Denuncian horribles experimentos con perros en EE.UU.

Videos y sucesos destacados.

Viendo por dentro la bárbara industria de la experimentación bioquímica con perros.

ATENCION:CONTENIDO CON IMAGENES MUY TERRIBLES!

PUBLICADO EN: The Intercept por Glenn Greenwald 22 de nov 2021 – Trad.: noruego.today

La ira por la experimentación espantosa y médicamente inútil del gobierno de los EE. UU. con perros adultos y cachorros ha crecido rápidamente en los últimos dos meses. Ha surgido una coalición verdaderamente bipartidista en el Congreso para exigir más información sobre estos experimentos y denunciar el uso de los fondos de los contribuyentes para permitirlos. El 24 de octubre, veinticuatro miembros de la Cámara, nueve demócratas y quince republicanos, encabezados por la representante Nancy Mace, escribieron una carta mordaz al Dr. Anthony Fauci expresando «graves preocupaciones sobre informes de costosos, crueles e innecesarios experimentos financiados por los contribuyentes en perros encargados por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas”. Protestas similares se produjeron en el Senado por parte de un grupo encabezado por el senador Rand Paul.

La campaña para poner fin a estos experimentos indescriptiblemente crueles con perros y que son financiados por los contribuyentes ha estado en marcha durante años, mucho antes de que el Dr. Facui se convirtiera en un pararrayos político. En 2018, informé sobre estos experimentos bajo el título «BRED TO SUFFER (Trad.: «Criados para sufrir») en «Inside the Barbaric US Industry of Dog Experimentation» (Trad.: «Dentro de la bárbara industria estadounidense de experimentación con perros«). Ese artículo describía “una industria en gran parte oculta, mal regulada y altamente rentable en los Estados Unidos que tiene una función espantosa: «criar perros con el único propósito de experimentar a menudo una tortura, después de lo cual los perros son sacrificados porque ya no sirven».

Junto con el camarógrafo Leighton Woodhouse, también produje un reportaje en video de dos minutos que utilizó imágenes de laboratorios de experimentación filmadas por activistas del grupo de derechos de los animales Direct Action Everywhere para mostrar los horrores gráficos e insoportables a los que están sujetos estos perros. En nuestro informe, notamos la cruel ironía que impulsa cómo y por qué se seleccionan perros en particular para esta corta vida de sufrimiento y miseria y detallamos solo algunas de las barbaridades involucradas:

La mayoría de los perros criados y vendidos para la experimentación son de raza Beagle , que se consideran ideales debido a su personalidad dócil y de confianza humana. En otras palabras, los mismos rasgos que los han convertido en compañeros tan amorosos y leales de los humanos son los que mejor se explotan para manipularlos en los laboratorios. 

Perro de raza Beagle

A menudo el «paciente» se muere de hambre a propósito o se pone en un estado de sed severa para inducir un comportamiento en el que de otra manera no se produciría. Con frecuencia se los cría deliberadamente para tener enfermedades paralizantes e insoportables, o algunas veces se les da vida solo para sacarles sus órganos, ojos y otras partes del cuerpo extraídas y estudiadas siendo cachorros, y luego asesinadas rápidamente.

Los alimentan a la fuerza con detergentes para ropa, pesticidas y productos químicos industriales hasta el punto de vomitar y hasta morir. Se les inyectan patógenos letales como la salmonela o la rabia. Se les inyecta un edulcorante artificial en las venas que hace que los testículos de los perros se encojan antes de matarlos y desangrarlos. Se perforan agujeros en sus cráneos para que los virus puedan inyectarse en sus cerebros. Y todo eso es perfectamente legal.

La mayoría de estos perros, después de ser criados, son «desvocalizados», lo que el grupo de defensa NAVS describe como «un procedimiento quirúrgico que hace que sea físicamente imposible que el perro ladre». Aunque implica dolor y sufrimiento , el procedimiento evita que los perros griten de dolor. Como señalamos en ese artículo, los investigadores reconocen que pocos o ninguno de estos experimentos son realmente necesarios desde el punto de vista médico. Este artículo de opinión de 2016 en The San Diego Union-Tribune de Lawrence Hansen, profesor de neurociencia y patología en la Facultad de Medicina de la Universidad de California-San Diego, que una vez se dedicó a la experimentación con perros, explica por qué está tan avergonzado de haber participado dada su inutilidad médica.

Si bien numerosos grupos de defensa han estado trabajando durante años para frenar los abusos de estos experimentos, un grupo en especial: White Coat Waste Project , ha tenido un éxito particular como resultado de una estrategia innovadora. Los grupos de defensa saben cuán polarizada se ha vuelto la política estadounidense y que, como resultado, un requisito previo para el éxito es construir un movimiento que pueda atraer a personas de todas las ideologías, que se identifiquen con uno o ninguno de los dos partidos políticos, pero que se unan en defensa de valores y principios universalmente sostenidos.

White Coat ha logrado esto con gran éxito al fusionar la causa de los derechos de los animales (considerada durante mucho tiempo como asociada con la izquierda) con la oposición al gasto derrochador de los contribuyentes (una causa que resuena más en la derecha). El hecho de que el amor por los perros y los animales en general haya crecido en todos los grupos demográficos les permite unir a personas de todo el espectro, incluso en el Congreso, en apoyo de su causa. Suelen atraer a miembros del Congreso tanto demócratas como republicanos para que se unan a sus campañas para poner fin a la experimentación con animales financiada por los contribuyentes, y se financian casi en su totalidad a través del apoyo de base de pequeños donantes que proviene de la derecha, la izquierda y otros. Cada año, premian públicamente a miembros del Congreso “que han demostrado un liderazgo sobresaliente en la guerra contra el desperdicio, al exponer y detener U$D 20 mil millones en derrochadores experimentos con animales que son innecesarios y financiados por los contribuyentes”. Los honrados son siempre un grupo bipartidista de legisladores .

Más que cualquier otro grupo, es White Coat quien ha elevado la causa de detener estos horribles experimentos gubernamentales con perros y cachorros en la conversación política dominante. Y numerosos medios de comunicación, liderados por The Washington Post , han pasado años publicando perfiles halagadores sobre este grupo y sus innovadoras estrategias bipartidistas. En noviembre de 2016, por ejemplo, The Post publicó un informe sobre las actividades de White Coat, bajo el título: “¿Deberían los perros ser conejillos de indias en la investigación gubernamental? Un grupo bipartidista dice que no ”, lo que elogió al grupo y a sus activistas por ser una de esas raras historias de éxito en Washington que une tanto a la izquierda como a la derecha en torno a una causa común:

The Washington Post , 15 de noviembre de 2016

Ese artículo del Post detallaba cómo White Coat era un grupo que provenía de círculos políticos tanto republicanos como demócratas, y había formulado deliberadamente sus mensajes y objetivos para atraer a todos afiliados de la política:

No es casualidad que los miembros del Congreso que organizan el evento sean una pareja bipartidista. White Coat Waste enfatiza que no es una organización tradicional de defensa de los animales, sino que se enfoca en lo que dice que es un desperdicio del gobierno en tales «pruebas experimentales», lo que podría atraer tanto a los conservadores fiscales como a los activistas por los derechos de los animales. Su fundador, Anthony Bellotti, es un estratega republicano cuyo  perfil de LinkedIn  enumera la experiencia en la gestión de campañas contra Obamacare y la financiación federal de Planned Parenthood. El vicepresidente Justin Goodman trabajó anteriormente en la organización «Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA)».

“Nos oponemos a que los contribuyentes financien la experimentación con animales. Eso es todo”, dijo Bellotti. “No tomamos una posición sobre las pruebas de cosméticos más de lo que lo hacemos sobre la nutrición vegana”. En 2014, una encuesta de Pew encontró que el 50 por ciento de los estadounidenses se  opone al uso de animales en la investigación científica, con demócratas y liberales políticos un poco más opuestos que republicanos y conservadores.

“Encontrar formas efectivas de limitar las pruebas en animales innecesarias y costosas es bueno para los contribuyentes y es bueno para nuestros animales”. El republicano Ken Calvert dijo en un comunicado enviado a The Washington Post. “Como miembro del Comité de Apropiaciones que financia a estas agencias, ciertamente agradezco más análisis sobre lo que están haciendo las agencias federales en términos de pruebas en perros y otros animales. Espero colaborar con un grupo bipartidista de mis colegas en el Congreso para abordar este problema”.

A lo largo de los años de Trump, el periódico «The Post» continuó informando sobre el trabajo del grupo de manera halagadora, siempre enfatizando su agenda puramente no partidista y su capacidad para unir a la izquierda y a la derecha. Aunque The Post una vez se refirió a ellos como «un grupo de defensa de la derecha», White Coat ha sido descrito por el periódico durante años como un grupo por los derechos de los animales que une a todos los campos combatiendo el uso del dinero de los contribuyentes para experimentos que la mayoría consideraría moralmente reprobable. Después de todo, durante los años de Trump, protestaban por experimentos realizados por agencias controladas por la administración Trump, por lo que se alineaba perfectamente con la agenda política del The Post de halagar las opiniones de sus lectores liberales.

Un artículo del The Post de 2018 sobre White Coat describió cómo «una organización sin fines de lucro de derechos de los animales presentó una demanda federal el martes contra el Departamento de Agricultura de EE. UU., con información sobre experimentos durante los cuales miles de gatos han sido sacrificados en una instalación en Maryland». Un artículo del 2020 The Post describió a White Coat como «un pequeño grupo de vigilancia que ha generado una oposición bipartidista en el Congreso a la investigación con perros al argumentar que las pruebas experimentales federales con animales son un derroche de dinero de los contribuyentes». Un artículo del  The Post de 2018 sobre una campaña similar simplemente lo describió como «un grupo de derechos de los animales». Un artículo de la  publicación de 2017 describió el éxito de White Coat en la contratación de la renombrada primatóloga británica Jane Goodall para la causa de detener los experimentos crueles de la FDA en primates (simios), llamándolo «un grupo de defensa que dice que su objetivo es publicitar y poner fin a los experimentos con animales financiados por los contribuyentes».

Así que The Post , como la mayoría de los principales medios de comunicación, ha estado informando sobre los éxitos del Proyecto de Residuos de Bata Blanca de manera justa y favorable durante años. La mayoría de la gente en Washington y en los medios de comunicación considera que el éxito en salvar las divisiones entre la ciudadanía y los campos ideológicos es un objetivo deseable y positivo, y pocos grupos lo han logrado con tanto éxito como White Coat. Y así, junto con el apoyo público transideológico, el grupo ha sido prodigado hasta ahora con una cobertura mediática positiva.


Ahora todo ha cambiado

El funcionario del gobierno que supervisa las agencias que llevan a cabo la mayoría de estos horribles experimentos se ha convertido en un ícono liberal y una de las figuras más sagradas y protegidas de la historia política estadounidense moderna: el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas ( NIAID) y el Asesor Médico Jefe del presidente Biden. Muchos de los experimentos más horribles, incluidos los de perros y cachorros que ahora aparecen en las noticias como resultado del activismo de White Coat, son realizados por agencias bajo el mando de Fauci y están financiados por presupuestos que él controla.

El activismo de White Coat, que durante mucho tiempo había generado apoyo bipartidista y una cobertura mediática favorable, ahora pone mal al Dr. Fauci. Y como resultado, The Washington Post ha decidido reunir un equipo de reporteros para atacar al grupo, el mismo que el periódico elogió repetidamente antes de la pandemia de COVID, con el fin de difamarlo falsamente como un grupo extremista de derecha motivado no por una preocupación genuina por el bienestar de los animales o un derroche del gasto público, sino más bien por un deseo partidista, basado en la ideología del MAGA, (Trad.: «Make America Great Again») de atacar a Fauci.

Después de que White Coat proporcionó voluntariamente documentación cada vez más detallada sobre sus finanzas, se hizo evidente la historia ficticia que The Post intentaba fabricar: que se trata de un grupo de extrema derecha financiado con «dinero oscuro» de los grandes donantes del MAGA, motivado por un odio a la ciencia y al Dr. Fauci. Pero al tratar de fabricar esta historia falsa, The Post encontró un obstáculo bastante significativo: White Coat es financiado casi en su totalidad por pequeños donantes, ciudadanos de base que usan el sitio web del grupo para hacer donaciones.

No es sólo pasa en los EE.UU., sinó también en otros países:


¿Sucede ésto en su país? ¡Denúncielo, comparta y combátalo!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s