La crisis por el corona ha provocado una explosión de deudas.

Videos y sucesos destacados.

Publicado en: steigan.no – 2. Enero 2022 – Trad.: noruego.today

La mayor caída de la deuda en cincuenta años

En los países más desarrollados, la deuda pública ha aumentado de alrededor del 70 por ciento del PIB en 2007, es decir, antes de la crisis financiera anterior, al 124 por ciento del PIB en 2020, es decir, el segundo año de esta crisis financiera. Así se afirma en un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

La deuda privada ha aumentado de forma más moderada del 164% al 178% del PIB.

A principios de 2021, la deuda total mundial era de 226 billones de dólares, o lo que es igual: 226.000 millones de dólares. La deuda pública aumentó tanto en un año como en dos durante la crisis financiera. La deuda privada aumentó el doble que durante la crisis financiera.

El FMI escribe:

-El gran aumento de la deuda se justificó por la necesidad de proteger la vida de las personas, preservar los puestos de trabajo y evitar una ola de quiebras. Si los gobiernos no hubieran tomado medidas, las consecuencias sociales y económicas habrían sido devastadoras.

Y esa es exactamente la razón fundamental. Pero sabemos que el gran aumento de la deuda comenzó antes de la «pandemia» y que fue motivado por algo completamente diferente: a saber, asegurar el capital financiero.

Como lectores habituales de steigan.no saben, hemos señalado que la nueva explosión de la deuda comenzó después de una reunión del G7 en Jackson Hole, Wyoming en 2019. Entonces quedó claro para la élite financiera que se estaba gestando una nueva crisis financiera, y el gigante financiero BlackRock, que de facto tomó la iniciativa en la reunión, creyendo que esta crisis requeriría medidas que uno «nunca antes había visto». Presentaron un plan sobre cómo se debe hacer esto.

El plan fue presentado en el documento:

Hacer frente a la próxima recesión: de una política monetaria no convencional a una coordinación de políticas sin precedentes. (Trad.: Dealing with the next downturn: From unconventional monetary policy to unprecedented policy coordination).

El documento señaló que diez años de «flexibilización cuantitativa» no habían logrado crear las condiciones para un nuevo crecimiento. Los bancos centrales habían inyectado enormes cantidades de dinero digital en la economía, pero aún no había señales de que se aliviaría. El nivel de la tasa de interés continuó siendo cero o por debajo de cero. Por lo tanto, en la crisis financiera que se estaba gestando, no habría suficiente margen de política monetaria para hacer frente a la próxima recesión, escribieron los máximos de BlackRock.

El plan de BlackRock era difuminar la línea entre las políticas presupuestarias de los estados y las políticas fiscales de los bancos centrales en lo que llamaron una medida «sin parangón».

Los autores escribieron en el Libro Blanco que «en la próxima recesión, la única solución es una coordinación más formal, e históricamente inusual, de la política monetaria y fiscal para proporcionar un estímulo efectivo». A esto lo llamaron «ir de frente».

E inmediatamente después vino la explosión de la deuda.
Un mes después de la reunión de Jackson Hole, Estados Unidos comenzó La Reserva Federal, un programa de apoyo en el que inyectaban cientos de miles de millones de dólares del banco central a la semana a Wall Street. Los propios documentos de la Fed dicen que se transfirieron 215 mil millones de dólares por día o ¡6.230 mil millones de dólares en 29 días!

Luego, BlackRock fue contratado por la Fed, el Banco de Canadá, el Banco Central Europeo y el Riksbank de Suecia para administrar esta política.

En los Estados Unidos, el Congreso envió USD 454 mil millones en un plan de rescate de USD 4.54 billones.

En la Unión Europea EU, la deuda pública aumentó por primera vez al 100% del PIB de la Unión en su conjunto.

Grecia (209,3%), Italia (160,0%), Portugal (137,2%), Chipre (125,7%), España (125,2%), Bélgica (118,6%) y Francia (118,0%).

A fines de 2020, el estado tenía 530 mil millones contra 452 mil millones a fines de 2019, informa Norges Bank.(Banco Nacional de Noruega). Sin embargo, Noruega todavía puede recurrir al Fondo del Petróleo para cubrir el fuerte déficit en el presupuesto estatal.

Para los países «desarrollados» en su conjunto, la explosión de la deuda continuó en 2021 y conducirá a un colapso violento del gasto público, un colapso de los servicios sociales, una fuerte caída de los salarios reales, un debilitamiento de las pensiones y ya lo hemos notado, inflación que Occidente no ha igualado en 50 años.

El capital financiero ha tenido un éxito gigantesco al transmitir toda esta crisis financiera al sector público y a los asalariados comunes, que ya han tenido que pagar una parte de la factura, pero que pronto tendremos una idea de la magnitud de lo que habremos perdido.

Para los capitalistas financieros, en cambio, esta operación ha sido una fiesta de dividendos inigualable…


Leer en español: La Deuda del Coronavirus

Video: «Lo que se pudo y no se hizo para reactivar la economía en Latin America»

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s