El inventor de la vacuna de ARNm: “Es hora de detenerse y ver lo que está pasando”.

Videos y sucesos destacados.

Conversación del dr. Robert Malone, inventor de la vacuna de ARNm, con colegas sobre sus puntos de vistas.
(Para obtener los subtítulos en español: ir a la rueda dentada en YouTube y marque “subtítulos”. Luego elija traducir automáticamente y marque ‘español’).


Publicado en: steigan.no – Fecha: 29/06/21 – Traducción: noruego.today – Enlaces opcionales al español –

El Dr. Robert W Malone inventó la vacuna de ARNm cuando estaba en el Instituto Salk en 1987-88. Continuó esta investigación en Vical en 1989 donde diseñó los primeros experimentos ‘in vivo’ con ratas y otros mamíferos. Las primeras descripciones de patentes para la vacunación con ARN y ADN fueron escritas por el Dr. Malone en 1988-1989. El Dr. Malone también fue el inventor de las vacunas de ADN en 1988 y 1989. Aquí dirige una fuerte advertencia contra el uso acrítico de las vacunas experimentales que está ocurriendo en todo el mundo, y lo hace como investigador de vacunas y partidario de las vacunas.

Por Robert W Malone, TrialSiteNews. Extracto.

Le doy este breve ensayo a la comunidad de TrialSite porque está involucrado o al menos interesado en la investigación clínica en humanos. Como antecedente, comprenda que soy un especialista y partidario de vacunas, así como el inventor original de la tecnología central de la vacuna de ARNm (y la vacuna de ADN). Pero también tengo una amplia formación en bioética de la Universidad de Maryland, el Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed y la Escuela de Medicina de Harvard y que el desarrollo clínico avanzado y las cuestiones regulatorias son competencias fundamentales para mí.

Antes de examinar los fundamentos bioéticos de las políticas y prácticas actuales que subyacen al despliegue experimental de la vacuna COVID en muchas naciones occidentales, permítanme comenzar compartiendo algunas pruebas de primera mano del mundo real.

Estuve conversando con un médico de atención primaria canadiense la semana pasada durante unas horas. Contó la historia de seis (en su opinión) casos clínicos muy inusuales de efectos secundarios posteriores a la vacunación que ha observado personalmente en su práctica al vacunar a sus pacientes con el producto de la vacuna de ARNm de Pfizer. Recuerde que fueron los médicos canadienses, quienes actuaron por su cuenta, quienes utilizaron la Ley de Libertad de Información (FOIA) para obtener acceso a la vacuna IND de Pfizer (Pfizer supuestamente NO realizó las pruebas estándar en animales exigidas por la Perform Industry Standard Animal Testing antes de las pruebas clínicas de ARNm).

Lo más alarmante para mí fue que mi colega, que es médico clínico de atención primaria, me dijo que cada uno de estos casos se informó de acuerdo con los canales adecuados en Canadá y que todos ellos, sin una investigación significativa, fueron sumariamente determinados por las autoridades de NO estar relacionados con la vacuna. Además, me informó que cualquier médico de cabecera en Canadá que dé a conocer públicamente tener preocupaciones con respecto a la seguridad de las vacunas está sujeto a una tormenta de burlas por parte de los médicos académicos y al posible despido de su empleo (medicina socializada controlada por el estado) y la pérdida de la licencia de práctica.

Esta es la censura en la época del COVID. Pero, ¿a qué le temen los ‘mandamases’ oficiales de salud pública? ¿Por qué es necesario suprimir la discusión y la divulgación completa de información sobre el ARNm y el riesgo de seguridad? Analicemos a fondo los datos de reacciones adversas relacionadas con la vacuna. ¿Existe información o patrones que se puedan encontrar, como hallazgos recientes de señales de miocardiopatía o señales de reactivación de virus latentes? Debemos contratar a los mejores expertos en bioestadística y expertos en equipos de medición para examinar estos datos, y los resultados deben deben ponerse a disposición del público de inmediato. Ponga atención y tómese el tiempo para explorar la bioética subyacente de esta situación conmigo.

Creo que a los ciudadanos adultos se les debe permitir tener libre albedrío, libertad para elegir. Esto es especialmente cierto para la investigación clínica. Estos productos de vacunas de ARNm y virus recombinantes siguen siendo experimentales en este momento. Además, trabajaremos en ciencia y medicina estrictas y basadas en hechos. A menos que se realice una evaluación rigurosa y transparente de la reactogenicidad de la vacuna y los efectos secundarios que ocurren después de la vacunación, nosotros (salud pública, investigación clínica y la comunidad de desarrolladores de vacunas) arriesgamos caer directamente en las manos de los memes anti-vacunas y confirmamos muchos de sus argumentos.

La supresión de la información, la discusión y la censura directa sobre estas vacunas COVID actuales, que se basan en tecnologías de terapia génica, arroja una mala luz sobre todo el negocio de las vacunas. En mi opinión, la audiencia adulta puede manejar la información y las discusiones abiertas. Además, debemos revelar todos los riesgos asociados con estos productos de investigación experimental.

Lea el resto del artículo aquí.

Artículo relacionado: (Debería Ud. ser vacunado/a?)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s