Gran Bretaña apoyó el golpe de estado en Bolivia por las reservas de litio.

Videos y sucesos destacados.

Video de DW publicado en 2012.
Bolivia tiene los depósitos de litio más grandes del mundo de lo que es una materia prima estratégica.

Publicado: steigan.no – 11. Marzo de 2021 – Trad.: noruego.todayEnlaces electivos inglés/español –

Según encuestas realizadas por la publicación Declassified UK, el gobierno británico apoyó rápidamente al gobierno golpista de Jeanine Añez para asegurar el acceso al «oro blanco» (litio) de Bolivia para las empresas británicas y la Bolsa de Metales de Londres.

Una nueva investigación periodística en profundidad revela los amplios vínculos entre el Ministerio de Relaciones Exteriores británico y el gobierno golpista que derrocó al presidente boliviano Evo Morales en noviembre de 2019, así como los fuertes intereses de Gran Bretaña en explotar los depósitos de litio de Bolivia pocos meses después de que Morales fuera obligado a exiliarse.

El informe revela que la embajada británica en Bolivia cofinanció un proyecto de 2019-20, que buscaba «optimizar la producción de litio y litio de Bolivia (en las salinas de Coipasa y Pastos Grandes) utilizando tecnología británica» poco después de que el régimen de Áñez asumiera el poder.

File:Llama en la laguna Colorada Potosí Bolivia.jpg - Wikimedia Commons
Salar de Uyuni.

El litio es el oro blanco de Bolivia.

Extracto del informe de Declassified UK:

Bolivia tiene la segunda mayor reserva mundial de litio, un metal que se utiliza para fabricar baterías y que se ha vuelto cada vez más importante debido a la creciente industria del automóvil eléctrico.

El gobierno británico ha declarado que la tecnología de baterías de litio es una prioridad para su «estrategia industrial». En junio de 2019, anunció que había invertido £ 23 millones en «desarrollo de baterías para automóviles eléctricos».

Ha señalado además:

«Se estima que América del Sur tiene el 54% de los recursos de litio del mundo, que son cada vez más demandados para producir baterías para automóviles eléctricos y programas de diversificación energética».

Agregó: «El Reino Unido tiene como objetivo tener una industria de baterías próspera y sostenible que se traducirá en una oportunidad de £ 2.7 mil millones y nuestras asociaciones bilaterales son cruciales para garantizar esto».

Para febrero de 2019, el gobierno de Evo Morales había elegido a un consorcio chino como socio estratégico en un nuevo proyecto de litio de 2.300 millones de dólares que se centraría en la producción de Salar Coipasa y Pastos Grandes que contiene depósitos de sal donde hay grandes cantidades de litio.

Estas minas de sales eran de gran interés para la embajada británica.

Un proyecto cofinanciado de 2019-20 buscó «optimizar la exploración y producción de litio de Bolivia -en Salar Coipasa y Pastos Grandes- utilizando tecnología británica». Después del golpe este proyecto se aceleró rápidamente.

El resumen del proyecto fue aprobado por el principal inversor: El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) – el 25 de noviembre de 2019, dos semanas después del golpe y días después de la masacre de Senkata. El proyecto recibió la aprobación total para un financiamiento de USD 100,000 unas semanas después, a mediados de diciembre de 2019.

El BID dijo a ‘Declassified’: «La implementación de las actividades y adelantos de capital se lleva a cabo en estrecha coordinación con las autoridades y sus equipos técnicos». En ese momento la «estrecha coordinación» habría sido con el régimen de la proclamada presidente interina Jeanine Áñez.

La Embajada británica en La Paz donó £ 5,000 a este proyecto de litio en 2019-20, pero el Ministerio de Relaciones Exteriores británico se negó a decirle a ‘Declassified’ si estos fondos se desembolsaron después del golpe de noviembre de 2019.

El objetivo era «diseñar e implementar una aplicación basada en satélites que pueda optimizar la exploración y utilización de grandes y mejores fuentes de litio en Salipa, Coipasa y Pastos Grandes en Bolivia» según se afirma en los documentos.

El ministerio señaló que el proyecto sería implementado por »Satellite Applications Catapult», una organización con sede en Oxford «que ayuda a las organizaciones a aprovechar el poder de los servicios basados ​​en satélites».

La empresa recibe alrededor de un tercio del financiamiento del gobierno del Reino Unido, pero no respondió las preguntas de ‘Declassified’ sobre el proyecto de Bolivia.

Sin embargo, descubrimos que el 19 de diciembre de 2019, dos días después de que el BID dio la aprobación final al proyecto, el ministerio de relaciones exteriores del Reino Unido transfirió £ 33,220 a «Satellite Applications Catapult» en un pago que figura como «consumo del programa».

Seminario internacional.

En marzo de 2020, cuatro meses después del golpe, la embajada británica en La Paz se asoció con el ministerio de minería del régimen para organizar un «seminario internacional» para más de 300 funcionarios mineros mundiales.

La embajada británica contrató a una empresa británica, ‘Watchman’, para que hiciera la presentación principal y describiera las «soluciones creativas» que había puesto en marcha en África para persuadir a las comunidades locales para que se unieran a los proyectos mineros.

Los documentos del Ministerio de Relaciones Exteriores señalan: «Watchman UK y otras firmas consultoras están ahora haciendo cola para ofrecer servicios en este importante campo a varias compañías mineras bolivianas que desean lograr soluciones beneficiosas para mitigar la oposición de los pueblos y ciudades indígenas en el área».

Watchman es una empresa de gestión de riesgos fundada en 2016 por Christopher Goodwin-Hudson, un veterano del ejército británico, que más tarde se desempeñó como director ejecutivo de Global Security para el banco de inversión Goldman Sachs.

El subdirector de la empresa, Gabriel Carter ha ocupado varios puestos de responsabilidad en la industria de la seguridad privada y en 2012 fundó una empresa de seguridad centrada en Afganistán que «apoyó muchos proyectos de desarrollo británicos y estadounidenses».

Carter, también veterano de la gestión de riesgos en Goldman Sachs, es miembro del Special Forces Club, un club privado exclusivo y secreto para veteranos de las fuerzas especiales y de inteligencia en Knightsbridge, Londres.

ONG ‘Human Rights Watch’ especialista en ‘golpes’.

La ‘presidente interina’ de Bolivia, Jeanine Añez, habla durante una conferencia de prensa en el palacio presidencial el 15 de noviembre de 2019 en La Paz, Bolivia. (Foto: Gaston Brito Miserocchi / Getty Images)

La ONG Human Rights Watch, financiada por Soros y su líder Kenneth Roth se pusieron del lado de los golpistas.

Traducción: «Un paso importante contra la inquietante tendencia de los líderes con popularidad decreciente a robar elecciones para asegurar un nuevo mandato: el presidente boliviano Evo Morales promete nuevas elecciones luego de «irregularidades generalizadas» encontradas en la recién concluida elección.

En el Reino Unido, Claire Wordley en Extiction Rebellion se ha mostrado durante mucho tiempo como una propagandista contra Evo Morales y también apoyó a los golpistas.

Antes del golpe la cadena de radio Erbol había filtrado 16 grabaciones de audio que documentaban la cooperación entre la oposición de derecha y la embajada de Estados Unidos en La Paz. Entre los que se mencionan como presentes en las grabaciones de audio se encuentran Marco Rubio, Bob Menendez y Ted Cruz, todos conocidos políticos en Estados Unidos.

Y, por supuesto, el entonces secretario de estado de Estados Unidos, Mike Pompeo apoyó a los golpistas con el ‘rayado’ cuento de «asegurar la credibilidad del sistema electoral».

Las riquezas estratégicas de Bolivia.

En un mundo donde el uso de electricidad y baterías se está volviendo cada vez más importante Bolivia tiene un recurso que todos los gigantes energéticos están buscando, a saber, los mayores depósitos de litio del mundo. Estos recursos han sido controlados por el estado boliviano, pero las fuerzas imperialistas necesitaban un gobierno militar de derecha para privatizarlos y dejarlos abiertos a las corporaciones multinacionales, al igual como quieren hacer los golpistas en Venezuela con el petróleo allí.

Afilando los cuchillos para apoderarse del litio.

Producción de litio en Bolivia

En 2016 Bolivia produjo unas 20 toneladas de carbonato de litio. Se espera que la producción se triplique en 2017. La fábrica de litio Planta Llipi sigue siendo un proyecto piloto. Sin embargo, se estima que los recursos de litio de Bolivia se encuentran en el nivel de 9 millones de toneladas (USGS), el más alto del mundo por país individual y el 22% del total mundial. Esto es significativamente más que el segundo y tercer lugar Chile y Argentina, que poseen el 18% y el 16% de los recursos totales globales, respectivamente. El gobierno boliviano afirma que tiene el 70% de las reservas de litio del mundo y la estimación más optimista afirma que hay 140 millones de toneladas de litio en el Salar de Uyuni.


Llamas en salar de Uyuni.

EXTRA!
Canciller boliviano exige informe a la Embajada Británica sobre el supuesto financiamiento del golpe de estado a su país.