«La Alianza de Defensa del Atlántico Norte OTAN – ya está siendo una cosa del pasado».

Videos y sucesos destacados.


Fuente: steigan.no – 22. febrero 2022 – Traducción noruego/español: noruego.today

Autor: Håkon Lutdal, ex teniente coronel (Ejército de Noruega)

La alianza de defensa de la OTAN (Org. Tratado Atlántico Norte) se formó en 1949, cuando doce países firmaron el llamado Pacto Atlántico el 4 de abril. «Los ataques a un estado miembro se consideran ataques a toda la alianza».


Hoy en día, la organización consta de 30 países y se ha alejado mucho del pacto original, y puede describirse mejor como una organización de intervención y un aparato diseñado para la defensa avanzada de los Estados Unidos, el país que tiene bases militares en 150 países. Por supuesto también en muchos países miembros de la OTAN, incluida Noruega.

Cuanto más cerca de la frontera rusa, mejor. La misma línea de pensamiento se está utilizando ahora en China. Tal vez no sea de extrañar que Putin y el presidente chino hayan acordado recientemente una declaración en la que se oponen a la interferencia extranjera en las políticas internas de los estados. China ha dejado en claro previamente que apoya la demanda de Rusia de poner fin a la ampliación de la OTAN hacia el este. La respuesta del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, a todo el asunto es: «La OTAN nunca ha obligado a ningún país a unirse a la alianza». Como siempre, un comentario superficial, sin un conocimiento más profundo. El arte de persuasión de Estados Unidos hacia países individuales puede describirse como ambos.

La lista de guerras estadounidenses después de la Segunda Guerra Mundial es tan larga como un mal año. El país sigue su curso en los países latinoamericanos, por la desestabilización en países donde el desarrollo va en contra de los propios intereses de los Estados Unidos, y la política de sanciones extensivas en todo el mundo no hace más que aumentar. Las guerras estadounidenses han destruido países y desestabilizado Oriente Medio durante mucho tiempo. Aunque el país representa una amenaza constante para la paz mundial, Noruega apoya a Estados Unidos en todo. Dilatamos y meneamos nuestras colas.

A principios de la década de 1990, la misión de la OTAN (NATOen inglés) se redefinió, permitiendo la intervención sin que ninguno de sus estados miembros fuera atacado directamente y sin una resolución clara de la ONU. La OTAN fue, en efecto, transformada en una organización de ataque, y una puerta trasera al esfuerzo bélico de los Estados Unidos.

Desde fines de la década de 1990, varios países del antiguo bloque del Este se unieron a la organización, luego de una fuerte presión de los Estados Unidos. Algunos países se opusieron, incluida Noruega, pero después de un par de «rondas» con los EE. UU., metimos la pipa en la bolsa.

A lo largo de este siglo, países como Albania, Croacia, Montenegro y el norte de Macedonia se han convertido en miembros de lo que alguna vez fue una alianza de defensa del Atlántico Norte.

Uno solo puede imaginar cómo será la lealtad mutua en la organización en una situación dada. Tampoco es todo el mundo de antes, como cuando Turquía compró un sistema de defensa aérea ruso (¡para advertir contra Rusia!). A pesar de las sanciones estadounidenses, el país continúa desarrollando su cooperación militar con los rusos, y no rehuyó iniciar una «guerra» de toda la OTAN en Siria.

El primer ataque de la OTAN contra un estado soberano fue el extenso bombardeo de Serbia en 1999, tanto por objetivos civiles como militares, y sin ninguna aprobación formal de la ONU. El bombardeo dio lugar a un amplio debate sobre el derecho internacional y sobre la base moral y fáctica de la intervención, que se definió claramente como un crimen de guerra. Noruega fue uno de los países que participó activamente con bombarderos. No es de extrañar que el primer ministro Bondevik nunca quisiera hablar sobre el caso.

El 7 de octubre de 2001, Estados Unidos entró en guerra contra Afganistán, capturó a Osama bin Laden, aplastó a al-Qaeda y derrocó al régimen talibán. Varios países de la OTAN, incluida Noruega, optaron por ayudar a los Estados Unidos enviando equipo y personal militar. Después de un par de años, la OTAN tomó el mando de la fuerza ISAF, que tenía un mandato de la ONU para ser estabilizador y ayuda al gobierno de transición, y que gradualmente se involucró más en las operaciones de combate. Noruega tuvo fuerzas en el país durante 20 años, 600 como máximo. Un total de 9.200 soldados participaron en el período.

El asesinato de bin Laden tuvo lugar durante una gran operación en Pakistán, donde sus hombres le dispararon en la cabeza y lo tomaron posesión (2011). Después de que Estados Unidos y sus trabajadores humanitarios se retiraran de Afganistán en la primavera de 2021, los talibanes se apoderaron del palacio presidencial y del poder en el país, con el miedo y la inseguridad que esto trajo consigo. Los esfuerzos de Estados Unidos y la OTAN en el país dejan poco honor sin que esto se comente en otras palabras que las que usó la primera ministra Erna Solberg: «Debemos reconocer que no se han logrado las metas para el esfuerzo militar y la ayuda en Afganistán». A raíz de esta conclusión, los políticos del Storting se han pronunciado a favor de un informe independiente sobre la participación noruega en la guerra fuera de las fronteras nacionales. Ya es hora.

Soldados estadounidenses llegan a la ciudad de Værnes para ejercicios en 2017. Foto: HÅVARD JENSEN HAUGSETH

Estados Unidos también demostró recientemente su autoproclamado derecho a cazar y matar individuos, matando al actual líder de IS con un ataque dirigido. El primero, más conocido (Osama B. Laden), fue asesinado en su casa en una operación estadounidense en 2019. Luego, (2020), lograron matar a un alto general iraní, “por orden del presidente Trump”.

Empiezan a haber muchas muescas en el eje del revólver

La guerra de Irak comenzó en marzo de 2003, con ataques aéreos y con misiles estadounidenses contra objetivos designados y con la guerra terrestre británica en el sur. Francia, Alemania, Rusia y China condenaron la guerra y el secretario general de la ONU declaró ilegal la guerra.

Esto creó una crisis en la OTAN cuando muchos países se negaron a participar en los preparativos de defensa conjunta de Estados Unidos antes del ataque, al que se opusieron enérgicamente. Las fuertes protestas de los aliados de la OTAN fueron en vano. Estados Unidos, la patria de la falsedad y la mentira, inventó la historia de que Irak tenía armas de destrucción masiva y un programa secreto de armas nucleares.

El aniñado primer ministro británico Tony Blair, que quería ser un «niño grande», felizmente se paró al lado del presidente Bush y firmó la resolución de ataque. No hace falta decir que después de la guerra, se consideró llevar a Blair a un tribunal superior. Una guerra basada completamente en una mentira, que costó más de medio millón de vidas civiles, dejando un país que desde entonces ha estado plagado de caos y terror, del cual han producido la guerra civil sectaria y el surgimiento de milicias y células del Estado Islámico. La guerra creó la base de gran parte del caos que siguió en Siria.

Aunque Noruega no contribuyó directamente con soldados a la invasión, tuvimos una serie de contribuciones menores a la guerra y la posterior ocupación, entre otras con un pelotón de ingeniería del Batallón Telemark.

En 2011, estalló un levantamiento contra el régimen del presidente Gaddafi en Libia, que pronto se convirtió en una guerra, impulsada tanto por actores internos como externos. Estados Unidos, por ejemplo, hacía tiempo que tenía a Libia en la lista de países donde había que derrocar al régimen. Hubo historias no confirmadas de ataques generalizados contra civiles, incluso por avión, y la situación se volvió gradualmente tan caótica que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución que autorizaba la intervención internacional. La intervención multinacional, en la que participó Noruega, comenzó en marzo. Estados Unidos lideró inicialmente la operación, pero rápidamente fue transferida a la OTAN como tal. La guerra había estado ocurriendo durante seis meses, cuando por fin Gaddafi huyó. La columna fue observada por la vigilancia aérea de la OTAN y atacada. Gaddafi fue arrestado y asesinado, y la guerra efectivamente hubo terminado.

Noruega desempeñó un papel activo en esa guerra, tanto política como militarmente, y participó con seis aviones de combate F-16 y aviones de transporte Hércules. Noruega realizó 583 expediciones y lanzó 569 bombas. No es de extrañar que en 2017 el Storting ordenara al Gobierno que creara una comisión para investigar el asunto. El informe afirma que las autoridades noruegas tenían muy poca comprensión de la situación en Libia y señaló que Noruega no problematizó en gran medida el deseo de un cambio de régimen de varios países.

La guerra resultó en la intensificación de los antagonismos entre los grupos étnicos, y en algunas ciudades se llevaron a cabo venganzas y asesinatos de personas.

Estas breves menciones para ilustrar y distanciarnos de la conducta de Estados Unidos en el mundo y del desarrollo distorsionado de la OTAN. La base de la intervención es siempre una mentira falsa o descarada. El resultado es siempre mucha muerte y corrupción, y luego conflictos internos y un caos duradero.

Por supuesto, no se puede dejar de mencionar los años de apoyo de Estados Unidos a Arabia Saudita y, por tanto, a la guerra en Yemen, donde la gente ha muerto como moscas, y que la ONU ha calificado como la peor catástrofe humanitaria de nuestro tiempo. Cuando miras cómo los estadounidenses están lidiando con otras crisis en el mundo, es del mismo modo, la hipocresía del país es ilimitada.

No menos reprobable es el apoyo de Estados Unidos a la ocupación de Palestina por parte de Israel y a la anexión de Cisjordania y Gaza. Trump y Netanyahu se convirtieron en una especie de mejores amigos en la gran política, pero el apoyo de Estados Unidos a Israel ha sido sólido durante décadas. Esto se aplica tanto política como económicamente. Ningún país del mundo ha recibido más apoyo financiero que Israel. En 2020, por ejemplo, Estados Unidos inyectó 3.800 millones de dólares (35.000 millones de coronas noruegas) en la defensa de Israel. Es más que el presupuesto operativo de la defensa noruega. Un informe del Congreso de EE.UU. de hace dos años afirma que Israel ha recibido 150.000 millones de dólares, sin ajustar por la inflación, desde 1946. La mayor parte se ha destinado a convertir al país en una de las potencias militares más avanzadas del mundo.

Es hora de que las autoridades noruegas tomen el asunto en sus propias manos, tanto en términos de su apoyo irreflexivo a los Estados Unidos, como en la casi inexistente evaluación y discusión pública antes de decidir sobre una contribución militar. El parlamento noruego ‘Storting’ debe despertar.

Es de esperar que el próximo Secretario General de la OTAN sea una persona fuerte e independiente que no obedezca a la menor insinuación de Estados Unidos, y permita que los generales del Estado Mayor formulen sus declaraciones, pero que lleve a la organización a un desarrollo que genere credibilidad y confianza. La OTAN ha actuado durante demasiado tiempo como actor político agresivo y portavoz de Estados Unidos. Y quién hubiera pensado que un noruego moderado -Jens Stoltenberg- se convertiría en el principal factor de influencia occidental para el rearme militar, cuando el mundo necesita lo contrario. La OTAN ahora debe mirar hacia atrás y revisar su dirección estratégica, y no, como ahora, contribuir a la escalada y las violaciones de los marcos legales internacionales para el uso de la fuerza militar.

En relación con Rusia, los líderes políticos de los grandes países europeos como Francia y Alemania deberían entrar más en escena, como contrapeso para unos Estados Unidos, que lamentablemente llevan la voz de mando. Y la OTAN debe, por lo tanto, silenciar su fría voz de guerra.


El ex teniente coronel Håkon Lutdal tiene responsabilidades de liderazgo en Unifil en el Líbano, ha sido director del equipo nacional en deportes de estilo libre y un buen corredor de 1500 metros. También ha sido director municipal en el municipio de la ciudad de Drammen y jefe de los comedores estatales. La publicación se reproduce con el amable permiso del sr. Lutdal.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s