según las estadísticas de Vraksys.

Coches eléctricos listos para aplastarse.

-Los coches que han sufrido accidentes con víctimas mortales a menudo los llevamos directamente a la prensa. Sin desmontar tanto. Pueden verse horribles por dentro, dice Tom Grønvold. No quiere exponer a sus empleados a tal experiencia. Algo completamente diferente es cuando el propio propietario del automóvil se deshace en lágrimas y flores para despedirse de su automóvil. Una larga vida detrás del mismo volante puede crear sensaciones fuertes.

Tom ha estado a milímetros de la muerte él mismo. Hace diez años era un experimentado atleta de motocross y tuvo que dar un salto largo. Pero algo salió terriblemente mal y se estrelló contra el suelo. El resultado fue trece fracturas en la región del pecho, pulmones perforados y una médula espinal dañada.
Desde el accidente en 2011, Tom Grønvold, el que es padre de dos, ha quedado paralizado del pecho para abajo.

Ahora a buscar el coche que se pueda salvar.

Y ahí está, un e-golf azul oscuro sin daños visibles. Parece una joya, pero en la parte inferior tiene una rajadura profunda. La aseguradora ‘Gjensidige Forsikring’ era el dueño del coche eléctrico. Han dicho que sí al experimento y que NRK se haga cargo del automóvil. Ahora, el e-golf será llevado a un taller para averiguar si todavía sale a cuenta repararlo. Probablemente necesite un cofre de batería nueva y el cálculo se ve así: El e-golf tiene un valor de mercado de 136 000 coronas (USD 15.100), pero el taller que evaluó los daños pensó que costaría 107 000 coronas (USD 11.900) reparar el coche con piezas nuevas. Constituye el 78 por ciento del valor total del automóvil. Por lo general, cuando los gastos son tan altos, la compañía de seguros dirá que no vale la pena repararlo. El coche debe ser desguazado, el límite es del 60 por ciento. Si el costo de las piezas nuevas y el taller es mayor que eso, se acabó. Así es como se ha decidido durante años y así se practica.

Nota de la redacción: aproximamos 1 dólar USD= 9 coronas noruegas en enero 2021.

Test av Volkswagen e-Golf: Helt klart blant de mest effektive | Norsk  elbilforening

Este VW e-golf de pocos kilómetros tendrá una segunda oportunidad. Esto significa que está condenado a muerte, pero Tom Grønvold insiste en que al coche le quedan varios viajes por recorrer.

Grandes diferencias de precio.

El e-golf se coloca con cuidado en un remolque y se lleva a otro taller en la ciudad de Tønsberg, Tom calcula y piensa sobre la posible solución.

Reutilización de piezas de automóviles.

Tom tiene 46.000 piezas de automóviles usadas en stock. Cuidadosamente ordenadas, grabadas y fotografiados.

Cajas sobre cajas con baterías, puertas, faroles, cubre barros, neumáticos, aire acondicionado etc.

¡Estamos muy ocupados, sí! Recibo muchos pedidos del extranjero. No todo el mundo puede darse el lujo de desechar coches eléctricos casi nuevos.

Tom ha acumulado piezas en buen estado para la mayoría de los automóviles que circulan por las carreteras noruegas. Las piezas están registradas con número de chasis, números de pieza originales, números de catálogo, kilometraje y antigüedad. Así es como se puede rastrear la historia. El cálculo de una reparación se verá bastante diferente con las piezas usadas. – Igual de bueno y mucho más barato, dice Tom Grønvold. Esto es lo que le apasiona.

En general os talleres de reparación de automóviles utilizan con frecuencia repuestos usados, algo que rara vez se hace en Noruega. Y nunca en automóviles de cinco años o menos. La garantía del automóvil nuevo se anula si se insertan piezas usadas en el automóvil. Por lo tanto, hay que pedir piezas completamente nuevas de fábrica cuando un automóvil eléctrico con poco kilometraje necesita ser reparado. Tom tiene muchos ejemplos de cuán grandes pueden ser las diferencias de precio: un farol nuevo y completo para un modelo Audi E-tron 2020 cuesta aproximadamente 37.000 coronas. (USD 4100) – El mismo farol usado y sin daños cuesta alrededor de 9500 coronas (USD 1.055).

Menos de un tercio del precio.

Muestra ejemplos de baterías, equipos de navegación, puertas y parachoques para varios coches eléctricos. Algunas de las piezas cuestan sólo una décima parte del precio de uno nuevo. Tom menea la cabeza. Él piensa que mucha gente no es consciente de a qué conduce esto. Que los coches con daños leves se desechen y se sustituyan por otros nuevos es raro, pues muchos de los que compran un coche eléctrico lo hacen por el medio ambiente.

Pocos imaginan que un automóvil de tres años que choca levemente debe ser deshuesado. Por lo tanto, Tom ha aceptado ser parte de algo nuevo e inusual. Por primera vez en la historia, un automóvil eléctrico condenado al deshuese, pero salvado saldrá por su puerta.

Noruega, campeón del mundo en usar y botar.

-En el taller los mecánicos están descuartizando un coche eléctrico que vale unas ochocientos mil coronas (USD 88.000 ), dice Tom, quien habla de los coches como si fueran seres vivos.

A pesar de los daños en la parte delantera hay muchas piezas utilizables que sacar del coche eléctrico. El desmontaje de un coche eléctrico puede llevar hasta dos días laborables completos.

Hay para elegir piezas y componentes electrónicos reutilizables.

Tom vende repuestos usados ​​a países de toda Europa, también a Estados Unidos y Australia. La mayoría de los clientes se encuentran en países que no tienen una economía tan buena como la de Noruega, donde la reutilización es más común. En Suecia el 14% de todas las reparaciones de automóviles han puesto piezas usadas. En Noruega, es menos del 2 por ciento. Pero Noruega es el mejor del mundo en el reciclaje de partes de automóviles. Hasta el 98 por ciento de los partes en un automóvil desechado se reutilizan o se exportan.

No solo para tapas de alcantarillas y cacerolas de metal reciclado.

El estadio Bislett de Oslo, por ejemplo, recibe electricidad de un sistema de células solares en el techo fabricadas con baterías de coches eléctricos viejos. El plan de reciclaje se llama Autoretur y garantiza que la mayor cantidad posible de carros usados se vayan a reciclar. Entonces, ¿cuál es exactamente el problema de desguazar un coche? Lo mejor es la reutilización. Reciclar y reutilizar no es lo mismo, si no hubiéramos “salvado” el e-golf, este se habría ido al reciclaje. Ahora que va camino al taller de reparación en Tønsberg, y entonces estamos hablando de reutilización.
Conseguir que un producto dure el mayor tiempo posible es lo mejor para el medio ambiente.

Noruega no tiene mucho que lucir aquí.

Pues botamos una gran cantidad de alimentos, ropa, muebles y no menos aparatos electrónicos. Noruega es la peor de todas, muestra un informe de la OCDE. – Desafortunadamente, estamos en lo más alto en lo que a uso y botadura se refiere, dice con aire preocupado Anja Bakken Riise, la presidenta de la organización ambientalista “Fremtiden i Våre Hender”. Trad.: “Futuro en nuestras manos”. – Los noruegos consumen tanto que necesitaríamos tres planetas y medio.

No es posible.

Los objetivos de sustenibilidad de la ONU establecen qué cambios deben tener lugar. Una de las soluciones es pasar a una economía circular y se puede explicar fácilmente con un ejemplo de la agricultura: pasto, vaca, caca – pasto, vaca, caca … La hierba verde es alimento para la vaca que se hace a sí misma. La caca de la vaca es un fertilizante importante para la hierba nueva que a su vez se convierte en más alimento para la vaca. Va en círculo. Se trata de utilizar menos recursos de la tierra y generar menos residuos, y reutilizar lo que ya hemos producido y comprado. – El tirar un coche eléctrico que tiene pocos años en lugar de arreglarlo es un derroche demencial de recursos. Es casi grotesco, dice Anja Bakken Riise.

Una batería que pone en peligro la vida.

Han pasado dos semanas desde que el coche eléctrico e-golf se salvó del deshuese y se llevó al taller de coches “E18 Skadesenter” a una hora de Oslo. El e-golf de cinco años ya ha sido revisado y reparado. – En realidad, había solo una falla en el automóvil, dice el mecánico Espen Hoel. Habla de una rajadura larga en la parte inferior de la caja o cofre de la batería. Debe probar ya si arranca y está un poco tenso. – No fue fácil encontrar un taller que estuviera dispuesto a arreglar este auto. Pero en Tønsberg dijeron que sí, es el lugar donde NRK repara sus propios coches. – Muchos talleres de marcas son escépticos, esa es mi impresión. No quieren repuestos usados ​​en autos más nuevos y no les gusta que hagamos trabajos como este de manera independiente, dice el mecánico. Las razones son varias. Algunas personas piensan que usado no es tan bueno como nuevo y que socava la seguridad.

Otros afirman que los fabricantes de automóviles no quieren repuestos usados, pero también se trata de dinero y una industria automotriz vulnerable. Las ventas de automóviles y repuestos nuevos generan mayores ingresos. Más reutilización puede significar menos ventas. El mecánico Espen ha reemplazado toda la batería del e-golf, no solo la caja en la que se encuentra la batería. Hay menos trabajo y el mismo precio cuando se compra una parte usada. El otro taller que primero evaluó el daño asumió que costaría 107.000 coronas (USD 11.900) sólo por una caja nueva para la batería. El precio de una batería nueva es de 280.000 coronas (USD 31.100). ¡Casi tanto como un coche nuevo! No es de extrañar que el e-golf estuviera condenado a al muerte. Espen ha instalado una batería usada en el e-golf que es más nueva que el propio coche.

La batería vieja ha sido removida y asegurada. Puede ser peligrosa.

Hay mucho que comprobar antes de que el coche pueda arrancar. En la pantalla del automóvil, todo parece funcionar bien. – No es difícil cambiar la batería, pero son varias horas de trabajo, dice Espen Hoel, que ha realizado cursos y está certificado para trabajar con baterías de alta potencia. Ahora lo han traído del taller “Automester Tønsberg” para hacer el trabajo aquí en “E18 Skadesenter”. La batería debe ser tratada con muuuuucho cuidado.

Ahora el e-golf del 2016 está terminado. Si el precio supera las 107.000 coronas (USD 11.900) todo el experimento será un fracaso.

Un rebelde y una estrella del pop.

La historia de los coches eléctricos en Noruega es todo menos un mal negocio. En el otoño de 2020 por primera vez las ventas de automóviles eléctricos nuevos representaron más del 60 por ciento de todos los automóviles vendidos. Ningún otro país tiene una cuota tan grande de coches eléctricos que empezó ya en 1989. Entonces la organización ambiental “Bellona” compró el primer coche eléctrico en este país, junto con el grupo pop Aha. Un pequeño Fiat reconstruido, un Larel, que tenía que cargarse cada cinco millas, apenas había espacio para dos en el coche. Pero se apretujaron tanto la estrella del pop Morten Harket como el rebelde ambiental Frederic Hauge. Durante varios años lucharon contra el sistema. Primero para obtener la aprobación del automóvil y luego para evitar los peajes.

2a1b53e4258a0aa419c4fc1ea8c6130d.jpeg
Morten Harket y Frederic Hauge conducen un coche eléctrico a través del peaje.
Una y otra vez, se coló en el peaje de Oslo, para provocar una reacción. Foto: Bellona.

En 1996 el Storting (Congreso de Noruega) decidió que todos los coches eléctricos iban a estar exentos de peajes. Y así ha sido desde entonces, pero sólo en los últimos años ha despegado. Hoy en día más de 330.000 coches eléctricos circulan silenciosamente por las carreteras noruegas, mientras que hace cinco años solo había 50.000 según la Asociación Noruega de Coches Eléctricos. -Antes, éramos una asociación de aficionados y especialmente interesados. Ahora es el hombre común y corriente el que quiere un automóvil eléctrico. – Y cada vez es más consciente del medio ambiente- dice Christina Bu, presidenta de la Asociación de Automóviles Eléctricos, quien cree que los propietarios de automóviles noruegos aceptarán las piezas de recambio usadas si la calidad es buena y existe un buen esquema de garantía para la compra.

Necesitamos un cambio, porque debe ser más rentable reparar.

A menudo se trata simplemente de economía el reparar una cosa que está rota, ya que es más barato que comprar algo nuevo. Entonces, ¿ha valido la pena? En en taller de Tom ha llegado la hora de la verdad. El mecánico Espen Hoel intentará arrancar el e-golf, que ahora tiene una batería de cuatro años en su lugar. -Hurra! el carrito se despierta en el primer intento y rueda con confianza hacia el estacionamiento! Todo funciona como debería. Espen cree que la batería es tan buena que probablemente sobrevivirá al automóvil.

Entonces el precio es….

¿Es el costo de la reparación inferior a 107.000 coronas? (USD 11.900). La factura del taller “E18 Skadesenter” indica que la batería, el transporte y el trabajo totalizan 70.000 coronas (USD 7800). ¡70.000! Pooh, está adentro. La suma es un poco más del cincuenta por ciento del valor del automóvil y eso significa que el coche no va a la basura. – No, con una reparación por 70.000 coronas no lo hubiéramos enviado a desguazar, dice Karoline Weidemann. Ella es responsable de la sustentabilidad en “Gjensidige”, la compañía de seguros propietaria del e-golf “salvado de la muerte”.

Recientemente esta aseguradora hizo un cálculo climático que demostró que la destrucción total de un automóvil causa una gran huella climática. -Ha llegado el momento del cambio, dice Karoline Weidemann. Ella cree que muchos se sorprenderán cuando vean la serie de TV “El Impacto del derroche” que haremos de los que envían sus autos eléctricos para desguazar en lugar de reparar. – Somos muy positivos con respecto a las piezas de automóviles usadas, o partes equivalentes que creemos que es una palabra mejor, dice Weidemann.

– En el futuro, queremos trabajar en estrecha colaboración con los importadores, de modo que pueda ser posible reparar más que hoy, dice Weidemann. – Reparar más coches dará sus frutos. Para el medio ambiente, los clientes y tal vez sea necesario aumentar el límite del valor de hoy del 60 por ciento de los costos de reparación. Para que también los coches que cuestan más sean reparados en lugar de echarlos al deshuese. Esto no es fácil. El cambio requiere que se pongan de acuerdo diferentes actores de toda la industria del automóvil. No ha sucedido todavía.

Los pantalones del ministro.

-Hace poco estuve con un sastre con dos pantalones que tenían roturas. Costó 400 coronas (USD 45,50) arreglarlo. Creo que valió la pena ya que eran unos pantalones caros. ”El ministro noruego de Clima y Medio Ambiente, Sveinung Rotevatn, cuenta cómo él en privado trata de desperdiciar menos. Él tiene la responsabilidad final de cómo Noruega logrará los objetivos de menos emisiones y más sustentabilidad.

– No sabía que los autos eléctricos que tienen menos de cinco años se desechaban. Es difícil entender por qué no reparamos con piezas usadas, dice el ministro. Le preocupa que las cosas que compramos deben ser reparables. Y lo que es más importante, que en el futuro debamos comprar menos cosas y preferir compartir más. No todos necesitan su propio taladro, caña de pescar o un automóvil que está parado la mayor parte del día. – No todos deben tener un automóvil, si hay buenas formas para compartirlo.

Illustrasjonsbilde
El ministro de Clima y Medio Ambiente Sveinung Rotevatn, del Partido Liberal usa una patineta eléctrica para ir y volver del trabajo. Foto nkr.tv / PATRICK DA SILVA SAETHER

Pronto, él y el gobierno presentarán un plan de acción largamente esperado sobre la economía de reciclaje en Noruega. Pero primero, el ministro podrá ver con sus propios ojos lo que le ha sucedido a un automóvil eléctrico condenado a muerte. En el garaje de NRK, la alfombra roja y la máquina de humo son una decoración normal antes de Navidad. Allí se mostrarán los resultados del experimento: Tres personas que tienen un papel en el drama del destino del e-golf esperan ansiosos. ¿Fue buena idea reparar el e-golf? Ahora tienen que dar su opinión honesta. El coche eléctrico tiene ahora una batería nueva y un nuevo aspecto.
Al coche se le ha dado un nuevo color y una nueva tarea: Llevará al presentador del programa Christian Strand de la serie de NRK titulada “Sløsesjokket” Trad.: El Impacto del derroche“.


2017 Volkswagen e-Golf | DoubleClutch.ca
Lentamente el VW e-golf eléctrico descansa en el parqueadero. Ahora con un ‘traje’ nuevo color verde.

Los tres actores que están dispuestos a dar un pulgar hacia arriba o hacia abajo dicen que confían de las piezas usadas de automóvil. Estos son los representantes de los importadores de automóviles, la compañía de seguros y el político. Todos piensan que es importante reutilizar el medio ambiente. Es casi imposible decir algo más hoy en día si quieres ser políticamente correcto. Pero no todos aplauden por igual.

En la industria del automóvil algunos se han mostrado escépticos ante el experimento de NRK. Han cuestionado el cambio de la batería y preguntan si se han seguido las instrucciones recomendadas. El director de la Asociación Nacional de Importadores de Automóviles Erik Andresen prefiere no arruinar el buen humor. Pero si el cambio se hace incorrectamente puede haber un cortocircuito y un incendio en una batería de alta capacidad. Es potencialmente mortal si no todo se hace de acuerdo al manual.

Sí, la gente puede morir, en el peor de los casos, dice Andresen, pero ¿ocurren realmente esos accidentes? Andresen dice que ha ido bien hasta ahora. No sabe que haya habido un incendio en una batería usada de un coche eléctrico. Reparar con piezas de coche usadas también es positivo y genial, piensa. Pero no en los coches eléctricos más nuevos, es decir, los que tienen menos de cinco años y tienen una garantía de coche nuevo.
– Será imposible, dice Andresen.

Un fabricante internacional de automóviles no se hará responsable del automóvil si se han insertado piezas usadas cuya historia se desconoce. Él cree que la industria automotriz noruega no puede cambiar esto por sí sola. Debe haber reglas que se apliquen en todos los países. Luego, lejos de la gran política, en un garaje lleno de humo en NRK, el e-golf ahora pintado de verde recibe el visto bueno de todos.

Aún queda sin respuesta una gran e importante pregunta: ¿Qué se necesita para que se reparen más autos eléctricos en lugar de botarlos?

¿Qué dice Tesla?

Dependiendo de a quién le preguntes, obtendrás diferentes respuestas. Porque es complicado cambiar actitudes, economía y una gran industria. La organización medioambiental “El futuro en nuestras manos” apunta mucho más allá de la industria automotriz noruega. Esperan nuevas reglas de la UE y cambios que deben aplicarse a toda la industria automotriz en Europa.

Se necesita un estándar más estricto para las reparaciones y mejores esquemas de garantía para la reutilización. En el taller de Tom Grønvolds “Bil-Demontering” en Brumunddal los costosos autos eléctricos aún deben ser triturados. Como el Tesla rojo que fue masticado en la prensa hidráulica. Entonces, ¿qué piensan en Tesla, se puede usar piezas usadas en los automóviles?

El director de comunicaciones Even Sandvold Roland en Tesla Noruega dice que no está prohibido. Pero él ve un gran desafío: la seguridad – Todos los autos modernos de hoy, incluidos los autos “fósiles”, tienen electrónica avanzada. Esto ayuda a prevenir colisiones y reducir los daños en caso de accidente – Una pieza de automóvil usada puede tener un historial desconocido. Es exigente averiguar si estos componentes importantes están completamente seguros e intactos, escribe en un correo electrónico a NRK. En el grupo de automóviles Møller, que vende carros golfistas electrónicos en Noruega, también se muestran escépticos.

La gerente de comunicaciones Anita Svanes dice que la intención de NRK en el experimento es bueno. Pero la sustitución de la batería es preocupante – Existen varios factores de riesgo. Puede ser peligroso usar una batería que no se haya examinado correctamente antes de insertarla en el automóvil.

El punto de partida de Møller es el deseo de reparar los daños, escribe Svanes en un correo electrónico. Pero la seguridad debe ser lo primero, esto tiene que ver con la trazabilidad. Es importante poder detectar si la batería necesitará actualizaciones futuras. El gerente general Bjørn Thomas Karlsen en el taller de Tom “E18 Skadesenter” dice que la reparación y el reemplazo de la batería en el e-golf se han realizado de manera responsable.

Él cree que el automóvil eléctrico rescatado es seguro de conducir. La industria del automóvil ha expresado su opinión. No será fácil para Noruega, la peor consumidora, pasar a una economía más circular: Tirar menos y haz que las cosas duren más como exige la UE en su nuevo plan de acción. Tom Grønvold está impaciente, pero se da cuenta de que llevará tiempo.

En su taller de Brumunddal, todavía hay un montón de coches eléctricos por desguazar. Todos tienen menos de cinco años. – Cada tercer coche eléctrico que recibimos podría haber sido reparado, cree Tom Grønvold. Él y sus colegas han escuchado todo el escepticismo antes: Que las piezas usadas no son tan seguras o pueden tener daños. Y admite que pueden ocurrir fallas con talleres poco serios. – Pero también debemos contribuir a que sea más atractivo comprar usado, dice Tom. Él cree que la garantía de las piezas usadas que vende debe ser mejor. De 3 a 6 meses es normal ahora y no es lo suficientemente bueno, pero aún así todo es como de costumbre. La grúa y la prensa hidráulica se ponen en marcha como cada día para meter coches de todo tipo en sus fauces de acero para triturarlos y aplastarlos.

Tom mira por encima de la fila de coches eléctricos que esperan su turno de morir. Allí viene un coche que vale un millón. Pronto también será más plano que una suela de zapato.

Trituradora o segmentadora en acción.

¿Quieres saber más sobre coches eléctricos averiados? Aquí está el primer episodio de la nueva serie de NRK “Sløsesjokket“. Trad.: “El Impacto del derroche”

Una muestra de los precios de partes usadas para autos eléctricos en Noruega.

Audi E-tron 2020. Batería de alta energía
Nuevo: 454.145 coronas (USD 50.500)
Usado 145.000 coronas (USD 16.100)


Audi E-tron 2020. Problema: carrocería (capó)
Nuevo: 37.592 coronas (USD 4.200)
Usado: 5.000 coronas (USD 560)


VW-EUP 2015. Problema: Motor eléctrico
Nuevo: 107.330 coronas (USD 11.900)
Usado: 7.450 coronas (USD 830)


VW E-golf 2016. Batería de alta energía
Nuevo: 291.315 coronas (USD 32.400)
Usado: 17.500 coronas (USD 1.950)


VW E-golf 2018. Faros LED
Nuevo: 23.875 coronas (USD 32.400)
Usado: 5.950 coronas (USD 1.950)


Kia Soul 2016. Puerta lateral
Nuevo: 12.242 coronas (USD 2.650)
Usado: 1.994 coronas (USD 611)


Kia Soul 2016. Batería de alta energía
Nuevo: 255.022 coronas (USD 28.340)
Usado: 25.000 coronas (USD 2.800)


Misubishi Outlander Hybrid 2017- GPS
Nuevo: 72.000 coronas (USD 8.000)
Usado: 6.500 coronas (USD 722)


Tesla Model S 2015. Capó
Nuevo: 12.345 coronas (USD 1.370)
Usado: 3750 coronas (USD 420)


Tesla Model S 2015. Paragolpes completo
Nuevo: 12.345 coronas (USD 1.370)
Usado: 2.500 coronas (USD 280)


Fuente: NRK.TV

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s