La derrota y la lección del siglo:-¿Son estos los que quieren guerrear con Rusia y China?

Videos y sucesos destacados.

Publicado en: steigan.no – 17.08.21 – Traducción: noruego.today

La derrota de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán es tan catastrófica, tan humillante y tan total, que es imposible expresar con palabras el defender esta miseria. Tan recientemente como el 15 de agosto, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que “esto definitivamente no es Saigón”. Poco después, pudimos ver imágenes de televisión que eran copias de las que vimos en 1975 cuando el personal estadounidense fue sacado de la embajada en helicóptero.

This combination photo shared by Human Rights Minister Shireen Mazari shows Americans being evacuated by helicopters in Vietnam's Saigon in 1975 (left) and Kabul in Afghanistan (right) this week. — Photos courtesy: Shireen Mazari Twitter
Esta foto combinada compartida por la ministra de Derechos Humanos Shireen Mazari muestra a estadounidenses siendo evacuados en helicópteros en Saigón de Vietnam en 1975 (izquierda) y Kabul en Afganistán (derecha) esta semana. – Fotos cortesía: Shireen Mazari Twitter

Pero Blinken tiene un poco de razón. Esto no es Saigón, ¡es mucho peor! El Wall Street Journal lo llama “Saigón con esteroides”.

Estados Unidos ha sido humillado delante de todo un mundo, y con Estados Unidos también toda la lamentable pandilla de los “voluntarios” a la que pertenece Noruega. Tanto Biden como el Comandante en Jefe de Estados Unidos han descrito a su oponente como un ejército guerrillero de 75.000 hombres mal equipado y mal armado. Cuando este ejército en sandalias hace que toda la ‘Libertad Duradera’ (Enduring freedom) de los Estados Unidos y el ejército afgano, “bien equipado, bien armado y bien entrenado” de 300.000 hombres se derrumben como el icónico castillo de naipes, se vuelve esto aún más humillante.

Los talibanes han mostrado al mundo entero lo que significa la palabra “tigre de papel”. Estados Unidos ha demostrado ser un tigre de papel. Es cierto que los bombarderos estadounidenses son capaces de destruir ciudades y países, pero son incapaces de derrotar a un ejército guerrillero decidido a defender su propia patria.

El mundo entero ha visto esto ahora, y el mundo entero está reflexionando de las lecciones que esto conlleva

Todo el mundo ha visto las impactantes imágenes del lamentable y trágico escape de Afganistán, donde la gente se ha aferrado a los aviones y luego ha caído a una muerte segura.

¿Qué nación del mundo puede confiar en Estados Unidos después de esto? (Sí, los políticos noruegos, por supuesto, se aferrarán a esta ilusión, pobrecitos. ¿No tienen nada más fuera de ellos en qué apoyarse?) Después de esto, ¿son sólo los notorios autoflageladores y tontos que quieren ser lacayos de los EE.UU?

En los cinco continentes los políticos en posición y en oposición ven cómo “la superpotencia más poderosa del mundo” sufre una derrota sin precedentes y lo que significa. Esto es, por supuesto, un desastre geopolítico para Estados Unidos. La humillación no es solo militar, es política y moral, y tendrá importantes consecuencias durante el resto de este siglo.

El periódico oficial chino Global Times capta el punto cuando advierte a los líderes de Taiwán y dice que deben “despertar de sus sueños” y darse cuenta de que sus defensas “colapsarán igual si Estados Unidos no viene a rescatarlos”.

El país que perdió en Afganistán está también en guerra con China y Rusia
Como es bien sabido, Estados Unidos ha definido a China y Rusia como sus enemigos, y lleva a cabo maniobras de guerra que se parecen mucho a ejercicios de guerra contra ambos países, ¡posiblemente al mismo tiempo! En este momento, se está llevando a cabo el ejercicio militar más grande de Estados Unidos en mucho tiempo. Recorre 17 zonas horarias y se conoce con el nombre de ‘Ejercicio a gran escala’ (Large Scala Excercise. Obviamente, está dirigido tanto contra China como a Rusia.

Según un comunicado de prensa del Comando de las Fuerzas de la Flota de EE. UU. la Marina de los EE. UU. ha iniciado un ejercicio masivo que será el más grande que hayan realizado en décadas.

El ejercicio, según el comando naval, se basa en escenarios destinados a “evaluar y perfeccionar los conceptos de guerra moderna” que incluyen operaciones marítimas distribuidas, operaciones de base avanzadas y operaciones navales en un entorno controvertido.

¿Conceptos avanzados?

Si cuando ni siquiera pueden predecir la derrota en Kabul hasta unos días antes de que ocurra, ¿qué tan avanzado están?

El general John Hyten, vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, se refirió a un ejercicio realizado en 2020, en el que dijo:

“Sin exagerar, pero lo hicimos completamente miserable”. (“Without overstating the issue, it failed miserably”). “El equipo rojo” que jugó con el oponente, “dio vueltas alrededor” del equipo azul. “Sabían de antemano lo que íbamos a hacer”.

Si Estados Unidos intentara algo tan loco como atacar a Rusia y / o China, es probable que el “equipo rojo” los rodeará, sí, y por fin entenderán lo que Kabul les demostró.

¿Cómo pudo pasar tan rápido?

La victoria relámpago de los talibanes sorprendió a todos, incluidos los talibanes. El hecho de que la mitad de Afganistán cayera en dos semanas y Kabul fuera tomada sin luchar, el guerrero islámico más optimista difícilmente lo habría imaginado en sus fervientes oraciones.

Stephen Bryen da una buena explicación de algunas de las razones en un artículo del Asia Times: ‘El fin irónico de la guerra en Afganistán’, donde señala que sin la Fuerza Aérea de Estados Unidos el ejército afgano comandado por USA se iba a pique.

Hasta la fecha los Estados Unidos tiene la fuerza aérea más avanzada y poderosa del mundo. Pero ésta es más adecuada para destruir ciudades e infraestructuras en países con cierto grado de desarrollo. Para decirlo en pocas palabras, deben tener algún objetivo que bombardear. Los talibanes no tenían armas pesadas ni ciudades ni una infraestructura complicada. Tenían muy poco que Estados Unidos les pudiera destruir.

Bryen escribe:

A diferencia de las guerras convencionales las fuerzas aéreas en Afganistán solo podrían desempeñar un papel único, a saber, rescatar a las fuerzas estadounidenses, de la coalición (OTAN) y afganas en combate cuerpo a cuerpo con los talibanes. Y también cuando era posible, bombardear a los terroristas islámicos. Ni el F-22 ni el F-35 fueron útiles en Afganistán, y donde el F-16 estadounidense se podía usar era para proporcionar principalmente apoyo ISR (inteligencia, vigilancia, mediciones de objetivos y reconocimiento).

Bryen también escribe que la Fuerza Aérea de Estados Unidos odiaba la guerra en Afganistán, precisamente por esa razón.

Cuando Estados Unidos retiró su apoyo aéreo el ejército afgano se derrumbó. Todo el mundo debe haberlo sabido. El ejército (US Army) mismo lo sabía hasta tal punto que en gran medida no se involucró en ningún combate, sino que depuso las armas, huyó o negoció un estado de armas y capitulación.

Esta debería ser una lección seria para otros que se han vuelto completamente dependientes del apoyo aéreo de EE. UU., y especialmente las SDF en Siria. Cuando Estados Unidos retire su fuerza aérea y la zona de exclusión aérea en el noreste de Siria, su supuesta “federación” también caerá como un castillo de naipes afgano.

Telesur comenta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s