América Latina en golpe de estado permanente.

Videos y sucesos destacados.

Por: Zósimo Camacho – Publicado en “Contralínea” – mayo de 2021 –


Los golpes de Estado en América Latina siempre están en marcha. Cuando un gobierno rebasa la democracia meramente procedimental y avanza a la de justicia social, se aceleran procesos siempre latentes.

Las tensiones que desembocan en golpes duros o blandos giran en torno a tres factores: pueblos movilizados, oligarquías locales violentas al interior y sumisas a Washington, y el límite de lo que Estados Unidos está dispuesto a tolerar en cada país.

Más de 34 golpes de Estado se han ejecutado en 12 países de América Latina desde la segunda mitad del siglo XX. La mayoría se han consumado y sólo unos pocos han fallado ante la resistencia popular o la habilidad de los gobernantes en el poder. Los intereses de Estados Unidos en la región y la disputa entre oligarquías y sociedades movilizadas son detonantes de procesos que se activan y reactivan permanentemente.

De entrada, en América Latina los golpes de Estado sólo se ejecutan contra gobiernos de izquierda o progresistas. Y también, de manera generalizada, las derechas en la región siempre están propensas a solicitar, impulsar, apoyar o sostener intentos golpistas cuando se ven amenazados los privilegios de las oligarquías, coinciden politólogos, internacionalistas y latinoamericanistas consultados por Contralínea.

Por ello, las oposiciones de derecha a los gobiernos progresistas en Latinoamérica “no son oposiciones normales”; es decir, no se ajustan a lo que se espera de una oposición dentro de las definiciones convencionales del sistema político democrático.

Una democracia que trascienda la forma procedimental e impulse la inclusión de los amplios sectores históricamente postergados “no va tener una oposición normal; no va a tener una oposición que se someta a las reglas del Estado de derecho tal cual se esperaría en un libro de ciencias políticas”.

La advertencia es de la doctora en ciencia política por el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdova (Argentina) Silvina Romano. Agrega que todo gobierno que intente alterar la estructura de la sociedad y avance en la inclusión económica, política, social y cultura de las mayorías, debe esperar la reacción de una oligarquía que no respeta las reglas y que actúa fuera de la institucionalidad, aunque se diga “respetuosa” de las instituciones.

Posdoctora por el Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y por el Centro de Investigaciones y Estudios sobre la Cultura y la Sociedad del Consejo Nacional de Investigaciones Técnicas y Científicas (Conicet) de Argentina, Silvina Romano ejemplifica con los casos recientes de Bolivia, Ecuador y Argentina, países que buscaron generar una nueva institucionalidad de justicia social y que, sólo por ello, exacerbaron las tensiones históricas en sus respectivas sociedades. En este caso inscribe a México con el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador y el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Aclara que este tipo de procesos no se reducen a una disputa entre los gobiernos y las oposiciones de derecha. También la confrontación ocurre al interior de los propios gobiernos, porque las instituciones no se renuevan de un día para otro. Sucede que gran parte de quienes integran los propios gobiernos progresistas mantienen vínculos con las elites. Algo imposible de evitar porque no se pueden renovar las instituciones echando a todos los que las integran y nombrando nuevos. Entonces, al interior de los propios gobiernos “hay un tire y afloje de cómo ir avanzando”.

Silvina Romano, investigadora y coordinadora de la Unidad de Análisis de Estados Unidos y América Latina del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), señala que la oposición a los gobiernos progresistas se encuentra también siempre en Estados Unidos. Desde allá opera mediante actores políticos, medios de comunicación y organismos como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por su sigla en inglés).

Los embates que se dirigen desde ese país explotan los problemas que viven los gobiernos progresistas en América Latina y magnifican sus desaciertos. Lo irónico es que la complicada situación de las naciones es resultado de las políticas estadunidenses.

Jorge Retana Yarto, primer director de la Escuela de Inteligencia para la Seguridad Nacional (Esisen) del actual gobierno mexicano, advierte que cuando Estados Unidos decide debilitar y derrocar un gobierno, el trabajo es de sus agencias de inteligencia, tanto las que operan desde el propio territorio estadunidense como las que se encuentran en el extranjero.

Los manuales son, incluso, conocidos. Y el guion se ha seguido en, al menos, una docena de países de América Latina desde la segunda mitad del siglo XX, la mayoría con éxito y otros que se han quedado en el intento. La puesta en marcha de los golpes, duros y blandos, se ha observado en Chile, Guatemala, Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Honduras, Ecuador, Bolivia, República Dominicana, Panamá. Varios de esos países, en más de una ocasión.

Evo Morales, ex-pdte. de Bolivia.

Silvina Romano, por su parte, ejemplifica con la campaña actual contra México, por la violencia que se generó con la supuesta guerra contra las drogas y la securitización de las fronteras. De pronto se le achaca toda la responsabilidad al gobierno actual, señala. Y a quienes desde Estados Unidos lanzan una narrativa de condena “se les olvidan los 13 años de la Iniciativa Mérida, donde se organizó a toda la fuerza de seguridad no solamente con respecto del narcotráfico, sino con respecto de la migración”.

El plan de Estados Unidos para México y Centroamérica no se ha reducido sólo al impulso del libre mercado, explica. Parte sustancial ha sido la securitización de las sociedades. Para ello se ha valido de una supuesta guerra contra el narcotráfico que sólo ha generado más narcotráfico, violencia y ruptura del tejido social.

Silvina Romano, con líneas de investigación en las relaciones entre Estados Unidos y América Latina y crítica a la asistencia para el desarrollo, señala que el gobierno de Joseph Biden reconfigura la política hacia la región pero mantiene la presencia del Comando Sur de sus Fuerzas Armadas y de organismos como el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por su sigla en inglés) y la agencia antidrogas (DEA, por sigla en inglés). Estás últimas, sobre todo mediante programas de entrenamiento.

Lo nuevo de la administración de Biden es que trata de “hacer una especie de mutación de la estrategia antinarcóticos a la guerra anticorrupción: se va a operar desde una fachada de aparente poder blando utilizando el poder duro”.

La lucha contra la corrupción en América Latina, como se concibe en Estados Unidos, implica una vigilancia de los gobiernos de la región. Y se califica más la instauración de instituciones que garanticen la fidelidad a la democracia estadunidense que a la equidad y la justicia social.

“Cómo vas a generar una institucionalidad sana, menos corrupta, si tienes a más de la mitad del país metida en la pobreza. Qué idea de justicia es esa. Se trata de una noción de justicia atada a ciertas estructuras procedimentales que en términos teóricos son muy interesantes; pero aplicadas en sociedades donde la corrupción es consecuencia de años de miseria, marginalidad, violencia.”

Silvina Romano, también especialista en subdesarrollo y dependencia en América Latina, explica que el gran problema de los países de América Latina es precisamente las relaciones de dependencia que han establecido con Estados Unidos. Sólo ha conseguido generar economías exportadoras y maquiladoras que no tienen ningún tipo de proyección ni posibilidades de desarrollo.

Jorge Retana Yarto, economista, maestro en finanzas y especialista en inteligencia para la seguridad nacional, señala que las campaña de desprestigio y debilitación contra los gobiernos progresistas en América Latina nunca vienen aisladas. Se acompañan de otros frentes igualmente importantes.

En los golpes de Estado que se han realizado en la región, el sabotaje económico ha sido fundamental. En Chile, por ejemplo, luego del triunfo de Salvador Allende, se llegó a falsificar papel moneda para meter a la economía en el caos. Asimismo, se retiraron capitales del país y se mantuvo una presión sobre el peso chileno para devaluarlo.

Más recientemente, en el caso del intento de golpe blando contra Cristina Kirchner en Argentina, se mantuvo un ataque sistemático contra la moneda y una Corte estadunidense ordenó pagar deuda en condiciones desventajosas. Y la andanada se ejecutó desde el exterior y desde el interior del país, explica Retana Yarto.

Silvina Romano, por su parte, considera que en el gobierno de López Obrador sí se tiene clara la situación, pero es imposible en estos momentos que pueda desligarse de la relación económica de subordinación con Estados Unidos ni de la política migratoria impuesta desde ese país.

Sí hay avances en la nueva relación de México con el sur del Continente. “Abiertamente dice: ‘Nosotros somos América Latina’”. Y lo ha demostrado con el papel del gobierno mexicano ante el golpe de Estado ejecutado contra Bolivia y con los acuerdos que está generando con Argentina y que probablemente hará con Cuba.

“México es el gran país de América Latina. Sabemos la historia de América Latina y México puede ser el timón”.

Al respecto, el doctor en Estudios Latinoamericanos John Saxe-Fernández señala que la llegada de López Obrador al Poder Ejecutivo mexicano fue vista con esperanza por todo el Continente. “Un gran suspiro fue lo que se sintió en América Latina con la llegada de un gobierno que empezó por articular el interés público nacional de México”.

El investigador nacional emérito del Sistema Nacional de Investigadores del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) dice que ya “hay líneas que están juntándose” entre México y países de América Latina. “Hay un proceso de multilateralización de las relaciones económicas, políticas y culturales”, pero avanza lentamente. “México necesita una diplomacia todavía más activa que la que se está realizando. Necesitamos más fuerza, más relación, más multipolarización”.

Catedrático en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM e investigador adscrito al Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la misma universidad, advierte que México debe lidiar con una herencia de 36 años de gobiernos neoliberales: “un ahogo en Estados Unidos”. Señala que no será fácil deshacerse del tratado económico que firmó con los países de América del Norte. “Ahora Tmec [Tratado de Libre Comercio México, Estados Unidos y Canadá], son leyes porque son tratados. Es una herencia brutal que tenemos.”

Agrega que, con el tratado, Estados Unidos compró a México los ejes de acumulación del país: Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Por ello las “reformas estructurales” de los 2 sexenios pasados y la disputa actual generada por intentar dar un rumbo distinto a las dos empresas productivas del Estado mexicano, tienen al país con “problemas muy graves”.

Estados Unidos, orquestador

Que América Latina sea históricamente escenario de golpes de Estado tiene que ver, en primer lugar, en que hay sociedades movilizadas. Los gobiernos progresistas no llegan de la nada. Detrás de sí hay mucha gente reclamando justicia. Precisamente por eso llegan los gobiernos progresistas, explica Silvina Romano.

Coincide John Saxe-Fernández. Autor de 23 libros, entre ellos, La compraventa de México (Plaza y Janés 2002, 2006) y Terror e Imperio (Random House 2006): en la región siempre “hay una demanda popular por justicia social, salud, educación, por el derecho a la alimentación. América Latina es la región con mayor polarización en el mundo”.

Por su parte, Silvina Romano, politóloga y latinoamericanista, explica que la dependencia de las naciones de la región no es resultado de sociedades sumisas. Por el contrario, son pueblos en constante movilización en lucha por justicia social.

La sumisión clara es la de las elites, agrega. Son grupos dominantes a nivel interno, pero son dependientes y sumisas a los países centrales; son elites que no tienen ningún poder de negociación. “Ahí sí está la sumisión”. Viven de América Latina, pagan pocos impuestos y es “fácil que se articulen con poderes fácticos del exterior”. Necesariamente de Estados Unidos, donde estas elites tienen vínculos institucionales, personales, de redes sociales y familiares desde hace décadas.

Señala que los golpes de estado se aceleran cuando los proyectos que se apartan en mayor o menor medida de la hegemonía estadunidense comienzan a tener éxito y pueden ser vistos como ejemplo a seguir. Es entonces cuando “se articula una serie de medidas desde dentro y desde fuera” contra los gobiernos progresistas. Pero es un hecho que siempre está involucrado, directa o indirectamente a Estados Unidos.

Al respecto, John Saxe-Fernández, también maestro por la Washington University, está de acuerdo en que, por su vecindad con la región, Estados Unidos siempre es un factor presente en cualquier golpe de Estado en América Latina: “Tenemos ese lastre histórico que tiene que ver con los efectos de la expansión estadunidense y a formación de clases en América latina”.

Silvina Romano abunda en que no siempre llegan hasta el golpe de Estado en sí, blando o duro. Se pone en marcha y probablemente, antes de que se consume, el gobierno progresista sea controlado o se le obligue a rectificar. Hay sanciones económicas, pero operan con demostrado éxito otros mecanismos que se aplican sistemáticamente.

“Junto a la presión económica está la presión política, diplomática y mediática. Operan a través de una red institucional que tienen forjada desde la Guerra Fría. Organismos como la DEA tienen vínculos con ‘voces expertas’ que, a su vez, tienen vínculos con medios de comunicación muy importantes en Estados Unidos que se replican en América Latina.”

Dependiendo de la situación de cada país, esta red institucional puede tener éxito de manera casi inmediata en la generación de consensos entorno a determinados gobiernos. Silvina Romano aclara que los medios de comunicación no hacen nada solos. Y son, antes que un golpe, estrategias de desgaste.

Pero esta desestabilización política se acompaña de otra de tipo económico. “Nuestros países están atados a préstamos, inversiones que lleguen, a los centros financieros”. Por ello, por ejemplo, en México no haría falta que se tomara el Zócalo. Bastaría con que se deslegitimara el gobierno.

Además, de todos los países de la región, México es el país donde menos sería necesario concretar un golpe duro.

“México es considerado parte del territorio estadunidense. No hay necesidad de hacer un golpe de Estado cuando las agencias de Estados Unidos son las que dicen cuáles son los programas de estudio que se tienen que poner en las facultades de derecho de México, por ejemplo”. Explica que, en términos políticos y hasta constitucionales, agencias de Estados Unidos han ocupado México a través de ciertas instituciones.

“No me imagino al Departamento de Defensa con un operativo encubierto en contra de México, porque no hace falta. Eso es lo más triste. Lo que sí hay es que la derecha mexicana le pide ayuda a ciertas agencias para desestabilizar el gobierno de López Obrador. Eso ha sido parte del golpe blando en América Latina. Hay documentos desclasificados de empresarios que viajan a Estados Unidos a pedir ayuda.”

—Estados Unidos no apoyaría fácilmente un golpe de Estado en México; pero ¿hay algún límite que no esté dispuesto a tolerar y, entonces sí, considere que debe hacerse? –se le cuestiona.

—Sí, la nacionalización de los recursos –responde de inmediato–. Esa es la línea. En energía, petróleo, tierras y aranceles está lo que Estados Unidos no puede tolerar.

Para John Saxe-Fernández en México hay una oposición presta a lo que sea para echar del poder a López Obrador. De hecho, estuvo operando desde antes de que asumiera la Presidencia. Que la USAID financie al grupo político-empresarial que se opone al actual gobierno mexicano no es una casualidad. “No espero nada bueno de esas gentes. Recibir dinero de la USAID es hacerle el juego a Estados Unidos, algo que hemos visto de manera consistente en la derecha latinoamericana”.

Selección de golpes de Estado, blandos y duros, en América Latina

AñoPaísSuceso
1954ParaguayGolpe contra el presidente  Federico Chávez por parte de las Fuerzas Armadas. Asume el dictador Alfredo Stroessner
1954GuatemalaComprobada la participación de la CIA en el golpe de Carlos Castillo contra Jacobo Árbenz
1955ArgentinaEduardo Lonardi encabeza derrocamiento de Juan Domingo Perón
1956HondurasAsume el poder una Junta Militar
1958VenezuelaWolfang Larrazábal encabeza derrocamiento contra Marcos Pérez Jiménez
1960El SalvadorApartan de poder a José María Lemus
1962ArgentinaJosé María Guido aparta del poder a Arturo Fondizi
1962PerúRicardo Pérez Godoy derroca a Manuel Prado Ugarteche
1963HondurasGolpe contra Tamón Villeda Morales
1963República DominicanaMiguel Atila Luna y otros encabezan golpe contra Juan Bosch para instalar un Triunvirato
1963EcuadorJunta Militar aparta a Carlos Julio Arosemena Monroy
1964BrasilHumberto de Alencar encabeza golpe a Joao Goulart. Inicia dictadura militar
1966ArgentinaJuan Carlos Onganía encabeza derrocamiento de Arturo Umberto Illia
1968PerúJuan Velasco Alvarado encabeza golpe contra Fernando Belaúnde Terry
1968PanamáBoris Martínez encabeza derrocamiento de Arnulfo Arias. Se crea una Junta Militar
1972El SalvadorIntento fallido de golpe contra Fidel Sánchez Hernández
1972EcuadorFuerzas Armadas intentan golpe contra José María Velasco Ibarra. Fallan
1973UruguayJuan María Bordaberry encabeza golpe contra la Asamblea General
1973ChileLa CIA y las Fuerzas Armadas ejecutan golpe contraSalvador Allende. Inicia dictadura militar de Augusto Pinochet
1975PerúFrancisco Morales encabeza golpe contra Juan Velasco Alvarado
1975EcuadorRaúl González Alvear encabeza golpe fallido contra Guillermo Rodríguez Lara
1975ArgentinaJesús Cappeli encabeza golpe fallido contra María Estela Martínez de Perón
1976ArgentinaJorge Rafael Videla consuma golpe contra María Estela Martínez de Perón
1979El SalvadorCarlos Humberto Romero ejecuta golpe mediante fraude electoral y con el apoyo de las Fuerzas Armadas
1980BoliviaGolpe de Estado para desconocer resultados electorales
1989ParaguayAndrés Rodríguez Pedotti encabeza golpe contra Alfredo Stressner
1992PerúAlberto Fujimori y Fuerzas Armadas contra el Congreso
2002VenezuelaPedro Carmona encabeza golpe fallido contra Hugo Chávez
2008BoliviaPartidos opositores ejecutan golpe fallido contra Evo Morales Ayma
2009HondurasPartidos opositores y la CIA consuman golpe contra Manuel Zelaya
2010EcuadorPolicía Nacional y partidos opositores ejecutan golpe fallido contra Rafael Correa
2014ArgentinaOrganismos financieros y partidos opositores ejecutan golpe fallido contra Cristina Fernández de Kirchner
2016BrasilSenado y Poder Judicial consuman golpe contra Dilma Rousseff
2019BoliviaFuerzas Armadas y partidos opositores consuman golpe contra Evo Morales Ayma

Te puede interesar: Empresarios y expresidentes encabezan golpe blando contra AMLO

“No hay bloqueo para los logros de la revolución”.

Videos y sucesos destacados.

Estudiantes latinoamericanos se reúnen en Caracas y defienden la soberanía latinoamericana.

La estudiante y presidenta de la OCLAE, Mirthia Julia Brossard Oris, en entrevista para teleSUR, explicó que los estudiantes reunidos en el Congreso Latinoamericano y Caribeño” que se realiza en Caracas, analizamos la Doctrina Monroe y sus nuevas manifestaciones en la región”. Brossard aseguró que es muy difícil que los vínculos que se generan entre los jóvenes puedan romperse “porque son muchas las banderas que nos unen”.

La Doctrina Monroe, sintetizada en la frase «América para los americanos», fue elaborada por John Quincy Adams y atribuida al presidente James Monroe en 1823. Establecía que cualquier intervención de los europeos en América sería vista como un acto de agresión que requeriría la intervención de los Estados Unidos de América. La doctrina fue presentada por el presidente Monroe durante su sexto discurso al Congreso sobre el Estado de la Unión. Fue tomado con dudas, al principio, y luego con entusiasmo. Fue un momento decisivo en la política exterior de los Estados Unidos. La doctrina fue concebida por sus autores, en especial John Quincy Adams, como una proclamación de los Estados Unidos de su oposición al colonialismo en respuesta a la amenaza que suponía la restauración monárquica en Europa y la Santa Alianza tras las guerras napoleónicas.

Ver nuestros artículos anteriores en la ventana de búsqueda (search); y comparte este artículo si te fue útil.

La voladura del acorazado ‘USS Maine’, como pretexto para iniciar una guerra.

Videos destacados.

El acorazado USS Maine como punta de lanza, fue el catalizador de la guerra contra España en 1898 para apoderarse de Cuba.

El Maine es conocido por su catastrófico hundimiento en el Puerto de la Habana en la mañana del 15 de febrero de 1898. Fue enviado para proteger los intereses de los ciudadanos estadounidenses durante las revueltas cubanas contra España. Estalló de repente, sin previo aviso, perdiendo la vida en la explosión tres cuartas partes de su tripulación. Las causas de la explosión no quedaron claras en una comisión de investigación, pero la opinión pública estadounidense, avivada por las proclamas incendiarias de la prensa amarillista estadounidense realizadas por William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer, culpó a España. La frase «¡Recordad el Maine, al infierno con España!» («Remember the Maine, to Hell with Spain!») se convirtió en un grito para quienes clamaban por la guerra, que se materializó en la Guerra hispano-estadounidense ese mismo año. Aunque la voladura del Maine quizás no fue la causa directa de la confrontación, sirvió como catalizador, acelerando el desarrollo de los acontecimientos. Uno de los motivos pudo ser un auto sabotaje para iniciar la guerra a España y apoderarse de Cuba.

La causa del hundimiento del Maine aún continúa siendo objeto de especulaciones. Las sugerencias han incluido desde un incendio no detectado en un carbonera, imprudentemente localizada junto a los pañoles de munición, a una mina naval y a su hundimiento deliberado por algunas de las facciones interesadas; cubanos pro-españoles, marinos españoles, insurgentes cubanos o marinos estadounidenses interesados en provocar el desencadenamiento de la guerra mediante una operación de bandera falsa.

Algunos métodos de EE.UU. para iniciar intervenciones son las llamadas “Ayudas humanitarias” que van acompañadas de tropas militares. Como en el caso de República Dominicana en 1965 y la última en febrero de 2019 que fracasó en Venezuela.

Vea nuestros artículos anteriores sobre la relación EE.UU. y Cuba.

Bloqueos de EE.UU. a Venezuela repercuten en la economía brasileña.

Videos destacados.

El bloqueo de Estados Unidos contra las empresas venezolanas, principalmente PDVSA ya causa consecuencias en la economía brasileña, ya que pese a contar con una capacidad de refinación muy alta y atender gran parte de su mercado, Brasil queda preso de los precios mundiales del petróleo. En 2018, una huelga de camioneros contra el aumento en los precios del diesel, puso en la cornisa al gobierno de Michel Temer y ocasionó la renuncia del expresidente de Petrobras, Pedro Parente. Hoy Jair Bolsonaro corre el mismo riesgo.

Acerca del bloqueo, y las llamadas sanciones o actos punitivos, EE.UU. no busca la democracia en Venezuela. Bloquea y asedia a este país para producir su colapso y emprender una re colonización, al estilo español de hace más de 2 siglos. De esto se desprende además que no solo es Venezuela quien sería colonizado en caso de una invasión militar, sino que cualquier país latinoamericano. Esto ya se fundamentó con la adhesión de la llamada doctrina Monroe en EE.UU. qué deja por sentado que “América es para los americanos”. O mejor dicho para los ‘EE.UU. de Norteamérica’.

Definición de la Doctrina Monroe.

Tomado de ABC.

Doctrina-Monroe

La conocida como doctrina Monroe (Monroe doctrine en inglés) debe su denominación al presidente de los Estados Unidos James Monroe y se dio a conocer durante su mandato en 1823. La idea fundamental de dicha doctrina se puede resumir en una frase histórica y que se ha hecho célebre: “America para los americanos”. La finalidad de esta afirmación pretendía trasmitir un anhelo por parte del presidente de los Estados Unidos: que el continente americano no estuviera sometido al colonialismo europeo sino que todos los países del continente tuvieran plena independencia. Sin embargo, esta pretensión ocultaba la intención de los EEUU de influir decisivamente en el destino de las naciones americanas y, por lo tanto, el verdadero espíritu de la doctrina Monroe era legitimar la influencia de Estados Unidos en todo el continente.

Desde el criterio de la doctrina Monroe Estados Unidos tiene la legitimidad política para ocupar los territorios de los otros pueblos. Esta legitimación está amparada en la creencia de que los estadounidenses tienen el deber moral de velar por los designios de Dios, que eligió a Estados Unidos como nación para impulsar los principios de libertad y autogobierno. En consecuencia, la idea de que Estados Unidos tiene una misión encomendada por Dios desembocó en el concepto de “Destino manifiesto” que, posteriormente, se acabó plasmando en la doctrina Monroe.

El origen de la doctrina Monroe

En 1823 la mayoría de naciones americanas habían conquistado su independencia de España pero existía el temor de que otras naciones europeas intentaran someterlas nuevamente. De esta manera, la propuesta del presidente Monroe suponía inicialmente un freno al colonialismo europeo. Estados Unidos comenzaba a presentarse como una gran potencia mundial y la doctrina Monroe sirvió como coartada para poner en marcha una política de expansionismo. Así, en 1823 el gobierno mexicano abrió la frontera de Texas para permitir la entrada de colonos estadounidenses y, como consecuencia de ello, veinticinco años después México perdió Texas, Nuevo México, Utah, parte de Nevada, parte de Colorado y California en beneficio de Estados Unidos que, de esta forma, concretaba las auténticas intenciones de la doctrina Monroe.

El expansionismo de Estados Unidos

Doctrina-Monroe2

Con la ocupación de una gran parte del territorio mexicano, Estados Unidos no hizo más que iniciar una etapa de expansionismo por toda América, con base en la doctrina Monroe y su idea celestial del ‘Destino Manifiesto’. Esta ideología podría resumirse en la frase: «Por la Autoridad Divina o de Dios». EE.UU. se comporta entonces como dueño y regente de todo el continente, Norte, Centro y Sudamericano.

Vea nuestros artículos anteriores sobre lo que pasa en Venezuela.



Venezuela fuera de la OEA.

Videos destacados.

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), también dirigió un mensaje a los miles de chavistas que celebraron la salida de su país de la Organización de Estados Americanos (OEA), tras cumplirse el plazo de dos años desde el anuncio en el 2017. Cabello aseguró que con este hecho Venezuela “se sacude el yugo del imperialismo para siempre”. Recordó que con la llegada de Luis Almagro a la secretaría general del organismo y con la complicidad de algunos gobiernos, la OEA se convirtió en “un instrumento utilizado por el imperialismo para promover la guerra”. El presidente de la ANC aseguró que ante el imperio más poderoso y genocida de la humanidad al que se enfrenta Venezuela, en la historia quedará plasmada la batalla que está dando el país como una de las más grandes, comparable con la lucha independentista. Diosdado Cabello además adelantó que el martes próximo la ANC sesionará para decretar el 27 de abril como Día de Júbilo Nacional y de la Patria Bolivariana.

Ministro cubano Bruno Rodriguez:
EE.UU. no tiene autoridad moral (…)


El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba Bruno Rodríguez, repudió las declaraciones injerencistas de la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas. Señaló que la nación norteamericana “no tiene ni la más mínima autoridad moral, para criticar a Cuba, pues provienen de un imperio, que pone en riesgo la estabilidad mundial, y en donde se violan los Derechos Humanos”.

Busque en la ventanilla arriba (search) de temas sobre Venezuela, Cuba y otros temas.

Respuesta del Canciller de Cuba al Vice Pdte. de EE.UU. Mike Pence.

Videos destacados.

Justo al terminar el vicepresidente de los Estados Unidos con su despótico discurso en sesión de las Naciones Unidas (ONU), (10.4.19) el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla pidió nuevamente la palabra. “Mike Pence ignora la realidad”. El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba expuso que la Doctrina Monroe es el patrón que guía la política de EE.UU. hacia América Latina e hizo referencia a las ideas de Simón Bolívar y José Martí sobre el daño del imperialismo hacia Nuestra América. “Rechazo las referencias insultantes hacia Cuba y Venezuela y la actitud humillante hacia América Latina y el Caribe”, respondió contundente Bruno Rodríguez.

Ver nuestros artículos anteriores sobre lo que pasa en Cuba.