Video musical de las noticias fabricadas.

Videos destacados.

Fake news rap.

Elliot Abrams, criminal de guerra indultado. Ahora secretario encargado de dañar al gobierno de Venezuela.

Abrams: (…) -“Tenemos todas las opciones sobre la mesa (5.02)…Ahum, jar jar..(…). Nosotros, los EE.UU, llevamos un sendero pacífico, (5.18) -je je – diplomático, económico, financiero y humanitario en Venezuela, ji ji ji”- (…).
Sobre los apagones: (6.46) (…) -“ja ja ja, …. son ellos, les echo la culpa a ellos… ja ja ja-“….(…).


Los bromistas rusos conocidos como Vovan (Vladímir Kuznetsov) y Lexus (Alexéi Stoliarov) le hicieron una llamada al representante especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams, haciéndose pasar por el presidente de Suiza. “Si no fuera tan trágico, sería cómico”, dice el ministro venezolano de comunicación e información, Jorge Rodriguez sobre la broma a Abrams: https://sptnkne.ws/kSzn

Ver nuestros artículos “Como entender lo que pasa en Venezuela”.

Presidente de Ecuador Lenín Moreno a juicio por corrupción.

Videos destacados.

La Fiscalía ecuatoriana investiga al presidente Lenín Moreno por el caso ‘INA Papers’ sobre la adquisición de bienes con una empresa ‘offshore’. Para evaluar la actual situación, RT ha hablado con Rafael Correa.

La revelación de la existencia de una empresa offshore (de ultramar, lejana), vinculada a familiares del presidente de Ecuador, Lenín Moreno, derivó hoy en una fuerte denuncia del Movimiento de la Revolución Ciudadana. Se trata de la empresa Ina Investment Corporation, establecida en Belice por el hermano del mandatario Edwin Moreno Garcés. teleSUR.


EE.UU. y Bolsonaro vuelven a amenazar a Venezuela.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a amenazar a Venezuela tras reunirse con su par brasileño, Jair Bolsonaro. Trump no descartó la posibilidad de una intervención militar a Venezuela. teleSUR

Militares venezolanos desertores en Colombia claman por su situación.

Videos destacados.

Abandonados a su destino, sin patria ni apoyo.

Unos 200 soldados y algunos oficiales desertores venezolanos, que escucharon y siguieron las exhortaciones de Guairó de seguirle a Cúcuta el 23. feb., denuncian que este les dejó a la deriva. Como ellos mismos relatan, es ACNUR de Colombia que les exige marcharse dentro de unos días.
ACNUR de Colombia, que es una sección del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, ha financiado y dado refugio ilícitamente a personal militar que en realidad no son refugiados dentro de las reglas que rigen a ACNUR.

En Colombia, el ACNUR trabaja desde 1997 de la mano con el gobierno, comunidades, organizaciones de la sociedad civil y agencias de Naciones Unidas para apoyar el fortalecimiento de los procedimientos de asilo para las personas en necesidad de protección internacional, contribuir a la prevención del desplazamiento y la protección de las personas desplazadas y en riesgo de desplazamiento, y  apoyar la búsqueda de soluciones sostenibles para todas ellas. (…).

Ver nuestros artículos anteriores “Cómo entender lo que pasa en Venezuela”.

Miles de personas marchan en contra de la guerra de EE.UU. a Venezuela.

Videos destacados

La gente en marcha de protesta en Washington D.C.

La gente en marcha de protesta en el centro de Lima, Perú.

La gente en marcha de protesta en Mexico.

En Caracas la gente se reúne para apoyar a su presidente Nicolás Maduro.

Vea nuestros artículos anteriores “Cómo entender lo que pasa en Venezuela”.

El puente Simón Bolivar de Cúcuta y el Caballo de Troya.

Videos destacados.

La falsa ayuda humanitaria USAID o “Caballo de Troya”.

Aquí viene la ayuda humanitaria….

Ciudadano colombiano nos informa desde su país.



Lea nuestro artículo publicado el 11. agosto 2018. “Cómo entender la situación de Venezuela”.

Apagones en Venezuela a control remoto.

Manual de cómo combatir a un estado por control remoto
de cortes al “agua y la luz”
Foto: Forbes/Cambridge University Press.

Por Claudio Milton. (Algunos enlaces en otros idiomas).

Venezuela sufrió uno de sus peores apagones la pasada semana, en lo que se recuerde de la era moderna. El gobierno afirmó repetidamente que el apagón generalizado de la red telefónica y la Internet se debieron a un ciberataque extranjero que intenta destituir a su presidente. Si bien el apagón de Venezuela pudo deberse a fallas técnicas o de mantenimiento, la idea de que una nación extranjera manipule la red eléctrica de un adversario para forzar una transición gubernamental es muy real.
Esto lo escribe la revista en línea Forbes. Forbes es una compañía global de medios de comunicación, que se centra en negocios, inversiones, tecnología, espíritu empresarial, liderazgo y estilo de vida.

El concepto de “ataque cibernético” consiste en que un gobierno usaría la tecnología electrónica como parte de una guerra híbrida, para debilitar a un adversario antes de la invasión convencional o para efectuar una transición forzosa creando enormes problemas a un gobierno.

Interrumpir el suministro de energía y agua, interrumpir los patrones de tráfico, frenar o interferir el acceso a Internet, hacer que los equipos domésticos en los hogares fallen e incluso, ocasionar por mando a distancia, desarreglos en las centrales nucleares son temas cada vez más discutidos en la comunidad de seguridad nacional de EE.UU. como legítimos y legales. En otras palabras, “cortar la luz y el agua” como tácticas para dañar a un estado extranjero.

En el caso de Venezuela, la idea de que un gobierno como los Estados Unidos interfiera por control remoto en su red eléctrica es muy posible. Las operaciones cibernéticas por control a distancia rara vez requieren la presencia de tropas en tierra, lo que las convierte en la operación ideal para dar un golpe sicológico y material. Dada la intención del gobierno de los EE. UU. de cambiar el gobierno de Venezuela, es probable que los EE. UU. ya tengan una presencia profunda en la red nacional de la infraestructura del país, lo que hace que sea relativamente sencillo manipular los sistemas.
La obsoleta infraestructura de Internet y energía eléctrica del país presenta pocos desafíos para tales sabotajes, y hace que sea relativamente fácil eliminar cualquier rastro de intervención extranjera.

Foto: Forbes/Cambridge University Press.

Los apagones generalizados de energía y conectividad como el que Venezuela experimentó la semana pasada están ya descritos en el ‘Tallinn Manual de operaciones cibernéticas’. (en inglés). El corte de luz en la hora punta, asegurando un impacto máximo en la sociedad civil y desplegando un montón de imágenes hollywoodescas y mediáticas, encaja perfectamente en el molde de una operación de desprestigio tradicional. El momento en que ocurre una interrupción de este tipo en un momento de agitación social de una manera que desacredita al gobierno de Nicolás Maduro mientras que hay un gobierno en espera y que se presenta como una alternativa mejor para reemplazarlo.
Por ejemplo es curioso que los apagones se producen precisamente cuando la Alta Comisionada de la ONU de los DD.HH. Michelle Bachelet visita Venezuela en función de su trabajo.

Sin embargo, esta es precisamente la razón por la que la guerra cibernética es tan poderosa como una herramienta de influencia. La mayoría de los países, incluidos los EE. UU., han experimentado preocupaciones sobre el envejecimiento y la sobrecarga de su infraestructura de servicios públicos. Una planta de energía que se apaga debido a un equipo defectuoso o una falla en la línea de transmisión sobrecargada es más probable que se atribuya a una subinversión que a un ciberataque extranjero. Una línea eléctrica fallada que provoque un incendio forestal masivo sería descartada como un mantenimiento preventivo deficiente en lugar de un sabotaje extranjero deliberado.

Las operaciones de influencia están diseñadas para empujar silenciosamente a un país hacia un resultado particular. Las antiguas infraestructuras de servicios públicos ofrecen un vehículo perfecto para tales operaciones, ya que la culpa de las fallas de la red generalmente recae en los funcionarios del gobierno por no supervisar adecuadamente la infraestructura, incluso cuando es propiedad de empresas privadas que la mantienen. Los ataques cibernéticos contra las empresas de servicios públicos tienen la capacidad de alterar todas las facetas de la vida moderna y generar imágenes mediáticas sin gran riesgo para el país iniciador, lo que las convierte en un arma casi perfecta y más barata.

Resumiendo, es probable que el apagón de la semana pasada en Venezuela fuese el resultado de los problemas técnicos en lugar de una operación cibernética de los Estados Unidos para derrocar al presidente Maduro. Sin embargo, hay muchos indicadores que marcan la intervención deliberada de Estados Unidos atacando por control remoto a las empresas de servicios públicos. Dichas interrupciones pueden hacer que una población se vuelva rápidamente en contra de su gobierno y, al mismo tiempo, hace que sea casi imposible probar definitivamente la intervención extranjera.

Kalev Leetaru, comentador en la revista digital Forbes expresa: “Al final, independientemente de lo que realmente sucedió la semana pasada en Venezuela, es probable que los ataques a la infraestructura energética sigan creciendo como un arma más de la guerra moderna”.

Dicho sea de paso, este tipo de operaciones son ilegales y se contraponen con la carta fundamental de la Org. de las Naciones Unidas en tiempo de paz. Y demuestra claramente las ambiciones de poder de quien las practica.