11. 09.2001/WTC: el embuste que todavía se acepta como verdad.

Videos y sucesos destacados.

Publicado en midt i fleisen por Terje M – Traducción: noruego.today

Han pasado veinte años desde los ataques terroristas que cambiaron el mundo el martes de septiembre de 2001. Durante 20 años, dos “verdades” que no se pueden reconciliar se han enfrentado. La versión oficial marca la única “verdad”, como se plasma en el informe de la comisión del 11 de septiembre. Según él, Osama bin Laden y su red terrorista son responsables de los ataques del 11 de septiembre. La segunda “verdad” se encuentra en términos como “terrorismo de Estado” y “operaciones bajo bandera falsa”. Mathias Bröckers, cofundador de taz y autor de best-sellers, fue uno de los que cuestionó la versión oficial de los atentados en Nueva York y Washington desde el principio.

Nueva York 11 de septiembre –
Marcus Klöckner entrevista a Mathias Bröckers (Alemania)

Mathias Bröckers, han pasado casi 20 años desde el “11. se septiembre”. ¿Quiénes fueron los responsable de los ataques?

Esto realmente no se ha comprobado hasta el día de hoy

A pesar de que hay una acusación, que es el informe de la Comisión de Investigación del 11 de septiembre – que culpa a Osama bin Laden y 19 “secuestradores” por el crimen, ningún tribunal ordinario ha evaluado la validez de estas acusaciones.
El testigo clave de la responsabilidad exclusiva de Bin Laden y los “secuestradores”, Khalid Sheikh Mohamed, fue sometido a seciones del ‘submarino (o waterboarding) 182 veces en Guantánamo antes de dar su testimonio.

La Santa Inquisición española

Incluso “La Santa Inquisición” después de la publicación de Cautio Criminalis escrita por el jesuita Friedrich Spee a mediados del siglo XVII, se abstuvo cada vez más de impulsar pruebas de demonios y brujas por la fuerza, pero desde el 11 de septiembre, los métodos de “El martillo de las brujas” (“Heksehammer)”, vuelve este a estar de moda desde los años 1486. Y después del ultimátum de George W. Bush “Con nosotros o con los terroristas”, volvemos a la versión original: “es una herejía muy grande no creer en lo que hacen las brujas” y los que no creen en las acciones del diablo (es decir Osama) también ellos están poseídos por él (osea son “terroristas”).

Proceso a presuntos acusados de herejía.

Antes de entrar en lo de los ataques a las torres, hablemos de lo que se desencadenó ese día en septiembre de 2001, lo que significa y cómo está conectado con él. El 11 de septiembre no fue solo el comienzo de la “Guerra contra el terrorismo” global, es decir, “la guerra contra todo terrorismo”. El 11 de septiembre tuvo efectos enormes en varios niveles que todavía se pueden sentir hoy.

El día le dio al llamado Proyecto para un Nuevo Siglo Americano (PNAC) el “evento catalizador” que este grupo de expertos, con muchos miembros de la administración Bush en 1999, sintió que era necesario para un rearme militar masivo para un “dominio global en todas las áreas” contra la población civil mundial.

Con la desaparición del gran enemigo de la Unión Soviética y el comunismo, el complejo militar-industrial se vio amenazado con una pérdida significativa de volumen de negocios, que no podría mejorarse sin una nueva amenaza importante. Desde entonces, el terrorismo se ha cobrado la vida de más de 800.000 personas y han destruido muchos países. Estas guerras asesinas son sin duda el efecto más trágico de los ataques el 11/9. Además, el “terror” del diablo-fantasma tenía la ventaja de que no sólo se le puede combatir en el extranjero, sino también en casa, con un rearme masivo para monitorear y controlar a toda la población. El parlamento después del 11/9 dio a los servicios secretos y a la policía oportunidades para espiar y escuchar a escondidas, así como se hacía antes “escuchar y espiar” por la Stasi en la RDA. Claro que el modo de los alemanes era como un juego de niños comparado con el de los norteamericanos de USA, según las más recientemente revelaciones que Edward Snowden ha publicado.

Al principio de las secuelas de los ataques 11/9, se formaron personas individuales y grupos en Internet que cuestionaban fundamentalmente lo que estaba sucediendo en Estados Unidos.

De repente estaba ahí, la batalla entre los medios establecidos y los formatos alternativos. Aunque esta “batalla” entre diferentes visiones de la realidad existía antes, incluso antes de Internet, el alcance ahora ha cambiado, ¿verdad?

Internet estaba todavía en su infancia en 2001. La mayoría de la gente todavía obtenía su información de los medios tradicionales. La investigación en Internet todavía era relativamente desconocida para los periodistas, y los periódicos y estaciones de radio para los que yo trabajaba en ese momento no querían tener nada que ver con las preguntas y las evidencias que encontré durante mi investigación inicial.

Y casi no había “formatos alternativos” con un cierto rango, incluso el periódico de izquierda TAZ, que ayudé a establecer como editor en la década de 1980 había cambiado, como los Verdes (De grönne) que se pasaron a los Estados Unidos y la OTAN despues de la guerra en Yugoslavia. Lo que se publicó en internet quedó fuera del radar de los grandes medios, la “lucha” por la interpretación de los hechos se dio mayoritariamente solo en comentarios y blogs en internet, que, sin embargo, no fueron utilizados por lasa masas como Facebook & Co hoy, sino más bien por nerdos y fanáticos de las tecnologías de la información.

-Entonces tú estabas adelantado. Publicaste una serie de artículos que examinan las inconsistencias y discrepancias. El hecho de que tomaras una posición también te afectó. ¿Que pasó despues? ¿Y cómo te sigue afectando hasta el día de hoy tu confrontación pública del 11 de septiembre?

El 11 de septiembre de 2001, como en meses anteriores, estaba escribiendo un libro sobre conspiraciones. En 1999, publiqué “Lexicon of Conspiracy Theories” traducido, escrito por Robert Anton Wilson, autor de “Illuminatus”, la novela de conspiración más famosa e ingeniosa de todas. Cuando la editorial quiso otro libro sobre el tema y Robert estaba gravemente enfermo me propuse por mi cuenta utilizar el material histórico para mostrar las propiedades, estructuras y usos generales de la teoría de la conspiración.

Entonces, cuando se trataba de conspiraciones y teorías de conspiración, yo estaba “caliente”, por así decirlo.

De hecho, estuve profundamente involucrado en un tema que se volvió muy relevante durante los ataques del 11 de septiembre. Me sentí como un arqueólogo que de repente pudo observar su campo de estudio en vivo y en la naturaleza: el crimen del siglo y “la realización de …” una teoría de la conspiración en vivo por televisión. Por la mañana había señalado: “Las teorías de la conspiración reducen los eventos complejos a un chivo expiatorio y se utilizan con fines propagandísticos”.

El nombre de Osama Bin Laden se escuchó rápidamente en los medios

Apenas una hora después de los ataques, fue nombrado sospechoso, y durante la tarde y la noche ya estaba claro que solo él podía ser el autor. Y con las “huellas de los elefantes” en el aeropuerto – la maleta del “líder” Mohamed Atta con el Corán, el testamento y el manual de Boeing – el trasfondo “islamista” también era bastante claro. El hecho de que cada editorial de novelas criminales le diera al guionista de una trama tan predecible una crítica aplastante no le restó mérito al éxito de la historia: el gobierno de EE. UU. se salió con la suya en los reality shows con medios que estaban casi en línea con ella. El gigantesco horror de la masacre y el colapso de los rascacielos del WTC había evocado, gritado por un chivo expiatorio y una solución, y George W. lo sacó – como la “Ley Patriota” – del cajón: “Bin Laden” y “guerra”. Sin mi mirada, que estaba dirigida a prestar atención a la reducción de la complejidad, los chivos expiatorios y la propaganda, probablemente, como la mayoría de la gente, no habría tenido muchas dudas sobre la historia para empezar. Pero después de una hora me di cuenta de que algo andaba mal aquí. Y escribí un artículo sobre eso al día siguiente. Que habría una serie de 57 episodios – todavía disponible: “La conspiración del WTC” – no estaba planeada, pero debido a que el resto de los medios ahora estaban ciegos y sordos y convertidos a repetidores de la administración Bush, no tuve otra opción, porque las inconsistencias eran obvias y no disminuían, al contrario.

-Tus artículos permanecieron fuera del radar de los medios para empezar, ¿verdad?

Mathias Bröckers:
Sí, en gran medida. Sólo cuando las enormes inconsistencias y contradicciones en la versión oficial del 11/9 se imprimieron en blanco y negro en el verano de 2002 se convirtieron en un escándalo, o más correctamente: no fueron las preguntas abiertas y los antecedentes no resueltos los que se convirtieron en escándalo, sino yo, el mensajero. Se utilizó el enfoque habitual: condena y difamación, en este caso como un “teórico de la conspiración” antiamericano, antisemita y antirracional. No había hecho ni difundido ninguna teoría sobre los atacantes y los perpetradores, pero solo probé sobre la base de muchos hechos indiscutibles que la historia oficial es una teoría de la conspiración NO demostrada.

Hablemos de los ataques como tales. Mientras tanto, ha crecido una nueva generación, que en el momento de los ataques era muy joven o aún no había nacido. ¿Cómo le explicaría Ud. el 11 de septiembre a esta generación?

Al igual que mi generación, si es que les interesara la política y la historia, explicaba la “Radioemisora ​​Gleiwitz” o “Golfo de Tonkin”: como una “operación bajo bandera falsa” que demostraba y justificaba una guerra de agresión. El general Wesley Clark, recientemente retirado de cuatro estrellas, que había comandado las Fuerzas Armadas de la OTAN en Europa hasta 2000, se sorprendió cuando visitó el Pentágono poco después de los ataques y un viejo colega del Estado Mayor Conjunto lo encontró y lo arrastró a la oficina: “Acabo de recibir esta nota de la Oficina del Ministro de Defensa, y dice aquí que atacaremos a siete países y golpearemos sus gobiernos dentro de cinco años. Comenzamos con Irak, y luego tomaremos Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán, siete países en cinco años”. El vicepresidente de Bush, Dick Cheney, anunció que el ambicioso calendario se retrasó bastante y dejó en claro que “la guerra durará más de una generación”.

Y una mirada al Medio Oriente muestra que todavía se está trabajando de acuerdo con el plan asesino. Incluso el supuesto portador de esperanza, Barack Obama, continuó como si nada arrojando más bombas durante su tiempo como presidente que Bush.

Tu libro actual “El mito del 11 de septiembre: un resumen del crimen del siglo 20 años después” tiene alrededor de 143 páginas. Además, hay más de 1100 páginas de libros que publicó en tres libros después del 11 de septiembre. Hay bastante material de lectura sobre un incidente que los principales medios de comunicación consideraron casi “completamente investigado” en una etapa muy temprana.

Estoy muy contento de que los libros de 2002, 2003 y 2011 se vuelvan a publicar sin cambios en una edición razonablemente completa. Hay documentos históricos que demuestran que el crimen del siglo no ha sido ni investigado ni resuelto, y la versión oficial de los hechos es una teoría de la conspiración infundada.

Tampoco sé la verdad sobre el 11 de septiembre, que solo se puede encontrar con un proceso legal adecuado, pero que nunca sucedió en el caso del 11 de septiembre. Cuando leí el material de hace casi 20 años para la nueva edición, realmente sentí como lo hicieron muchos lectores en ese entonces: “¡Este es un verdadero thriller!” En ese sentido, el libro es grueso pero emocionante de leer y, como antes, desafortunadamente no es un crimen de ficción, sino una documentación de la realidad histórica y un escándalo evidente: el desconocimiento de la industria de los medios en su conjunto, que simplemente arrojó por la borda sus cualidades críticas e investigadoras, y la completa torpeza de los intelectuales. Vieron a través de todas las mentiras del estúpido George W. Bush, pero la obvia mentira del 11 de septiembre fue aceptada como la verdad y ampliamente aceptada hasta el día de hoy.

Todos los que se ocupan del 11 de septiembre, los hechos, pero también los actores y finalmente el informe de la Comisión de Investigación, tienen por delante una avalancha de información.

-¿Cuáles son sus argumentos más sólidos en contra de la versión oficial?

Hace diez años, fui coautor con Christian C. Walther de un resumen de la acusación para una fiscalía inexistente. El resumen muestra 38 hechos que deben ser investigados. Se presenta información disponible y pistas y nombres de cuáles testigos deben ser llamados para recabar pruebas y qué documentos deben ser entregados para esclarecer los hechos respectivos. Este libro mostró todos los hechos empíricos y las pistas que apuntan a los sospechosos de estas acciones.

Nuestro trabajo no consistió en hipótesis sobre posibles hechos, sino solo en pruebas convincentes de que la versión oficial es incorrecta y que una (¡primera!) Investigación y toma de pruebas sobre una base estrictamente legal debe ser una prioridad. Aunque el Imperio de los Estados Unidos es demasiado grande para fallar (y también demasiado grande para encarcelarlo) y no está claro qué tribunal, qué “Comisión de la Verdad”, qué tribunal o qué futura comisión de historiadores puede llevar a cabo tal investigación.

En 2018 un “panel de consenso” de 23 expertos dirigido por el filósofo e investigador del 11 de septiembre, profesor David R. Griffin, enumeró nueve categorías en las que los hechos contradicen claramente la versión oficial: la destrucción de las Torres Gemelas (1), la destrucción del WTC 7 (2), el ataque al Pentágono (3), los vuelos del 11-S (4), las llamadas de los vuelos del 11-S (5), los ejercicios militares (6), el comportamiento de los líderes militares y políticos ( 7), Osama Bin Laden y los “secuestradores” (8), así como el uso de información privilegiada en las bolsas de valores (9). Las pistas en torno a cada uno de estos puntos revelan la narrativa oficial del 11 de septiembre como un engaño gigantesco, la fatídica madre de las noticias totalmente falsas del siglo XXI.

¿Qué más se puede decir?

En 2020 un estudio exhaustivo de la Universidad de Fairbanks en Alaska mostró que el tercer rascacielos, el WTC 7 de 174 metros de altura, que no fue golpeado por un avión, definitivamente no podría haberse derrumbado debido a la quema de muebles de oficina, como se afirmó oficialmente. .

Aunque el derrumbe del rascacielos parecía una “explosión controlada” desde el principio, no profundicé en esta cuestión hasta 2004, después de entrevistar al hombre que fue el último en escapar con vida del derrumbe de la Torre Norte: William Rodríguez, que estaba en su palco de conserjería con otros testigos. Habían notado una explosión en el sótano antes de la colisión en el piso 80 y llamaron a una ambulancia para un colega que salió del ascensor desde abajo con ropa en llamas.

El presidente le otorgó una medalla como “héroe del 11 de septiembre” por abrir una escalera cerrada con llave y salvar la vida de decenas de personas. Su demanda contra la administración Bush por conspiración y ocultación de hechos fue rechazada por el tribunal en 2006.

¿Qué pasa con el informe de la comisión de la investigación oficial?

Testigos como William Rodríguez y declaraciones de muchos otros testigos importantes no se incluyeron en absoluto, y las declaraciones clave del testigo clave Khalid Sheikh Mohamed de que Bin Laden y “Al Qaeda” eran los perpetradores se basan únicamente en registros de interrogatorios bajo tortura.

Cuando se publicó el informe en 2004, escribí una reseña titulada “Los conspiradores de Harry Plotters y las navajas de las alfombras del terror” y le di la calificación: “Núcleo mítico, estructura fabulosa, atmósfera aterradora es el informe de la Comisión del 11/9, tiene lo que se necesita para convertirse en un bestseller mágico”.

En este punto, supe que el Spirit Rector y autor principal del informe, el profesor Philip Zelikow, era un colega de confianza de la asesora de seguridad nacional Condoleezza Rice. Pero que también es, según la Universidad de Virginia, un experto “en la creación y mantenimiento de -en sus palabras-” mitos públicos “o” percepciones públicas “, que define como ‘creencias’ que uno acepta como verdaderas ( incluso si uno no lo sabe con certeza)” era desconocido para mí. Yo tampoco sabía que “en su labor académica (…) se ha especializado en lo que él llama ‘impronta’ y ‘conformación’ de eventos, que adquieren así un papel ‘trascendente’ y por tanto retienen su poder, aunque la generación que lo ha experimentado ya se ha ido”.

En el vigésimo aniversario, uno debe admitir sin celos que el creador de mitos y fábulas Philip Zelikow ha dominado esto con su prosa, la historia del informe del 11 de septiembre, atornillada por hechos y ficciones, ha canonizado e historizado con éxito los ataques, la duda es tabú …

Con el amable permiso de NachDenkSeiten. Mathias Bröckers es escritor y escritor, y uno de los fundadores de TAZ.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s