“Nos encontramos en un estado de emergencia social que el mundo nunca antes había visto”.

Videos y sucesos destacados.

Para traducir al español: Ir a la rueda dentada y marcar en ‘settings’: ‘subtitles’ y luego ‘traducir automaticamente’ y elija ‘spanish’ .

Publicado en: steigan.no y midt i fleisen y Rubikon – 3.8.2021 – Trad.: noruego.today

Ernst Wolff, nacido en 1950, creció en el sudeste asiático, fue a la escuela en Alemania y estudió en Estados Unidos. Trabajó en diversas profesiones, incluso como intérprete y guionista. Desde los trastornos políticos de 1968, se ha ocupado principalmente de temas de política y economía. Debido a la financiarización global provocada por la desregulación, durante años se ha concentrado en lo que considera el área más importante de la sociedad global: el sector financiero. Wolff vive como periodista independiente en Berlín, escribe con regularidad sobre temas de actualidad y da conferencias en todo el mundo que arrojan luz sobre los acontecimientos actuales de su experiencia financiera. Es autor del libro “World Power IMF – Chronicle of a Robbery” y uno de los autores del libro “Facade Democracy and Deep State”.

Un comentario de Ernst Wolff “Un manifiesto prohibido en Berlín”

En nombre de la salud, nos hemos visto obligados a tomar medidas que no nos han hecho más sanos, pero que han enfermado a muchos de nosotros, no solo físicamente, sino psicológica, emocional y económicamente.

Nunca antes se habían infligido tales daños económicos con pretexto médico como en los últimos dieciséis meses. Las empresas quedaron paralizadas, las cadenas de suministro destruidas, cientos de miles de pequeñas y medianas empresas fueron empujadas al borde de la bancarrota y ramas enteras de la economía, como el turismo, fueron destruidas en gran parte.

Las consecuencias en los países en desarrollo y las economías emergentes fueron incluso peores que en nuestro país (Alemania): solo en 2020 el nivel de vida de más de mil quinientos millones de personas habrá caído y más de 130 millones de personas pasarán hambre.

En el extremo opuesto de la sociedad, sin embargo, se ve diferente:

Nunca antes los gobiernos, con la ayuda de los bancos centrales, emitieron “rescates” en cantidades tales como en 2020. La mayor parte de este dinero ha ido directamente a los mercados financieros, lo que ha impulsado un boom bursátil que ha llevado a la mayor redistribución de la riqueza desde abajo hacia arriba que el mundo jamás ha visto.

La respuesta es: en 2020, hemos llegado al punto final de un proceso histórico y, por lo tanto, a un punto de inflexión en la historia de la humanidad, y no es la política la que determinará hacia dónde irá el mundo en el futuro, sino otra – infinitamente más poderosa – por la fuerza, a saber, el COMPLEJO DIGITAL-FINANCIERO.

Durante los últimos 40 años este complejo se ha extendido como un tumor canceroso por todo el mundo y ha penetrado en todas las áreas de nuestras vidas. Los representantes más importantes incluyen los grandes consorcios de informática y los principales administradores de activos financieros.

El valor de mercado de las cinco empresas digitales más grandes, Apple, Amazon, Alphabet, Microsoft y Facebook, se encuentra actualmente en la asombrosa cifra de 8,8 billones de dólares, y los dos administradores de activos más grandes del mundo, BlackRock y Vanguard, administran juntos más de 16 billones de dólares.

Este proceso de concentrar dinero y poder en cada vez menos manos es único. Nunca en toda la historia de la humanidad ha habido tan pocas personas y tan pocas empresas con tanto dinero como en la actualidad. Nunca antes habían ejercido tanto poder y nunca lo habían usado tan desenfrenadamente como en los últimos 16 meses.

Sin embargo, el complejo digital-financiero se enfrenta actualmente a un gran problema: el sistema que les ha dado tanto dinero y tanto poder entró en su fase final en marzo / abril de 2020 y ya no se puede salvar con los métodos convencionales.

Por eso sus representantes más importantes siguen actualmente una agenda que nada tiene que ver con la salud. Consiste en saquear el sistema existente en una lucha a muerte según todas las reglas del arte y al mismo tiempo, en segundo plano, preparar un nuevo sistema.

Llevamos varios meses experimentando el saqueo del sistema con las siempre nuevas restricciones que sobre todo llevan a las pequeñas y medianas empresas al borde de la quiebra y las obligan a depender cada vez más de la economía de las plataformas digitales. También lo vemos a través de la introducción permanente de nuevo dinero, que intensifica cada vez más la inflación, pero que ayuda tanto a los estados como a los especuladores a pagar su deuda, pero al mismo tiempo expropia gradualmente a la población trabajadora.

El público, por su parte, no sabe casi nada sobre la preparación del nuevo sistema: la introducción de las monedas digitales del banco central. Y esto a pesar de que los principales bancos centrales están trabajando muy duro en este proyecto. Y esta nueva moneda plantea enormes peligros: podrá controlar el comportamiento de los consumidores de forma selectiva, imposibilitarles el ahorro y obligarlos a utilizar el dinero para un propósito específico dentro de períodos de tiempo específicos. El buen comportamiento será recompensado, los críticos castigados e incluso aislados de todas las corrientes económicas.

El dinero digital del banco central será el núcleo de un régimen social coercitivo que se gestiona en gran medida sin violencia abierta porque puede sofocar cualquier oposición desde el principio. El dinero digital del banco central es un medio casi perfecto para controlar, manipular y condicionar a la población. La introducción significa nada más y nada menos que la reforma monetaria más intrusiva de todos los tiempos. Un mundo con dinero digital del banco central no es más que una prisión económica digital donde ya no hay espacio para la libertad y la democracia.

Pero, ¿estamos indefensos expuestos a este desarrollo? ¿O todavía tenemos la oportunidad de prevenir la pesadilla de un mundo de esclavitud total del dinero?

Depende de un solo factor: el nivel de conocimiento de la gente.

El actual sistema antidemocrático, injusto y socialmente destructivo funciona solo porque la mayoría de la gente no puede ver claramente. Si muchas personas lo vieran, este desarrollo no sería sostenible a largo plazo.

Dado que este sistema solo puede mantenerse vivo con medidas coercitivas cada vez más estrictas, cada vez más personas terminarán en conflicto con él en el futuro. Esto, a su vez, significa que buscarán salidas a los problemas que surjan.

De modo que estamos entrando en una era histórica en la que la información sobre las estructuras reales y las relaciones de poder en nuestra sociedad y nuestra economía llegará a los oídos de muchas personas.

Así que aprovechemos esta oportunidad histórica y promovamos esta educación a pesar de toda la censura, todas las prohibiciones y todas las amenazas, y hagamos que nuestro objetivo sea salvarnos a nosotros mismos, a nuestros hijos y nietos del encarcelamiento en una prisión financiera digital y hacerlo posible para las generaciones futuras para vivir digna y libremente.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s