Google colabora con las agencias de seguridad de EE.UU. para derrocar a Assad

Publicado: 13.5.2016           Michael Roberts/steigan.no/noruego.today

1-Hillary-Clinton-2

El Departamento de Estado de Estados Unidos, los llamados medios de comunicación independientes y Silicon Valley cooperan en los objetivos de política exterior. Esto ha llegado a ser especialmente claro a través de la publicación de los correos electrónicos de Hillary Clinton. La compañía de informática que más ansiosa ha estado para trabajar para el Departamento de Estado es Google.
Los correos electrónicos de Hillary
Jared Cohen, presidente de ”Ideas Google”  o ”Jigsaw” (trad. ‘rompecabezas’) como se le llama ahora, enviaron el 25 de julio del 2012, un correo electrónico en el que escribió:
“Por favor mantengamos en contacto, ya que mi equipo está planeando el lanzamiento público de una herramienta este domingo que sirve para rastrear y trazar las deserciones en Siria y de quienes son en aquel gobierno.
“Nuestra lógica detrás de esto es que, si bien muchas personas están rastreando las atrocidades, nadie representa o visualiza la cartografía de las deserciones, lo que creemos es importante para alentar más la deserción y así dar credibilidad a la oposición”.
Cohen dijo que su empresa había establecido una asociación con el canal informativo Al Jazeera cuyos dueños son de Qatar, y que querían adquirir la dicha herramienta de Google. Y se hizo hincapié en que ‘esta herramienta podría ser de gran importancia política’.
Este correo electrónico fue enviado al secretario de estado adjunto Bill Burns, a Alec Ross, asesor de H. Clinton para la innovación y al jefe de grupo Jake Sullivan.
Sullivan reenvió el correo electrónico a Hillary Clinton donde le encabezó una nota: “ésta es una idea muy buena.”
Cuando ésto se dió a conocer en los Estados Unidos el periódico digital ’21st Century Wire’ escribió lo siguiente:
La oligarquía ‘tecnotrónica’ de Silicon Valley se ha mostrado como una extensión más de la CIA en términos de jugar un papel en la política de estado de Washington para el cambio de régimen en Siria”.
El mismo periódico en línea también escribió:
Todo esto es parte del negocio de la ‘revolución de color’ de Google, y también parte del ‘complejo de la fuerza inteligente’ (Smart Power Complex) usado para manipular la caridad del público en las campañas humanitarias a nivel mundial.
La información filtrada también también revela cómo la red qatarí Aljazeera ha desempeñado un papel activo en esta área. Al Jazeera ha sido descubierto  varias veces manipulando las noticias internacionales en todo el Oriente Medio.
Los correos electrónicos revelan en otras palabras lo ‘lindo’ de los nuevos medios informativos de Silicon Valley es una parte integral de la maquinaria estadounidense para producir un cambio de regímenes en el mundo. Jared Cohen hace mucho tiempo que se ha destacado por jugar un papel importante. Julian Assange escribe sobre él, que venía del Departamento de Estado de Estados Unidos directo a la empresa Google.
Fue Cohen quien, cuando aún estaba en el Departamento de Estado, se decía haber enviado por mensajes electrónicos de Twitter al director ejecutivo de Twitter Jack Dorsey para postergar un trabajo programado para ayudar al abortado levantamiento de 2009 en Irán.
El artículo de Assange titulado “Google no es lo que parece” contiene muchas observaciones importantes, tales como:
Desde términos de la década de 1970, agrupaciones como los sindicatos y las iglesias son agobiados por un asalto sostenido del estatismo de libre mercado, transformando la “sociedad civil” en un “mercado de compradores”. O sea para las facciones políticas y los intereses corporativos que buscan inducir a distancia.  En los últimos cuarenta años se ha visto una enorme proliferación de ‘grupos de reflexión’ y ONG-políticos cuya finalidad, por debajo de toda la verborrea, es ejecutar programas políticos para operar a distancia.
Y es en esta colaboración el juego de la CIA, NSA, Silicon Valley y los medios corporativos de comunicación y la gente como Cohen y Eric Schmidt de Google, Mark Zuckerberg de Facebook y el de Twitter Jack Dorsey que lo ven algo muy fascinante. Pueden usar, y también ya han utilizado sus medios de comunicación social y sus sistemas informáticos, para manipular la “generación Y” para que crean en las “revoluciones de color” y los cambios de regímenes que desea el imperialismo estadounidense para que estos procesos dudosos se vean “populares y progresistas”. Frank Zappa habría dicho: “Este proyecto está diseñado cuidadosamente para atrapar a los espectadores de mentes pubertales a nuestra causa.” A excepción de que esto también funcionó bien en los socialistas de clase media de todas las edades.
Tanto en relación de las guerras en Siria y Libia y el golpe de estado apoyado por la CIA en Ucrania en 2014 ha demostrado ser esto un método de la manipulación mediatica muy eficaz.
 
 

 

Deja un comentario