La poco discutida crisis del nitrógeno y el fósforo.

Videos y sucesos destacados.

Publicado en: steigan.no -18. Octubre de 2021 – Traducción: noruego.today

Los recursos mundiales de fosfato están distribuidos de manera muy desigual. Sin fosfatos, no hay alimentos…

La mayor concentración se encuentra en el oeste del Africa (zona en disputa) -sector colorado-. El sector menor del ‘queso’: verde: China, gris: USA, blanco Jordania, amarillo: Brasil, celeste: Rusia.

Hay una crisis de nitrógeno y fósforo.

Rara vez aparece en los titulares, pero lo hará, porque se trata de vivir, de sobrevivir. Por un lado, la capa superior del suelo es drenada de estos nutrientes cruciales, y estos se llevan a los ríos y arroyos y terminan en el mar, donde crean grandes zonas muertas. Por otro lado, se drenan las fuentes de fósforo. No hay escasez de nitrógeno. Pero hay demasiado en las vías fluviales.

El suelo se agota si no se le suministra nitrógeno y fósforo

En épocas anteriores, esto se resolvió de diferentes maneras. En el siglo XVI, un alquimista alemán descubrió accidentalmente que el cuerpo humano y el esqueleto humano contiene fósforo. En el siglo XIX, el suelo en Gran Bretaña estaba tan agotado que los ingleses literalmente asaltaron los campos de batalla después de las Guerras Napoleónicas en busca de esqueletos, que molieron y usaron como fertilizante.

En el artículo ‘Los huesos de Waterloo’, Joe Turner habla sobre cómo las osamentas humanos de los campos de batalla en Europa se convirtieron en un producto de importancia estratégica en Gran Bretaña desde la década de 1820 en adelante. Pues habían enormes cantidades. En un solo día de esa guerra murieron unas 60.000 personas.

Batalla de Waterloo, 1815.
Traducción de:
El comercio de osamentas
(Publicado en el Morning Post en 1820.)
-Desde hace algún tiempo, los ingleses han comprado todos los huesos (humanos) que se pudieron recolectar de las dos marchas de Brandenburg en Pomerania y en los países vecinos. M. Boucher, dueño de barcos de Gross Merschleben fue comisionado de transportar 4.000 quintales de huesos (1 quintal=100 kg) a Hamburgo a cuenta de Gran Bretaña. Otros dueños de barcos de carga británicos se han sumado a llevar cargas igualmente considerables de huesos de animales, algunos aún estaban frescos con restos de piel y carne. Hubieron muchas conjeturas sobre cómo se iba a emplear una cantidad tan enorme de material animal, y algunos suponen que es para la preparación de fósforo o va para usarse en las refinerías. Otros afirmaban que era para calcinarse y así fertilizar la tierra en Inglaterra o en la India.-

Unos años más tarde, la tierra se agotó nuevamente y luego vinieron las guerras del guano.

Las potencias coloniales habían aprendido de los habitantes del Perú que usaban excrementos de pájaros, o guano, para fertilizar las tierras. Esto llevó a una carrera para obtener excrementos de pájaros (guano) en las islas del Océano Pacífico frente a las costas de América del Sur. En 1864, estalló la guerra entre España y el Perú recién independizado por las islas Chincha, ricas en guano. Algo más tarde, en 1879, estalló una guerra del guano similar entre Bolivia, Chile y Perú. La guerra avanzó y retrocedió durante muchos años y se dice que se cobraron unas 18.000 vidas.

La guerra del Pacífico fue un conflicto armado acontecido entre 1879 y 1884 que enfrentó a Chile contra los aliados Bolivia y Perú. Fue desarrollada en el océano Pacífico, en el desierto de Atacama y en las serranías y valles peruanos.

Pero tanto los huesos como los excrementos de pájaros se convirtieron en soluciones muy temporales a un problema importante.

El problema se resolvió primero con la ingeniosa solución de los noruegos Birkeland y Eide (en realidad, es el método Haber-Bosch) de fabricar fertilizantes artificiales utilizando energía y aire. En Noruega se produce con energía hidroeléctrica, pero a nivel internacional se trata de petróleo y carbón. Pero luego llega el final de la era del petróleo. Estas dos crisis se refuerzan mutuamente.

Al mismo tiempo, existe un gran problema con la fertilización excesiva. La agricultura industrial requiere el suministro de grandes cantidades de nutrientes al suelo. Esto viene sobre todo en forma de nitrógeno y fósforo.

El uso de fertilizantes ha duplicado el flujo de nitrógeno y fósforo al medio ambiente.

Ambos conducen a una gran contaminación del agua, dañan lagos y ríos y destruyen las zonas costeras creando grandes «zonas muertas». La manipulación humana del ciclo del nitrógeno es en realidad mayor que la manipulación del ciclo del carbono, y eso dice mucho. La actividad humana ahora convierte más nitrógeno reactivo para su uso que todos los procesos de la Tierra combinados. Gran parte de este nitrógeno reactivo termina en arroyos y ríos y a lo largo de las costas. Allí, la vida marina se altera y en muchos casos se erradica. No notamos estas lesiones a diario. Sólo cuando se destruye la vida en una parte del mar, los efectos nocivos se vuelven seriamente visibles. Y luego es demasiado tarde.

Mientras que el nitrógeno se encuentra en cantidades abundantes, el fósforo es un recurso escaso.

Se ha afirmado que la tierra tiene suficiente fósforo para el consumo de los próximos 400 años, pero investigaciones recientes dicen que el pico de fósforo puede llegar ya en la década de 2030 y que las fuentes de fósforo conocidas pueden agotarse en 50 a 100. años.

Lo que significa, dice la investigadora Dana Cordell del Instituto de Futuros Sostenibles de la Universidad de Tecnología de Sydney:

«Muy simple, sin fósforo no se pueden producir alimentos».

Los fosfatos se distribuyen de manera muy desigual en la superficie de la Tierra. Las principales fuentes se encuentran en Estados Unidos, China, Rusia, Marruecos y el Sahara Occidental (que aún están controlados ilegalmente por Marruecos). Marruecos y el Sahara Occidental probablemente tienen el 50 por ciento de las reservas mundiales.

La agricultura industrial tiene un gigantesco consumo excesivo de piensos y nitrógeno. El 80% del nitrógeno de los fertilizantes se pierde por escorrentía. (Se llama escorrentía o escurrimiento a la corriente de agua que se vierte al rebasar su depósitos o cauces naturales o artificiales). Un estudio de 2002 mostró que solo 14 moléculas de nitrógeno de 100 en fertilizantes artificiales se destinan a la producción de alimentos, el resto se convierte en contaminantes.

China ha prohibido ahora la exportación de fósforo. Esto ha contribuido enormemente a que los precios de los fertilizantes artificiales suban a tope.

Reciclaje siglo 19

Después de Waterloo los huesos de los combatientes (también animales) caídos en los campos de batalla en 1815, ya fuesen británicos, tropas francesas de Napoleón o prusianos de Blücher, fueron embarcados hacia el condado de Hull para usarlos como fertilizante de la tierra verde y agradable de Inglaterra. Y también se hicieron dentaduras postizas con dientes naturales para ser reutilizados para los vivos.

Fuente: dtnpf.com

ULTIMA HORA! (18.10.2021)

El precio de los fertilizantes nitrogenados se dispara en Dinamarca, 18. Octubre de 2021. Si bien la empresa Felleskjøpet Agri ha detenido la venta de fertilizantes en Noruega, el precio se está disparando en Dinamarca, entre otros lugares. El lunes por la mañana, YARA que fabrica fertilizante, aumentó el precio del fertilizante nitrogenado (N27) en Dinamarca a 600 euros por tonelada salida de fábrica. Para el agricultor, el precio será de NOK 6.400, (aprox. USD 752) por tonelada. Escribe Landbrugsavisen.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s