Estimado amante de las vacunas: ¡te han engañado!

Videos y sucesos destacados.

Hace unos años, Bill Gates, creador de la firma tecnológica Microsoft, ya había hecho vaticinios sobre los peligros biológicos que tendría que enfrentar la humanidad. ¿Casualidad o causalidad?

Por: steigan.no -18. Diciembre de 2021 – Trad.: noruego.today – Gráfico superior de: Dominika Great

La vacuna no te devuelve la libertad, te convierte en un adicto a las vacunas. Unámonos contra un enemigo común.

-En estos días, estamos experimentando una explosión de discursos de odio por parte de los entusiastas de las vacunas contra la minoría de la población que ha optado por no vacunarse. Hay muchas declaraciones de este tipo en las redes sociales, y si hubieran estado dirigidas a minorías étnicas u otros grupos, habrían sido prohibidas. ¡Pero nada ni nadie censura las declaraciones de que a las personas no vacunadas se les debe negar tratamiento médico, se las debe encarcelar o meter en campos de detención, o que preferiblemente se deben morir!

Para dejarlo lo suficientemente claro, elijo un ejemplo que sigue abajo. Este es un mensaje de Facebook del autor Paul Louis Street, un periodista y autor que todos estos años he considerado una persona progresista y sensata. Ha escrito para Common Dreams, Truthdig, Counterunch, Truthout, Black Agenda Report, Dissent, RT.com, Consortium News, ZNet, Z Magazine, etc.

Pero ya este verano abogó por los campos de retención para los no vacunados.

Este es un gran salto desde el eslogan de 2010 «Somos el 99% – Ellos son el 1%».

Antiguos radicales de izquierda e incluso algunos marxistas se han unido al 0,01% que controla la industria farmacéutica mundial, los bancos, los medios de comunicación, la industria armamentista, etc., en una lucha contra lo que ahora perciben como el verdadero enemigo, a saber, el/la sin vacunar.

Y no solo luchar en su contra. Están a favor de medidas que el propio Paul Louis Street admite que pueden fácilmente calificarse de fascistas.

Esto es triste. Es catastrófico para la lucha de clases contra el 1%. Y, por supuesto, es malo para los no vacunados que los ex progresistas quieran que estos sean tratados peor que los negros en Sudáfrica durante el apartheid.

Pero también es triste para estos ex radicales de izquierda que hayan llegado al grado de la bancarrota moral. Ni siquiera puedo enojarme con ellos. Prefiero decir que me sangra el corazón.

Has caído en una trampa que el 1% te ha tendido durante mucho tiempo.

Y lo peor es que debes saber que esto ha sucedido antes. Los exterminios masivos de Hitler no comenzaron con el exterminio de los judíos.

El miedo a la infección y los medios de comunicación son importantes para el surgimiento del nazismo

En la disertación «Las pandemias cambian las ciudades»: «Gasto Municipal y Extremismo Electoral en Alemania», (1918-1933), Kristian Blickle muestra cómo el temor a una reaparición de la pandemia durante la gripe española contribuyó al auge del nazismo, y especialmente en las áreas donde la gente lo oyó repetidamente en la radio (!). La tesis fue publicada por el Banco de la Reserva Federal de Nueva York en mayo de 2020.

Blicke escribe:

Muestro que el vínculo observado entre la mortalidad por influenza y el voto de la derecha se ha intensificado en áreas con acceso a la radio, pero solo después de que los nacionalsocialistas comenzaron las transmisiones de propaganda por radio. Cohn (2012) o Voigtländer y Voth (2012) han demostrado un aumento del odio hacia los extranjeros o las minorías durante algunas pandemias graves. Las regiones que se vieron más afectadas por la pandemia pueden haber gravitado hacia partidos políticos que defendían sentimientos contra las minorías. Esto puede haber sido reforzado por una voluntad ya existente entre los habitantes de culpar a «otros» e impulsada por la propaganda.

En la Alemania nazi, la salud pública, Volksgesundheit, a diferencia de la salud personal e individual, se convirtió en un principio rector. Ningún grupo ocupacional tuvo mayor apoyo para el partido nazi que la profesión médica, escribe Marc S. Micozzi. En el artículo National Health Care: «Medicine in Germany», en los años 1918-1945, escribe:

“La medicina nazi fue implementada por un complejo médico-político – sobre la base de la atención política de la salud – una filosofía científica y social impuesta por un régimen totalitario. Nunca debería volver a suceder, pero ¿puede volver a suceder»?

Es una idea nazi privar a una minoría de derechos

Paul Louis Street tiene razón. Sus declaraciones son fascistas. Dice que puede soportar escucharlo, y que estará bien para él.

Pero espero que otros que han tenido pensamientos similares lo reconsideren y se detengan antes de que sea demasiado tarde. Sería un desastre personal, moral y político continuar por ese camino.

Crees que las vacunas te dan libertad, pero te han engañado, y tú tampoco serás libre.

No es libertad para nadie tener el sistema inmunológico reemplazado por inyecciones semestrales o mensuales con una sustancia de la que no se tiene idea, pero que sabemos que provoca graves daños a la salud y la muerte de muchas personas.

¿Y qué libertad hay entonces en volverse adicto de las empresas más criminales del mundo?

Muchos de ustedes a quienes se les ocurrieron todas o parte de las declaraciones de odio de Paul Louis Street reconocerán este poema del pastor luterano Martin Niemöller, sinó tal vez deberían volver a leerlo:

-Primero se llevaron a los comunistas
pero no me importaba
porque yo no era comunista.
Luego se llevaron a los socialdemócratas,
pero no me importaba,
porque yo no era un socialdemócrata.
Luego se llevaron a la gente sindicalista,
pero no me importó,
porque yo no era sindicalista.
Finalmente me agarraron a mí.
Ya entonces no había nadie
que se preocupase.

Niemöller apoyó a Hitler desde un principio, y de ninguna manera fue progresista, por lo que, por su parte, este poema no es solo una crítica de los demás, sino un reconocimiento de que estaba equivocado, catastróficamente equivocado.

A los descarriados que se han dejado seducir por la propaganda y la histeria para llevar a cabo una propaganda de odio contra los no vacunados, les diría:

¡Queridos amigos! ¡Deténganse a tiempo! ¡Despierten! No dejen que les lleven por ese camino. Uds. pertenecen aquí, con nosotros en la lucha de clases contra nuestro enemigo común, las grandes empresas internacionales y las farmacéuticas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s