El miedo como arma: cómo el gobierno británico utilizó tácticas encubiertas para asustar a la población.

Videos y sucesos destacados.

“Estamos bombardeados con dosis diarias masivas de muertes y contagios por el corona. Esto se hace deliberadamente para crear miedo y obediencia”, dicen los psicólogos británicos.


Publicado: steigan.no – 5. Abril de 2021 – Trad.: noruego.today

Las ‘estrategias psicológicas’ del gobierno británico para manipular el comportamiento de un público desprevenido podrían ser contraproducentes y provocar daños a largo plazo, afirman los expertos.

Esto escribe el periódico británico The Telegraph. El artículo se encuentra aquí. Viene de las críticas cada vez más fuertes de psicólogos británicos y otros profesionales. De su documentación se desprende que el gobierno británico ha librado una verdadera “guerra psicológica” contra sus propios ciudadanos para conseguir que obedezcan órdenes. La guerra psicológica se ha librado sin control externo y con estrategias psicológicas ocultas que han hecho casi imposible que las personas se protejan de la influencia diaria masiva, -dicen destacados psicólogos. Aquí solo hemos traducido algunos extractos del artículo para dar a los lectores una idea del alcance de las críticas que surgen.

“Un experimento psicológico sin igual”.

“El fracaso de la respuesta a la pandemia de Gran Bretaña no es difícil de ver, pero por un lado, el éxito del gobierno es innegable: persuadir a una nación ansiosa de permanecer encerrada durante gran parte del año pasado. La dieta diaria con estadísticas sobre muertes, hospitalizaciones y casos de Covid ha sido tan eficaz que el cumplimiento del encierro ha ido mucho más allá de lo que esperaban los ministros. Pero el problema con el miedo, como dijo el viernes un científico de conducta social, es que “no se puede encender y apagar con solo presionar una tecla”.

Si intimidar al público fue una táctica deliberada, o no, ha sido tema de intenso debate, y decenas de psicólogos han acusado a los ministros de utilizar “estrategias psicológicas ocultas” para manipular el comportamiento público. Creen que el gobierno, asesorado por expertos en conducta social, ha enfatizado la amenaza de Covid sin analizar el riesgo en un contexto suficiente, dejando al país en “un estado de mayor ansiedad”. También afirman que “los niveles inflados de miedo serán responsables de la muerte de “miles de personas con enfermedades no del Covid que están demasiado asustadas para ir al hospital”. Les preocupa que el público británico haya sido objeto de un experimento masivo en el uso de estrategias que operan “por debajo de su nivel de conciencia”, por lo que han presentado una queja formal ante el organismo supervisor profesional que ahora determinará si los asesores del gobierno han roto las normas éticas de la profesión.

Una de las pruebas más importantes citadas por quienes se han quejado de tácticas “ocultas” proviene de un documento filtrado elaborado por el Grupo Asesor Científico para Emergencias (Sage) al inicio de la pandemia hace un año. Un documento con fecha del 22 de marzo de 2020 escrito por el Grupo Científico de Comportamientos de Influenza Pandémica
(SPI-B) decía:

“Un número significativo de personas todavía no se siente lo suficientemente amenazadas personalmente. Estas pueden sentirse tranquilas por la baja tasa de mortalidad en su grupo demográfico, p. ej. la edad. Por tanto el nivel percibido de amenaza personal debe ser elevado entre aquellos que son reacios mediante el uso de mensajes emocionales contundentes. Para ser eficaz esto también debe empoderar a funcionarios para informar lo que la gente tiene que hacer para reducir la amenaza”.

El mismo documento presentaba una lista con 14 opciones para “los medios de comunicación para así aumentar la sensación de amenaza personal”, una táctica que se considera de “alta eficiencia”, aunque los efectos de finales “podrían ser negativos”. Algunos participantes de S.A.G.E ahora admiten que se sienten “avergonzados” por tal consejo. Un miembro de Sage dijo:

“Los cudadanos británicos ha sido sometidos a un experimento psicológico no evaluado sin que se les haya advertido de qué se trata. Esto es para manipular la conducta colectiva en la dirección que ha decidido una élite, despreciando si es correcto o ético”.

El miembro de Sage dijo que los informes de SPI-B no tienden a ser “revisados” por Sage, porque “los miembros principales de tal instituto no están muy bien equipados para evaluarlo, ni tampoco tiene científicos del área social”.

Agregaron: “Cuando alguien de SPI-B dice que tenemos que aumentar el miedo y mantenerlo, no habían vacilaciones al principio, y la mayoría de las preguntas provenían de afuera, no de adentro de nuestra institución”.

Gary Sidley, un psicólogo clínico jubilado del Servicio Nacional de Salud británico dijo: “Es como si hubiera alguna industria alrededor del tratamiento de las pandemias, y eso excluye las voces de los subalternos”.

“Existe una creciente preocupación en mi profesión sobre el uso del miedo y la vergüenza como impulsores del cambio de comportamiento”.

Sidley estaba tan preocupado que él y 46 colegas escribieron a la Sociedad Británica de Psicología (BPS) acusando “preocupaciones sobre las actividades de los psicólogos estatales en su tarea de obtener apoyo colectivo para las restricciones que se aplican por el coronavirus.

La carta agrega:

“Nuestra opinión es que el uso de estrategias psicológicas encubiertas – que funcionan por debajo del nivel de conciencia de la gente – para “llevar” a los ciudadanos a adaptarse a una política discutible de salud pública sin precedentes plantea profundas cuestiones éticas”.

Un tercio de los británicos pensó que más de 6 millones murieron por el Covid.

“En julio del año pasado, una encuesta realizada por la consultora Kekst CNC encontró que casi la mitad de los encuestados creía que Covid había matado al 1 por ciento de la población británica, equivalente a más de 600.000 personas, cuando el número real en ese momento era de 44.000 . Casi un tercio de los encuestados creía que entre el 6 y el 10 por ciento o más de la población había sido muerta por Covid, lo que significaría hasta unos 6,6 millones de decesos”.

“Laura Dodsworth, quien pasó el año pasado investigando este tema para un próximo libro llamado “A State of Fear: How the UK Government Weaponised Fear during the Covid-19 Pandemic, (Trad.: Un estado del miedo: Cómo el gobierno del Reino Unido usó el miedo como arma durante el covid-19), dijo:

“He entrevistado a personas que han estado paralizadas por el miedo, personas que han sido desanimadas del suicidio y personas que han desarrollado agorafobia. “El problema con el miedo es que desplaza el pensamiento racional. Te vuelves más dependiente de los mensajes públicos, lo que te da más miedo, lo que te hace aún más dependiente de sus mensajes y crea un bucle apocalíptico, un círculo vicioso que se intensifica constantemente. Nos olvidamos de cómo analizar el riesgo”.

“Un informe de la Universidad de Nottingham el año pasado sugirió que el miedo incluso podría conducir a más muertes por Covid, porque la mala salud mental debilita el sistema inmunológico. El informe decía:

“Es bien sabido que cuando las situaciones negativas del estado de ánimo persisten a lo largo del tiempo se produce una desregulación de los sistemas fisiológicos implicados en la regulación del sistema inmunológico. Por lo tanto, existe una gran posibilidad de que el daño psicológico infligido por la pandemia se transforme en daño físico. Esto puede incluir una mayor susceptibilidad al virus, peores resultados si se infecta o, de hecho, una peor respuesta a las vacunas del futuro”.

“Lord O’Donnell, quien era secretario del gabinete de gobierno cuando se creó el Behavioural Insights Team, (Trad.: ‘Equipo de observación de conductas’) más conocido como ‘Nudge Unit’, (Trad.: Unidad de empuje) es uno de los que creen que el gobierno mal informó sus mensajes sobre el Covid. Él dijo:

“Es posible que nos hayamos concentrado tanto en el Covid que hemos asustado a la gente para que no vaya a un hospital. «Todas las noches tienes muertes, casos, pacientes en los hospitales, y no ves los costos económicos o las consecuencias indirectas de no poder tomar biopsias, etc. Esto se presenta solo como un caso médico interno.

También detesto el término distanciamiento social, cuando lo que quieren decir es “distanciamiento físico”. No queremos que la gente se distancie socialmente, queremos reuniones sociales”.


Leer el artículo original y en extenso aquí.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s