Con el ‘pasaporte corona’ el gobierno quiere reemplazar la libertad por la fuerza y la igualdad por la desigualdad.

Videos y sucesos destacados.

Por: steigan.no -12. Mayo de 2021 – Traducción: noruego.todayAlgunos enlaces en noruego.

El cuadro “Eidsvold 1814” -arriba- fue pintado por Oscar Wergeland –

“Declaración a la consulta sobre imponer el salvoconducto del Corona en Noruega”.

El gobierno de Solberg ha utilizado la crisis del corona para atacar casi todos los principios en los que se basa el estado de derecho y la democracia noruegos. La propia Comisión Corona, que fue seleccionada por ser la más suave posible en sus evaluaciones, concluyó que el gobierno había violado la Constitución de Noruega. El profesor de derecho Hans Petter Graver ha declarado que –en Noruega la oficina de control de infecciones ha usurpado el control del Estado de Derecho. Con la propuesta de un “pasaporte corona” el gobierno de Solberg se aleja un paso más de los ideales en los que se basa la Constitución noruega. No lo hace basándose en un proceso político en Noruega. Esto viene de una presión exterior del Foro Económico Mundial, donde el noruego Børge Brende es presidente y de la Comisión de la Unión Europea UE, donde Noruega no tiene influencia.

Los ideales de Eidsvold versus la oficina de control de infecciones de la ministro de estado Erna Solberg.

La pintura de Eidsvold estuvo fuertemente influenciada por los ideales de las revoluciones francesa y estadounidense, las ideas de libertad, igualdad y democracia. La Declaración Universal de Derechos Humanos también ha surgido directamente de esta tradición política

Con la crisis del covid-19 como pretexto el gobierno de Solberg ahora está haciendo a un lado esta tradición. De tener una democracia con ciertas debilidades ahora hemos llegado a la situación de que Noruega se ha convertido en una democracia formal totalitaria. La democracia formal también es evidente en el caso del llamado “certificado corona”. El gobierno se toma tan poco en serio al gobierno del pueblo noruego que hemos tenido siete -7- días para expresar nuestras opiniones sobre algo tan fundamental como que la población de Noruega ahora se dividirá en dos clases: “los que tienen y los que no tienen pasaporte corona”. Los bendecidos con el pasaporte recuperarán gradualmente parte de su libertad, mientras que los demás tendrán que esperar. Esto es completamente inaudito. Es la introducción de salvoconductos, algo que solo hemos tenido en Noruega durante la ocupación alemana.

Los salvoconductos por el covid-19 desafían nuestra visión de los humanos.

Como han señalado varios políticos del partido popular cristiano KrF, es éticamente problemático que un pasaporte de vacuna o un certificado del corona se utilicen como sustituto de la reapertura de la sociedad. Los de ese partido político están preocupados por el desarrollo que estamos viendo ahora. Una democracia abierta nunca antes había requerido la presentación de información médica personal para llevar una vida completamente normal. “Después de 14 pesados meses de miedo y cierre la vacunación puede parecer una solución fácil y tentadora, pero en realidad puede tener consecuencias graves y no deseadas”. Esto fue escrito por cinco políticos de KRF en un importante artículo de principios.

Recuerdan los derechos humanos básicos refiriéndose a la Declaración Universal de Derechos Humanos. El artículo 1 establece:

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Están dotados de razón y conciencia y deben actuar unos y otros con espíritu de hermandad”.

Si el gobierno de Solberg consigue lo que quiere, este principio básico de los derechos humanos será dejado de lado. No todos los habitantes de Noruega tendrán los mismos derechos humanos si se introduce el ‘pasaporte corona’. Habrá quienes tengan y quienes no. Este es el principio básico del apartheid y es imposible construir una democracia sobre esta base.

También se pueden consultar varios otros artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos, como:

  • “Toda persona tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad de la persona”, (Artículo 3).
  • “Toda persona tiene derecho a la libertad de circulación y residencia dentro de las fronteras de cada Estado”. (Artículo 13.1).
  • “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluido el suyo, y a regresar a su país”. (Artículo 13.2).
  • “Todos tienen derecho a la igualdad de acceso a los servicios públicos en su país”. (Artículo 21).
  • “Toda persona tiene derecho a participar libremente en la vida cultural de la comunidad, disfrutar de las artes y compartir el avance científico y sus beneficios”. (Artículo 27).

La libertad es reemplazada por la coerción.

Con la introducción de los pasaportes corona, la obligación de vacunarse en realidad se introducirá en Noruega. Si se da el caso de que a las personas no se les permita viajar, no se les permita ir a restaurantes, conciertos o actividades de ocio sin haberse vacunado y así recibir un pasaporte corona, entonces la mayoría de la gente sucumbirá al apremio y por la fuerza que, por mandato de la autoridad le hace a uno, obligándole a que realice algo.

Esto viola el principio de que los seres humanos deben tener la libertad de decidir sobre sus propios cuerpos.

Las vacunas son experimentales.

Ninguna de las vacunas disponibles ha completado sus períodos de prueba y ninguna ha sido aprobada de forma permanente. Algunos de ellos, como los que se basan en la tecnología de ARNm además representan una tecnología que nunca antes se había probado y cuyas consecuencias se desconocen. Al obligar a la gente a vacunarse convierte a los humanos en conejillos de indias, es decir literalmente animales experimentales en un experimento gigante. Esto rompe con los Bondades de la declaración de Nuremberg que se acababan de desarrollar como una poderosa respuesta y defensa contra los crímenes cometidos por la industria farmacéutica y el estado de la Alemania nazi.

De acuerdo con los Códigos de Nuremberg, toda persona tiene derecho a negarse a participar en un experimento médico sin consecuencias para su libertad o sus derechos. No es así en el estado de Solberg, pues debes aceptar ser conejillo de indias si no quieres perder tus derechos fundamentales y tu libertad.

Este es el Código de Etica médica Núremberg:


Es interesante notar que la Asamblea Nacional francesa inicialmente rechazó la ley sobre pasaportes coronarios, y que fue necesaria mucha manipulación por parte del gobierno para que la ley se aprobara. En algunos estados de los Estados Unidos, incluso se ha aprobado una prohibición de los pasaportes corona.

El gobierno ha violado muchos capítulos de la Constitución noruega, la Declaración Universal de Derechos Humanos y una serie de otras leyes noruegas. Ahora se está preparando para dar un golpe decisivo a los cimientos de la democracia y el estado de derecho en Noruega.

¡Esto debe detenerse!

NOTA DE REDACCION:

Hoy 12 de mayo de 2021 expira el plazo de enviar su opinión (høring) sobre la imposición del “koronasertifikat”. Ud./todos pueden enviar un email a la oficina de la presidencia de Noruega aquí.