El capitalismo salvaje apunta al petróleo y el gas de Guyana.

Foto: Eco Atlantic.

Publicado: 28 de febrero de 2019 – Autor: Julian Lahai Samboma – Traducción: noruego.today

Julian Lahai Samboma “Acérrimo panafricanista, antiimperialista y revolutionary -Dr. Walter Rodney
El descubrimiento de petróleo frente a las aguas costeras de Guyana provocó especulaciones generalizadas sobre la pequeña nación sudamericana que se enfrentaría a un auge que podría financiar los esfuerzos de desarrollo. Sin embargo, es posible que sea necesario moderar ese optimismo si los detalles del acuerdo entre el gobierno de Georgetown y los gigantes petroleros son un indicio de lo que vendrá.

Ese fue el mensaje de Amanda Latimer, una activista contra el acuerdo energético de 2016 entre el gobierno y un consorcio multinacional encabezado por ExxonMobil. La activista canadiense, profesora de economía política en la Universidad de Kingston de Gran Bretaña, habló en el Foro Comunitario de la Sociedad Pan Afrikan (PASCF) en Brixton, al sur de Londres.

Esta antigua colonia británica se encuentra en la costa noreste de América del Sur. Limita al oeste con Venezuela y al este y al sur con Surinam y Brasil, respectivamente. También se la conoce como la “Tierra de los Seis Pueblos”, un tributo a su diversa mezcla de pueblos y culturas, incluidos amerindios, africanos, indios, chinos, portugueses y personas de herencia mixta. También es uno de los países más pobres de la región, con un ingreso per cápita promedio de US $ 4.000.

Es por eso que los grandes titulares sobre un “boom petrolero” que se acerca rápidamente son suficientes para hacer que el guyanés promedio se erice desde ya. Elija: “Exxon pone a Guyana en el mapa”, “¿Está Guyana preparada para un auge del petróleo?”, “Es probable que los descubrimientos de petróleo traigan cambios rápidos a Guyana” y, por último, pero no menos importante, “Guyana en crecimiento: “El auge de la energía costa afuera” (The Boom of Offshore Energy).

La producción comercial a gran escala está programada para comenzar el próximo año en el campo petrolero Liza, el primero de los 12 sitios de este tipo que se han descubierto y el primero en entrar en desarrollo. Está ubicado en un bloque costa afuera rico en petróleo de 6.6 acres conocido como los campos petroleros de Stabroek. Se espera que Liza produzca un promedio de 120.000 barriles por día (bpd) para 2020. Para 2025, cuando las fuentes dicen que se espera que cinco sitios estén en línea, se estima que la producción total alcanzará un máximo de 750.000 bpd.

Para cuando comience la producción, habrán pasado dos décadas después de que Guyana firmara un acuerdo de exploración con ExxonMobil y cinco años desde el descubrimiento inicial de petróleo en 2015. Los socios menores de Exxon en el consorcio de producción son la estadounidense Hess Corporation y Nexen Petroleum. , una subsidiaria de China National Offshore Oil Corporation. 

Superbeneficios para los gigantes petroleros, maní para la gente.

Los expertos dicen que puede haber hasta cuatro mil millones de barriles de petróleo recuperable bajo Stabroek, con ingresos de los depósitos combinados de petróleo y gas que ascienden a 200 mil millones de dólares. En comparación con las grandes cantidades que los principales productores de petróleo como Arabia Saudita o Rusia obtienen en ingresos petroleros, esas cifras pueden parecer modestas, pero representan una ganancia inesperada para un país pobre con una población de menos de un millón. 

La pregunta en boca de muchos es si Guyana realmente sacará provecho de esta bonanza predicha. Para los órganos imperialistas como el New York Times, lo hará, pero solo si los guyaneses dejan atrás su “larga historia de corrupción, rivalidad étnica, instituciones débiles y falta de innovación”. Esta es una referencia embellecida a los casos de corrupción y tensión racial en esta nación multiétnica.

Sin embargo, según muchos críticos, la razón principal por la que los guyaneses saldrán perdiendo en el contrato es que sus ganancias serán desviadas por Exxon y sus socios, a través de transacciones financieras raras y regulaciones de ganancias que las corporaciones multinacionales han negociado con los gobierno colonializado en Georgetown.

Como dijo Andy Higginbottom, también profesor de política de la Universidad de Kingston en su contribución:

“La cuestión es que es perfectamente legal, es parte del contrato que el gobierno firmó con Exxon y es un ejemplo típico de un acuerdo de producción compartida”. 

Latimer agregó:

“El desarrollo del sector petrolero de Stabroek hará que las grandes ganancias se destinen principalmente a las corporaciones, mientras que el pueblo de Guyana es el portador del riesgo real”.

Un acuerdo desvergonzado y explotador.

Exxon dice que destinó 500 millones de dólares iniciales, más 4.400 millones de dólares más para desarrollar el campo petrolífero de Liza. Pero muchos críticos acusan que estos altos costos son indefendibles, dado que los precios del petróleo se encuentran actualmente en niveles históricamente deprimidos. Sostienen que el consorcio liderado por Exxon está acumulando costos innecesarios, que luego se inflarán a través de los dispositivos de la “contabilidad creativa” y luego se “saldarán” contra los ingresos que deberían ir justamente al pueblo de Guyana.  

Esto es lo que dijo Latimer en relación con ese tema:

“El desarrollo tiene lugar en un momento de bajos precios del petróleo y la factura de los costos de exploración y desarrollo se cargan sobre el estado y el pueblo de Guyana”. 

“Este acuerdo de ExxonMobil con Guyana abre nuevos caminos descaradamente”

agregó el hermano Cecil Gutzmore del PASCF, quien presidió el evento.

Si bien el gigante petrolero ha prometido rendimientos a los accionistas del 20 por ciento, retendrá el 75 por ciento del valor del petróleo crudo producido y vendido cada mes. El 25 por ciento restante se repartirá a partes iguales entre el consorcio y el gobierno. Exxon y sus socios también disfrutarán de abundantes exenciones de impuestos, que incluyen cero aranceles aduaneros e impuesto al valor agregado sobre las materias primas, así como repatriación sin restricciones de capital, ganancias y dividendos.

La guinda de este delicioso pastel neocolonial es que Guyana solo recibirá pagos de regalías del 2 por ciento. Esta miserable cifra se compara muy desfavorablemente con, por ejemplo, la vecina Surinam, que recibe el 7 por ciento, y otros productores de petróleo neocolonialistas como Angola o Nigeria. 

El Dr. Higginbottom se hizo eco de las posiciones de Latimer sobre el tema durante su contribución al evento muy concurrido, y agregó que:

cualquiera en la audiencia que se preocupara por el bienestar del pueblo guyanés debería unirse a la campaña para forzar un replanteamiento de “este acuerdo petrolero explotador”.

Un índice elocuente de que el acuerdo es desastroso para los guyaneses es el hecho de que incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) instó al gobierno de Georgetown a adoptar una línea más dura. “Los acuerdos de producción compartida existentes parecen disfrutar de tasas de regalías muy por debajo de lo que se observa a nivel internacional”, dijo ‘el socio en el crimen’ del Banco Mundial en un comunicado. Usted sabe que este acuerdo debe apestar a las alturas cuando incluso la principal agencia neocolonial encargada del deber de desviar la riqueza de los pobres a los países ricos puede plantear tal objeción.

Como se informó en los medios internacionales en ese momento, fue el FMI el que obligó al gobierno guyanés en 2017 a revelar detalles del acuerdo, después de que se negaran a publicarlos, escondiéndose detrás de la hoja de parra de las “preocupaciones de seguridad nacional”. Esto debe ser parte de lo que aludía el New York Times cuando mencionaba la “larga historia de corrupción” del país. Pero, dado que este caso particular de corrupción involucró a funcionarios locales en connivencia con los gigantes petroleros para ocultar los turbios detalles de la explotación neocolonial de las masas, el órgano imperialista burgués no vio ningún interés en indagar esta historia de una manera honesta.

Se invoca el legado de Walter Rodney.

Observaremos de pasada que este rayo de sinceridad inusual del FMI no es un ejemplo de que esta institución neocolonial se esté volviendo loca. ¡Prohibido pensar! Era un truco de prestidigitador tradicional y un ejercicio oportunista de relaciones públicas todo en uno. No quitó nada de su función central y su razón de ser un ente explotador. Esto se deduce fácilmente del hecho de que el organismo que yo llamo el “Fondo Monetario Imperialista” no ha considerado necesario condenar el aspecto de reparto de ingresos del acuerdo, según el cual Exxon expropiará cerca del 90 por ciento del valor del petróleo crudo succionado del fondo del mar. 

He basado esa conclusión en una hipótesis de la investigación del Dr. Higginbottom. Según sus proyecciones, si los socios se apegaran estrictamente a la letra del acuerdo, Exon se “llevaría a casa” US $ 3.460 millones de los primeros US $ 4.000 millones del valor del petróleo producido, dejando sólo US $ 540 millones para los guyaneses.

El acuerdo también carece de las salvaguardas ambientales adecuadas, advirtieron los críticos, por temor a que podamos ser testigos de desastres que rivalicen o incluso eclipsen el desastre minero de Omai. El incidente de Omai tuvo lugar en 1995 bajo el gobierno neoliberal de Cheddi Jagan, cuando las operaciones de extracción de oro derramaron miles de litros de cianuro en los ríos Esequibo y Omai.

Latimer dijo: “Guyana ha estado cerca de esto antes, y la gente de Guyana en el extranjero y en casa debería, con razón, desconfiar de otra astuta promesa de ‘desarrollo’ sobre la base de la riqueza natural del país”.

El activista concluyó con el mensaje de que la salvación económica para el país no llegará a través del capital brasileño, las empresas petroleras estatales chinas o las corporaciones multinacionales europeas o estadounidenses: “Deberíamos mirar los argumentos de Walter Rodney sobre el desarrollo capitalista en el neocolonialismo moderno y el contexto y las perspectivas de una alternativa que surge en el antiimperialismo revolucionario y la solidaridad”.

La presentación fue bien recibida por la animada audiencia. Posteriormente hubo una sesión de preguntas y respuestas y contribuciones. El título de la presentación fue “El capitalismo salvaje en el nuevo sector petrolero costa afuera de Guyana: Fatiga del desarrollo en el sistema imperialista”. Fue presidido por el hermano Cecil Gutzmore del PASCF.


NOTA de la redacción de noruego.today:
Guayana Esequiba, es zona en reclamación. Aproximadamente las tres cuartas partes del oeste del país son reclamadas por Venezuela, específicamente 159 542 km², lo que representa el 74,21 % del territorio. Fuente: Wikipedia.

Ver video referencial.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s